home Actualidad, Cosas Interesantes., Motivacion, nuevo tema VIOLENCIA CONTRA LA MUJER: ¿Qué motivo la Ley contra el Femicidio?

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER: ¿Qué motivo la Ley contra el Femicidio?

Con suma frecuencia se puede observar en los diferentes medios de comunicación del país, noticias relacionadas con personas del género femenino afectadas en cuanto a ser víctimas de agresiones, tales como asaltos, robos, extorsiones, intimidaciones, discriminaciones, golpizas, violaciones, secuestros, trata de personas, inclusive asesinatos que incluyen el ser descuartizadas.

Por Sonia Elizabeth Montes

Algunas de estas agresiones son sufridas a manos de grupos delincuenciales que operan en el país, otras por parte de familiares, vecinos, amigos, conocidos, compañeros de trabajo o por parte de sus parejas.

Es preocupante este incesante incremento en los niveles de violencia en el país, es como una enorme montaña que se crece cada día más y cuyo crecimiento parece inevitable. Esta violencia puede provocar en las mujeres sentimientos de indefensión, impotencia e incapacidad para prevenir y erradicar estas acciones violentas contra el género femenino.

Para erradicar esta violencia es necesario modificar radicalmente los perfiles que caracterizan a cada género, que se han introyectado durante generaciones y que finalmente determinan las actitudes que tanto el hombre como la mujer asumen en la sociedad guatemalteca, al interior de la familia, y en instituciones educativas, y de otro tipo.

Es decir que la violencia contra la mujer básicamente abarca cualquier tipo de agresión que vaya dirigido a una persona del género femenino, ocasionándole daño en su integridad personal, sin importar si la misma es sobre su salud física, sobre su sexualidad, su higiene o salud emocional o psicológica, o bien de forma económica afectando su capacidad de sobrevivencia y su libertad económica y/o financiera.

Este fenómeno se refiere a la discriminación de la cual ha sido víctima la mujer, desde hace siglos, debido a que ha tenido que ir conquistando espacios, a lo largo de la historia, como por ejemplo el derecho de estudiar una carrera universitaria, sobre todo, en materia de medicina, derecho, ingeniería, y otras carreras que se consideraban propias de los hombres, así como el derecho a votar, a trabajar, a participar en política, el derecho a elegir a la pareja y no a ser asignada a alguien como un objeto inanimado que se puede comprar o vender.

Al interior de las relaciones familiares, la mujer puede ser víctima de acciones violentas de diversos tipos a manos de su propio padre y hermanos, cuando es una niña, del esposo o pareja cuando se es adulta, e inclusive de los hijos cuando ya estos son mayores.

La mujer es obligada, en muchos casos, a depender del hombre, a solicitar autorización del mismo para cualquier actividad que desee realizar, a obedecer las órdenes de la pareja so pena de recibir regaños, reclamos, inclusive gritos, insultos, amenazas, hasta golpes.

Por lo que en la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar, y erradicar la Violencia Contra la Mujer “Belem Do Pará“ se define la violencia contra la mujer como: “cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte. Daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado.”1Contemplando todo posible campo en el cual se pueda presentar un acto violento contra la mujer, ya sea sobre su organismo, sobre su sexualidad o sobre su higiene mental, su emocionalidad, olvidando que la misma tiene derechos que deben ser ampliamente respetados.

La mujer además de los derechos humanos, por ser, por existir, tiene ciertos derechos que están protegidos, por ser ella mujer y que de acuerdo a lo que continúa afirmando la Convención Belem Do Pará, entre los mismos se encuentran: derecho a la vida, integridad, seguridad y libertad. Esto se debe a que aunque hombres y mujeres debe ser iguales en todos los ámbitos de la vida, la discriminación hacia la mujer continúa, lo que motivó a los Estados Partes, entre ellos Guatemala, a comprometerse con la lucha por la defensa y la garantía de tales valores.

Por lo que también se específica finalmente, en la anteriormente citada Convención, que entre los derechos de las mujeres se encuentra “…el derecho a una vida libre de violencia, dentro del mismo se incluye el derecho a estar libre de toda forma de discriminación y el derecho a ser valorada y educada libre de patrones estereotipados de comportamiento y prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación.2 Lo cual en la sociedad guatemalteca parece no conocerse, debido a que en Guatemala la mayoría de mujeres, tiene una relación en condiciones desiguales en cuanto a la sustentación del poder al interior del ámbito familiar, primero como hija, hermana y luego como esposa o compañera de hogar, ella depende del hombre, recibe órdenes del mismo, debe solicitar permisos para realizar ciertas acciones o tomar decisiones, inclusive sobre sí misma.

Por lo que se hizo necesario crear una ley que protegiera a la mujer de estos abusos que van contra la integridad de la misma, y de ahí que se estableció el Decreto número 22-2008, Ley contra el Femicidio y otras formas de violencia contra la mujer, Ley que en el artículo 3 literal “j”, capítulo II, definiciones, determina que la violencia contra la mujer es definida como : “Toda acción u omisión basada en la pertenencia al sexo femenino que tenga como resultado el daño inmediato o ulterior, sufrimiento físico, sexual, económico o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en el ámbito público como en el ámbito privado.”3

Se agrega un nuevo factor dentro de la definición de violencia contra la mujer, y el mismo es el de omisión, que se refiere por ejemplo a la falta de cumplimiento por parte del hombre en relación a las obligaciones que tiene para con su familia, también se habla de privación arbitraria de la libertad, cuántas mujeres no pueden salir de casa a trabajar, a visitar a sus parientes, salir con amigas, etc. porque lo tiene prohibido por el esposo, y menos si tiene niños a los cuales no tiene permitido sacar del hogar si no es en compañía y/o con permiso del cónyuge, se convierte en presa dentro de su propia casa, aunado a otras posibles acciones más que resultan en violencia contra la mujer

A las mujeres víctimas de maltrato económico sus parejas niegan el acceso al dinero que puedan estar generando aún ambos, debido a que existen casos en donde la mujer trabaja o es la dueña verdadera del dinero y los bienes materiales que poseen como pareja, como familia, pero el hombre se adueña de los mismos y no permite a la mujer participar en la administración de dichos bienes.

La mujer recibe solo lo que el hombre le quiere asignar sin importar si es o no ella participe de la producción o propiedad de los citados bienes, quitando el libre acceso de la fémina a los mismos y obligándola a pedir y entregar cuentas del dinero que necesita.

En cuanto a la violencia física es la que se hace más obvia debido a que la mujer tiene señales en su cuerpo que familiares, amigos y vecinos pueden observar, y que tiene como testigos a hijos o vecinos que escuchan los sonidos perturbadores que estos actos violentos suelen ocasionar.

Este tipo de maltrato deja muchas veces huellas para toda la vida, como quebraduras, perdida de miembros, o incapacidades, hasta inclusive llegar a hospitalizaciones, o lo peor a la muerte de la mujer.

Otro tipo de violencia contra la mujer que también es muy frecuente y que causa serios daños a la estabilidad emocional de la mujer es la violencia sexual.

La violencia psicológica es otro tipo de violencia en donde el maltrato y el descuido cambian por las omisiones, por la dominación, por los insultos, las amenazas, las ofensas, etc. Este tipo de violencia es más difícil de detectar y de comprobar porque no existen evidencias tangibles, visibles para toda persona del dañoque dejan por lo que la mujer que quiere poner una denuncia de este tipo debe acudir a un profesional de la psicología o la psiquiatría, para ser debidamente evaluadas y diagnosticadas.

Este tipo de violencia naturalmente se refiere a afectar ostensiblemente su forma de vida y de relacionarse con los demás. La persona agresora en este tipo de violencia tiene una forma de actuar muy particular así como la víctima de la misma. Actúa de forma natural con todas las demás personas con quienes se comporta de forma por demás apropiada y educada. Por lo que al principio es difícil detectar y aceptar que es un agresor, pero, cuando empieza a tratar a su víctima mal inclusive delante de amigos y familiares, se denota la relación negativa que existe entre ambos y el abuso que se está efectuando sobre la mujer.

Lo importante es que cualquiera que sea el tipo de violencia que se ejerce contra la mujer, la misma debe terminar, para que la sociedad guatemalteca sea más equitativa y la mujer pueda ser tratada como un ser humano con derechos inherentes, con dignidad y con capacidad para realizar cualquier actividad de estudio, arte, deporte o trabajo con igual o superior calidad que los hombres y que ambos géneros pueden convivir en paz y armonía sobre la base de la aceptación y el respeto mutuo.

Se define la violencia contra la mujer como: “cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte. Daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado

Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar, y erradicar la Violencia Contra la Mujer “Belem Do Pará capítulo 1 Definición y ámbito de aplicación, artículo 1

Ibídem artículo 6

3Decreto número 22-2008, Ley contra el Femicidio y otras formas de violencia contra la mujer, en el artículo 3 literal j, capítulo II, definiciones

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube