DOS EXTREMOS…UN CAMINO.

Con la elección de la CC, el #TengoMiedo, el #SialaPenadeMuerte, el #NoalaPenadeMuerte y el #NoalaReconciliación; Hemos cruzado el límite…

Por Carlos Avendaño

Hoy  en día, la falta de sensibilidad  para valorar la vida es cada día mayor, en virtud de que nos estamos acostumbrando a vivir oyendo cuantas muertes suceden cada día, no sólo a nivel nacional sino también internacional.  Mientras esto sucede (no soy psicólogo), observo cómo, el ser humano en Guatemala se acomoda y poco le interesan las causas que provocan esas muertes (excepto cuando le sucede a un familiar o amigo); por lo que el interés se centra más en el efecto mediático que esto provoca en los medios de comunicación o en la sociedad misma. Una sociedad que voltea a ver esas muertes con mayor desinterés y abstencionismo y hasta con menos temor.  

Pero con la pérdida de la sensibilidad, también se pierde el respeto, el orden, el enfoque y el fin de ser un ciudadano y no sólo un habitante.  La intuición se aleja  y el malestar por todo lo que sucede, se vuelve cada vez más propenso al enojo y la frustración. Incluso el desahogo llega a la violencia intrafamiliar entre padres y hermanos e intra-social, entre el mismo pueblo.  El incremento de la desconfianza mutua y el roce por las desavenencias, se vuelve mucho más acalorado y agresivo; incluso sin tolerar más las críticas y observaciones de quien piensa diferente.  

Cuando un ser humano ha caminado por azares del destino, a través del sufrimiento de otros, no por haberlo provocado, sino por observarlo y tratar de ayudar, como me tocó verlo a mí, difícilmente lo dejará de hacer cuando vea o prevea con la visión correcta, que ese sufrimiento social se acerca cada día más y más.  Al final, se convierte, lo quiera o no, en un guardián que desea evitar que ese sufrimiento llegue y sea tan fuerte que lo alcance a él  y a su familia; por lo que luchará incansablemente para evitarlo o reducir sus muy graves efectos materiales y  los peores y fatales efectos humanos.

Así, actúan la ideología y el nihilismo al encontrarse en el mismo carril del idealismo irreal  e inconcluso, utilizándolos como un mecanismo de defensa mental para mantener viva su afirmación de que es aún capaz de razonar, cuando en realidad, ha perdido esa capacidad sin darse cuenta. Y esto no ocurre únicamente con la Ideología de la Internacional Socialista y el Foro de Sao Paulo; sino también cuando se cae en la Ideología del “Amor al Dinero” y el empresario se dedica únicamente a producirlo,  multiplicarlo y acumularlo de manera abundante y sin prejuicios, sin tomarse el tiempo para ver hacia abajo y encontrar la ruta correcta para invertir en la estabilidad social del pueblo, que al final, es el que le consume y produce con su trabajo y diario vivir, esos grandes capitales que es vital saber re-invertir para prevenir la Conflictividad Social, real y manipulada.    

El verdadero peligro es cuando como sociedad se pierde esa capacidad de razonar, analizar y saber distinguir entre lo malo y lo bueno, lo correcto y lo incorrecto, lo justo y lo injusto y  lo legal y lo ilegal.  Cuando el subjetivismo social  se apodera del objetivismo lógico y la comprobación del pensamiento político de toda la sociedad y el desinterés, aburrimiento, hartazgo y decepción, ahogan la esperanza y la confianza en sí mismos, en otros y en su propia nación.

Aquí inicia y termina el suicidio del pueblo, inducido por una parte podrida del pueblo, al punto de que vale más el pueblo muerto que vivo, pues muerto no habrá más contra quién luchar y con las sobras usadas como carroña, los buitres de la destrucción social, creen erradamente que aún pueden alimentar y satisfacer la terquedad de su causa, dizque ideológica, pero totalmente mercantilista y, el fin que los inspiró a llegar hasta ahí.

Es como un suicidio en masa, donde el veneno o la pócima que poco a poco se fue digiriendo de tanto escuchar. Oír o hablar de lo mismo todos los días y a toda hora y lugar (corrupción y lucha contra la corrupción), haya dado el resultado deseado por los suicidas ideólogos de aquella estrategia, quienes por cierto, en su plan creen que serán los sobrevivientes que verán caer al pueblo envenenado sin que jamás hayan hablado del antídoto. Pues parte de esa estrategia es clave enfocarse en hablar sólo del veneno (la corrupción), hasta el cansancio y el hastío, evitando en todo momento hablar de soluciones concretas y reales que saben afectan su conveniente Plan de Suicidio Masivo del Pueblo de Guatemala.  

Ese Estado fallido, caído en la debacle social más profunda, donde caen todos los mezquinos intereses de los confabuladores, será igual o mucho peor que la caída provocada por sus homólogos políticos, empresarios, ideólogos, activistas en ONGs, gremiales sectoriales y hasta un narco ejército, que no pudo soportar el peso concentrado de la traición nacional que provocó su desarticulación y el suicidio del pueblo de Haití.  

Es por todo lo anterior que con la poltizada, ideológica y mercantilista elección de los magistrados a la CC, la utilización de un hashtag como campaña del  #TengoMiedo de ser violada y asesinada, pero pobrecito del violador y asesino, por favor NO le impongan la Pena de Muerte, y la negación a una Reconciliación Nacional por unos “Millones de Dólares”, producto de viciados juicios y resarcimientos, dictada por la CC. Actual: Hemos cruzado el límite de la razón y la vida democrática de Guatemala.  ¿Y, ahora?…

El verdadero peligro es cuando como sociedad se pierde la capacidad de razonar, analizar y saber distinguir entre lo malo y lo bueno, lo correcto y lo incorrecto, lo justo y lo injusto y  lo legal y lo ilegal.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube