Vivimos un fraude pre electoral…

fraude

Vivimos un fraude pre electoral…

Por Luis Fernando Pérez

Todo emana de decisiones eminentemente políticas todas las decisiones de beneficio y de perjuicio de un país son políticas la política conduce a la prosperidad o al fracaso de las naciones por eso yo estoy planteando una reforma política del estado…

El primer paso para reconstruir Guatemala es una reforma política del estado, de los contrario no hay posibilidades de cambio y esta debe pasar por la reforma a la ley electoral y de partidos políticos para que los grupos facticos los grupos de interés no secuestren el estado.

En Guatemala gana el que tiene los recursos y no el que sabe cómo gobernar vivimos un fraude pre electoral pues las elecciones las gana el que tiene más dinero, el que sale más en los medios de comunicación, quien tenga más tentáculos perversos pero no el que se ha preparado para hacerlo ni el equipo que está más facultado.

La reforma política es impostergable y el sistema político tiene dos puntos principales el régimen electoral y el sistema de gobierno. En el régimen electoral tenemos el gran problema de la ley electoral y de partidos políticos que es una ley perversa hecha a la medida de los intereses de los partidos, es como pedirle a que Drácula cuide el banco de sangre, es una ley diseñada para que nadie se meta con el “Status Quo” y eso es lo que no podemos permitir. Si queremos cambiar el país hay que implementar la reforma política, vía la ley electoral, esto es impostergable.

El otro tema es el sistema de gobierno nosotros tenemos un sistema que según la Constitución Política de la República de Guatemala, es democrático republicano y representativo pero eso es solo una teoría que no se aplica a la realidad y es que en Guatemala de republicanos no tenemos nada porque el presidente este y todos demás le ordena al congreso lo que tiene que hacer y el congreso servilmente agacha la cabeza y hace o deja de hacer, viene gente del ejecutivo y le da órdenes a las cortes y la corte agacha la cabeza y se inclina ante el rey y esa es una realidad innegable que nos tiene colapsando. Es una situación muy complicada, perversa y difícil.

Un sistema republicano obedece a los frenos y contrapesos, responde al imperio de la ley, a la rendición de cuentas, a la participación y valores ciudadanos eso es lo que falta en el país pero primordialmente lo que se requiere es que el ciudadano participe activamente. El guatemalteco de involucrarse en el quehacer público y no dejarlo todo en manos de los mismos actores que ya se lucrado y del estado y lo han corrompido. Platón dijo hace muchos años el costo que una ciudadanía debe pagar por no participar en política es el de ser gobernados por los peores hombres.

Hoy vemos un sistema, creado a la medida de la contienda política electoral partidista, que vive bajo las consignas de los financistas y de los poderosos sectores económicos, el estado actual está totalmente apartado de la población y desconoce sus necesidades, los políticos se hacen de la vista gorda ante la necesidad de los que los más vulnerables, de los que no tienen luz, agua vivienda, escuela, centro de salud.

El sistema ha desfigurado los valores éticos que rigen la función pública y el gobierno se ha convertido en un botín político y financiero. Los gobernantes de turno han olvidado la razón de ser del estado, que es garantizar a los habitantes de la republica seguridad, bienestar desarrollo integral, la vida, la propiedad y la justicia.

Mi propuesta como candidato y miembro del PRI, (Partido Republicano Institucional) es de cambio integral al sistema, no podemos seguir haciendo propuestas cosméticas, la reforma política y del estado es urgente.

Hay que perseverar y luchar por hacer los cambios necesarios en Guatemala. Sabemos que esto podría afectar los intereses más obscuros y profundos del país y que le abriría la puerta a una nueva generación de políticos. La pregunta es: ¿qué ciudadano y que partido quiere hacerlo?… Guatemala es PRImero y yo estoy dispuesto a luchar.

 

“Las elecciones las gana el que tiene más dinero, el que sale más en los medios de comunicación, quien tenga más tentáculos perversos pero no el que se ha preparado para hacerlo ni el equipo que está más facultado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube