0 12 mins 3 meses

La fuente de mayor contaminación nacional es la ciudad de Guatemala. Mientras que la basura se acumula y el agua contaminada ensucia nuestros ríos y lagos el alcalde Ricardo Quiñonez, se pavonea haciendo gala de una pasividad criminal, evadiendo su responsabilidad frente a la inminente contaminación ambiental y el peligro de una tragedia por el colapso de los colectores.

Por Jorge Lemus Alvarado / Redacción C4

 El alcalde capitalino, Ricardo Quiñonez, actualmente tiene el deshonroso título de el “Rey de la contaminación ambiental” (versión chapina). 

Desde su gestión como colaborador del difunto alcalde capitalino, el Álvaro Arzú, él ha cerrado sus ojos a los problemas reales de la población capitalina, embarcándose en la aventura cosmética, de jardines y arriates, manteniendo un silencio cómplice en cuanto a la contaminación. Quiñonez no dice nada de sobre el tratamiento de aguas servidas, la crisis de la basura y mucho menos menciona los pozos de visita hacia los colectores principales de nuestra ciudad.

Los colectores de la ciudad han sido sellados y así ha  “incumplido con la función de darle mantenimiento a los reguladores de caudal”, esto lo aseguró en su oportunidad, el Ingeniero Manuel Urrutia, Ingeniero Civil, ex jefe de la división de Construcción y delegado residente en las obras del alcantarillado y agua potable, en los años de  1975 al 85. 

Es importante mencionar que dicho proyecto comprendió la construcción de 47 mil 900 metros de colectores principales, 16 mil de colectores secundarios en túneles profundos; 94 mil metros de redes de alcantarillado, así como la construcción de líneas principales de agua potable, según informara Diario La Hora en un reportaje especial. 

En la ciudad capital, nuestro centenario Centro Histórico es evacuado de aguas residuales, negras, de alcantarillado y lluvias, por dos colectores principales, y una ramificación central que proviene de la parte alta de la zona 8, baja por la 24 calle, llega a la 10 avenida debajo de la ciudad olímpica y por la misma, enfila hasta la primera calle. Bordea el cerrito Del Carmen y adelante de la Cuchilla de la zona 6 se une al colector denominado “de Oriente”, que inicia en la 26 calle de la zona 3, continúa aproximadamente a 40 metros de profundidad, abajo de la Avenida del Cementerio y la Avenida Elena, hasta el Sauce, de ahí, paralelo a la Martí, debajo de la sexta calle de la zona 2, hasta arribar debajo de “Litegua” (Hundimiento Barrio San Antonio), hasta su desfogue a inmediaciones de Cementerio de las Buganvilias.

Durante este trayecto existían no menos de 20 pozos de visita, que fueron sellados desde el 86, como dijimos anteriormente y varios reguladores de caudal, que así mismo han sido sellados, situación que nuestro alcalde ha ignorado. Como en toda tubería, o colector conductor de agua, existe acumulación de aire, y en el caso de los que conducen aguas negras de alcantarillado, acumulación de gases. Estos, al igual que los eructos que expulsamos los humanos y los infames pedos, deben de salir, de lo contrario, ocasionan explosiones, retumbos y graves daños a tuberías y colectores.

Por otro lado, existe el colector denominado R.M.R. (Reformita, Mariscal Y Roosevelt) que drenan las colonias con iguales nombres y que tienen su desfogue detrás del cementerio General. También existe el 10, 13, 14, que desfoga esas zonas. Más este tiene su salida hacia el poniente de la ciudad, Lago de Amatitlán, y eventualmente, el Océano Pacífico. 

Después de las tragedias del Barrio San Antonio y Ciudad Nueva, los Unionistas encargados de la Municipalidad capitalina, tuvieron “la genialidad” de: primero, sellar o permitir sellar completamente los hundimientos, a pesar de que los expertos aconsejaban no hacerlo y dejar salidas de aire y gases. 

Es importante mencionar que dicho proyecto comprendió la construcción de 47 mil 900 metros de colectores principales, 16 mil de colectores secundarios en túneles profundos; 94 mil metros de redes de alcantarillado, así como la construcción de líneas principales de agua potable, según informara Diario La Hora en un reportaje especial. 

En la ciudad capital, nuestro centenario Centro Histórico es evacuado de aguas residuales, negras, de alcantarillado y lluvias, por dos colectores principales, y una ramificación central que proviene de la parte alta de la zona 8, baja por la 24 calle, llega a la 10 avenida debajo de la ciudad olímpica y por la misma, enfila hasta la primera calle. Bordea el cerrito Del Carmen y adelante de la Cuchilla de la zona 6 se une al colector denominado “de Oriente”, que inicia en la 26 calle de la zona 3, continúa aproximadamente a 40 metros de profundidad, abajo de la Avenida del Cementerio y la Avenida Elena, hasta el Sauce, de ahí, paralelo a la Martí, debajo de la sexta calle de la zona 2, hasta arribar debajo de “Litegua” (Hundimiento Barrio San Antonio), hasta su desfogue a inmediaciones de Cementerio de las Buganvilias.

Durante este trayecto existían no menos de 20 pozos de visita, que fueron sellados desde el 86, como dijimos anteriormente y varios reguladores de caudal, que así mismo han sido sellados, situación que nuestro alcalde ha ignorado. Como en toda tubería, o colector conductor de agua, existe acumulación de aire, y en el caso de los que conducen aguas negras de alcantarillado, acumulación de gases. Estos, al igual que los eructos que expulsamos los humanos y los infames pedos, deben de salir, de lo contrario, ocasionan explosiones, retumbos y graves daños a tuberías y colectores.

Por otro lado, existe el colector denominado R.M.R. (Reformita, Mariscal Y Roosevelt) que drenan las colonias con iguales nombres y que tienen su desfogue detrás del cementerio General. También existe el 10, 13, 14, que desfoga esas zonas. Más este tiene su salida hacia el poniente de la ciudad, Lago de Amatitlán, y eventualmente, el Océano Pacífico. 

Después de las tragedias del Barrio San Antonio y Ciudad Nueva, los Unionistas encargados de la Municipalidad capitalina, tuvieron “la genialidad” de: primero, sellar o permitir sellar completamente los hundimientos, a pesar de que los expertos aconsejaban no hacerlo y dejar salidas de aire y gases. 

Segundo, mandaron a reducir la cantidad de agua que transcurría por el colector de Oriente, haciéndole salida también, hacia la cuenca que existe detrás del Cementerio General, la cual ya estaba saturada por el colector R.M.R. ocasionando así, no sólo la gravísima erosión debajo del cementerio General, sino los deslaves ocurridos en el basurero de la zona 3, que no solamente sepultaron a inocentes parroquianos, lo cual se ha mantenido en el secreto más absoluto.

Es por esta “genialidad” de la administración municipal que su actual alcalde Quiñonez se ha convertido en el indudable rey de la contaminación ambiental, pues toda esa gran cantidad de desechos humanos, principalmente plásticos, albergados en el basurero de la zona 3, es acarreada, primero por los afluentes y el río de las Vacas y luego por el río Motagua, hasta el vecino país de Honduras, ocasionando así las quejas del alcalde de Omoa, quien amenazó con interponer una denuncia contra Guatemala, en las Cortes Internacionales.

La situación descrita, relacionada a los colectores, es una verdadera bomba del tiempo, que sí o sí va a ocasionar tragedias en el futuro. Por si fuera poco, todo el sistema de agua potable de la ciudad está totalmente colapsado, perdiéndose alrededor del 60% del mismo en fugas superficiales, que son las que actualmente ocasionan dramas en varios asentamientos, principalmente en el denominado Jesús de la Buena Esperanza, ya que desde el área en la cual anteriormente existía la estación de tren La Ermita, los vecinos, según nos refieren Doña Tollita Espinoza, Dieguito el repartidor de La Hora y varios más, ellos han tenido que clausurar por completo el servicio de agua, para evitar esas fugas y así atrasar la tragedia en el citado asentamiento, en el cual, al igual que en el Cambray, jamás se debieron autorizar construcciones formales, alumbrado público, banquetas, ni nada parecido, precisamente por lo endeble del terreno. Pero qué podemos esperar de EMPAGUA, institución dirigida por funcionarios pícaros, totalmente ignorantes de situaciones hidráulicas e hidrográficas, pero que según se comenta en voz baja son expertos en los manejos oscuros y gente de “confianza” del alcalde Quiñonez.

El actual alcalde Ricardo Quiñones, tiene en su espalda un largo prontuario de errores administrativos que podrían inculparlo criminalmente y estos no han sido ni siquiera investigados por el Ministerio Publico. Su habilidad de camaleón político lo mantiene alejado de los tribunales, pero no olvidemos que él fue parte por muchos años de la administración de Álvaro Arzú, que él es corresponsable de la mala administración anterior. La dictadura unionista en la Municipalidad de Guatemala está agonizando y es urgente que los funcionarios y concejales honestos de la Muni, rectifiquen el camino.

El manejo de las aguas residuales es algo que nos concierne a todos los guatemaltecos. La contaminación que produce la capital de Guatemala es una amenaza letal. Frente a esta situación de evidente peligro, surgen las siguientes interrogantes: ¿Por qué el Ministerio de Ambiente no le exige a la municipalidad de Guatemala la implementación de plantas de tratamiento?, ¿Por qué no se implementa lo establecido en el Acuerdo Gubernativo No. 236-2006 que reglamenta las descargas y reúso de aguas residuales?, ¿Será que la Municipalidad de Guatemala está más allá de la ley?, ¿Por qué la CONRED mantiene este silencio cómplice?

Para más información sobre el tema

-Usted está matando el eco sistema http://www.revistac4.com/usted-esta-matando-el-eco-sistema-muchos-contaminantes-y-poca-accion/

-Hundimientos en la Capital, “El problema es hidráulico”,  Diario La Hora, 14 de junio del 2010.

-Colectores: mantenimiento e inspección son vitales para evitar tragedias

http://lahora.gt/colectores-mantenimiento-e-inspeccion-son-vitales-para-evitar-tragedias

http://www.deguate.com/artman/publish/politica_articulos/acuerdo-gubernativo-236-2006-de-disposicion-de-aguas-residuales.shtml#.V_ZaFeXhDIU

Alcalde capitalino, Ricardo Quiñónez, mantiene inmunidad por el caso  Financiamiento electoral al Partido Unionista – Prensa Libre

Ricardo Quiñones, el nuevo “Rey de la contaminación ambiental” no enfrenta los problemas reales de la ciudad y cierra sus ojos ante la crisis ambiental.

Colectores: mantenimiento e inspección son vitales para evitar tragedias

La crisis económica, la pandemia y la corrupción nos hace olvidar el colapso de un colector en la zona 6 de la ciudad Guatemala.

Image result for colectores de agua pluvial en guatemala
Contaminación de río Motagua origina reclamo de Honduras – Prensa Libre

Contaminación de río Motagua origina reclamo de Honduras

VÍDEO: El río más sucio del mundo está en Guatemala
Ríos son usados como basureros – Prensa Libre