0 6 mins 8 meses

“NO todo el que dice ser de una ideología lo es, y que las ideologías NO se predican con la boca, sino con acciones”

Por Alan Mackenzie / Redacción C4

El texto que les compartimos ha circulado en las redes sociales, contiene varias reflexiones serias con respecto a la coherencia política.  Su autor es desconocido pero considero que su contenido es un aporte serio al foro de discusión nacional.

“El supuesto problema que más ha promovido la elite disfrazada de izquierda es «¡LA CORRUPCIÓN!», pero este es sólo un síntoma del problema, el verdadero problema es la falta de pesos y contrapesos, porque todo humano con poder se corrompe, en arcas abiertas hasta el justo peca, y lo que más busca la elite son esas posiciones de poder sin ningún tipo de auditoría y contrapeso, acá algunos ejemplos:

-Una posición de «procurador» supuestamente «de derechos humanos» al que nadie puede auditar y exigirle resultados.

-Un puñado de magistrados de una corte que NO responde a ninguno de los 3 poderes del estado.

-Una reforma (hecha en 2016 por la izquierda) para blindar totalmente la posición de Fiscal General para que NO tenga que rendir cuentas a ninguno de los 3 poderes del estado.

-Un blindaje legal para todo periodista para que NO pueda ser juzgado cuando desinforma o difama a cualquier persona.

Si alguna de las anteriores tuviera consecuencia de sus actos, serían un tanto más prudentes de sus acciones, porque tendrían consecuencias, sin embargo, la legítima sociedad civil guatemalteca ha sido engañada y adormecida para permitir que se sigan creando estas posiciones de poder sin contrapeso con la excusa de combatir la corrupción.

Por supuesto que muchos políticos son corruptos, presidentes, diputados, magistrados, fiscales, jueces y demás, no digamos pseudo periodistas, todos los que serían procesados, si no fuera por la ayuda de los que listé anteriormente, si existieran verdaderos pesos y contrapesos, pero más importante, serían procesados quienes los financian, desde aquellos mercantilistas, hasta esa elite globalista.

Obviamente eso no le conviene a los que más capital tienen para generar campañas mediáticas diseñadas para corromper la mente de la legítima sociedad civil, vendiéndoles la eterna solución de otra posición de poder. Dicen que el problema son las cortes, luego que es el financiamiento, luego que es el presidente, luego que es el «pacto de corruptos», una eterna lista de problemas que dicen solucionar creando más y más posiciones de poder sin contrapeso sólo para ellos.

La verdadera derecha NO busca un fiscal de derecha, NO busca un procurador de derecha, NO quiere un presidente de derecha, busca pesos y contrapesos, busca que se reduzca el gobierno y que su poder se limite a ser árbitro, la verdadera derecha NO exalta figuras autoritarias, pide respeto a la autoridad, siempre y cuando está esté dentro del marco legal, pero antes de eso, exige respeto a la vida, la libertad, y la búsqueda de la felicidad de cada individuo, respetando la libertad de otros.

¿Le conviene esto a monopolistas?

Obviamente no, no quieren competencia. ¿Le conviene a personas como Jeff Bezos dueño de Amazon que la gente pueda ser próspera sin su ayuda? Obviamente no, por eso financian movimientos que polarizan al pueblo, la «diversidad» que evita sindicatos. ¿Le conviene a los dinosaurios del CACIF y compañía que la mayoría de guatemaltecos puedan ser independientes y NO necesitar ser asalariados de sus monopolios? Obviamente no, y por eso gastan tanto en mantener una narrativa de «el problema es la corrupción» y no la falta de pesos y contrapesos.

Así que antes de que alguien le diga que es de derecha, analice si con hechos y acciones predica la libertad, de expresión, la de credo y religión, la económica, la reducción del estado, y sobre todo, un sistema de pesos y contrapesos, porque ahí está la clave, si habla de imponer, NO es alguien de derecha, es uno más de los títeres de la elite.

Todos roban, porque no existe quién los audite, porque no existen pesos y contrapesos, y eso es lo que la verdadera derecha exige, un verdadero estado de derecho, nadie por encima de la ley, lamentablemente, muchos se disfrazan de ideologías en las que no creen para mantener al resto dando vueltas en círculos.