0 12 mins 6 años

Tortila con chile

¿Qué es la política?

Papá, ¿qué es la política?
– Hijo, imagínate nuestra casa: Yo represento al capitalismo, porque soy el que trae el dinero a casa. Tu madre es el gobierno, porque administra el dinero. La muchacha es la clase obrera, porque se ocupa de las tareas más pesadas. Tú eres el pueblo, porque gozas de los beneficios del sistema. Y tu hermanito pequeño es el futuro del país. ¿Entendiste?
– No papá, no lo entiendo.
– Bueno, no te preocupes, ya lo entenderás cuando seas mayor.
Esa noche el niño es despertado por el llanto persistente de su hermanito.
Va a verlo a la cuna y encuentra que está completamente cagado y que alguien debería cambiarle los pañales.
Va a la habitación de sus padres a pedir ayuda y ve que su padre no está, su madre duerme profundamente roncando panza arriba y no logra despertarla.
Entonces decide acudir a la criada, entra en su cuarto y encuentra a su padre practicándole sexo anal.
Al día siguiente, el niño le dice al padre:
– Papá, anoche entendí lo que es la política.
– ¡Qué bien! Bueno, ¿y qué es?
Mientras el capitalismo le rompe el culo a la clase obrera, el gobierno duerme panza arriba sin importarle nada. Al pueblo nadie le hace caso y el futuro está cagado hasta las orejas.

Chistecito dedicado a Lizardo “the-sacred-cow” Sosa
– ¿Por qué creó Dios a los economistas?
– Para que los pronósticos del tiempo nos parecieran buenos.
Castro y el niñito cubano

Va un niño cubano caminando por la calle, se cruza con Fidel Castro, y al ver el comandante que el niño lo ignora, le pregunta:
– ¿Oye niño, sabe tú quién soy yo?
El niño le contesta:
– No seño, no sé quién e usté, ni me interesa ¿sabe?
Fidel muy enojado le dice:
– Pué como castigo po’ no conocé al comandante Castro, ahora mismo tiene que decime 20 palabra que comiencen con la letra C para que más nunca en tu vida se te olvide que mi apellido e Castro.
Y el niño le dice:
– Compañero comandante Castro, ¿cómo y cuándo carajo comeremos carne con cerveza Corona, como comen lo cabrones comilones del Comité Central Comunista Cubano…?
Castro se le queda viendo asombrado, y el niño concluye:
– ¿Qué? ¿Me falto alguna?… …¡¡CABRÓN!!

El dipu-caco y la CICIG

Llevan a un diputado acusado de corrupción, lavado de dinero, tráfico de armas e influencias, etcétera, ante el juez.
– Verá, Su Señoría, es que yo soy diputado y…
El juez lo interrumpe:
– La ignorancia no es una excusa.


Un ladrón con visión política

Un ratero asalta a un tipo y le dice:
– Esto es un asalto, ¡deme todo su dinero!
– Óigame, ¿usted no sabe con quién se está metiendo? Soy un político muy influyente  y trabajo para el Partido Patriota.
– En ese caso, ¡devuélvame todo mi dinero!

Un Partido de Tradición

– ¿Cuál es el partido político más antiguo del mundo?
– El UNIONISTA / CREO: En tiempos de Alí Babá, ya tenía cuarenta afiliados.

Una decisión política / CIELO o INFIERNO

Un día, mientras caminaba por la calle, un hombre de éxito, candidato a la presidencia de la República (el nombre es lo de menos), es trágicamente atropellado por un camión y muere.
Su alma llega al Paraíso y se encuentra en la entrada a San Pedro en persona.
– Bienvenido al paraíso, le dice San Pedro. Antes de que te acomodes, parece que hay un problema. Verás, muy raramente un político importante ha llegado aquí y no estamos seguros de qué hacer contigo.
– No hay problema, déjame entrar, le dice el hombre.
– Bueno, me gustaría, pero tengo órdenes desde lo más alto. Lo que haremos será hacerte pasar un día en el infierno y otro en el paraíso, y luego podrás elegir donde pasar la eternidad.
– De hecho, ya lo he decidido. Prefiero estar en el paraíso, dice el candidato.
– Lo siento, pero tenemos nuestras reglas. Y dicho esto, San Pedro acompaña al candidato al ascensor y baja, baja hasta el infierno.
Las puertas se abren y se encuentra justo en medio de un verde campo de golf. A lo lejos hay un club y de pie, delante de él están todos sus amigos políticos que habían sido sus compañeros de partido. Todos estaban vestidos con traje de noche y muy contentos. Corrieron a saludarlo, lo abrazaron y recordaron los buenos tiempos en los que se enriquecían a costa del pueblo. Juegan un agradable partido de golf y luego, por la noche, cenan juntos en el club con langosta y caviar. Se encuentra también al Diablo, que de hecho es un tipo muy simpático y se divierte mucho contando chistes y bailando. El político se está divirtiendo tanto que, antes de que se dé cuenta, ya es hora de irse.
Todos le dan un apretón de manos y lo saludan mientras sube al ascensor. El ascensor sube, sube, sube, y se reabre la puerta del paraíso donde San Pedro lo está esperando.
– Ahora es el momento de pasar al paraíso. Ahí el candidato pasa las 24 horas sucesivas pasando de nube en nube, tocando el arpa y cantando. Se divierte mucho y, antes de que se dé cuenta, las 24 horas ya han pasado y San Pedro va a buscarlo.
– Entonces, has pasado un día en el infierno y otro en el paraíso. Ahora debes elegir tu eternidad.
El Hombre reflexiona un momento y luego responde:
– Bueno, no lo habría dicho nunca, quiero decir, el paraíso ha sido precioso, pero creo que he estado mejor en el infierno, con todos mis amigos.
Así que San Pedro lo acompaña hasta el ascensor y otra vez baja, baja, baja, hasta el infierno.
Cuando las puertas del ascensor se abren se encuentra en medio de una tierra desierta cubierta de porquería y desperdicios. Ve a todos sus amigos, vestidos con trapos, que están buscando qué comer entre la basura y metiéndolos en bolsas negras.
El Diablo lo alcanza y le aprieta el cuello con la mano.
– No entiendo, balbucea el candidato. Ayer estaba aquí y había un campo de golf y un club y comimos langosta y caviar y bailamos y nos divertimos mucho. Ahora todo lo que hay es una tierra desierta, llena de basura y mis amigos parecen unos pordioseros.
El Diablo lo mira, sonríe y dice:
– ¡Ayer estábamos en campaña mi amigo! Hoy,.. ¡¡¡Ya votaste por nosotros…!!!
Las aventuras de Alfonso Porpillo el ex-Gobernator

Al asumir la diputación, Alfonsito le dice a Roberto Alejos: «Hasta la vista, baby».
Respondiendo las preguntas de la prensa sobre la crisis económica: «No problemo».
Al terminar su período: «I’ll be back».

La filosofía Portillista en la política

La política es semejante a la religión; la diferencia es que en política cada uno confiesa los pecados del adversario.

La escuela política del FRG y Álvaro Arzú… a beneficio de los nuevos diputados.

El hijo de un famoso político le pregunta a su padre el significado de la expresión «ética política». El padre lo escucha y le dice:
– Bueno, para que sea más simple de entender te lo voy a explicar con un ejemplo. Imagínate que estás en el Congreso y viene un representante de una multinacional y te ofrece 100.000 dólares por un contrato de «privatización». Ahí surge la ética política… el gran dilema… el desafío a tu dignidad y que tendrás que resolver en lo más profundo de tu alma: agarrás la plata y te callás la boca o averiguás antes cuánto le ofreció a los otros.
Una realidad que vale la pena

Un tipo se acerca caminando a la Casa Presidencial  y consulta con el güachiman que lo atiende.

– Señor, quiero ver a la vice presidenta Roxana Baldetti.
– No señor, Baldetti ya no es la vice presidenta.
Al día siguiente, vuelve el mismo tipo:
– Buen día, quiero ver vice presidenta Roxana Baldetti.
– No señor, -dice el ordenanza-, Baldetti ya no es la vice presidenta.
Así se repite la situación por más de quince días, cuando vuelve el mismo hombre y le pregunta al mismo ordenanza:
– Está la vice presidenta Roxana?
El tipo, completamente fuera de sí le contesta:

– ¿Pero Ud. es mula o que pisados? Estoy cansado de decirle que  ¡¡¡ROXANA BALDETTI YA NO ES LA VICE PRESIDENTA!!! ¡¡¡YA FUE!!! ¿No me entiende?
– Sí, claro que lo entiendo… ¡¡¡pero nunca me voy a cansar de escucharlo!!!
Conversan dos amigos:

– Vos cerote, y ¿cómo te va con la crisis actual?
– Ah, de a huevísimo, duermo como un bebé.
– ¿En serio?
– Sí, ¡me despierto cada tres horas llorando!
Accidente en el Transurbano

Un Transurbano va relleno de políticos, se estrella en una cantina.
El dueño del bar llega a investigar  y enseguida se va al patio, abre un gran hoyo y entierra a los políticos, antes de que alguien se dé cuenta.
Unos días después un detective descubre el ómnibus destruido y le pregunta al cantinero dónde estaban los políticos.
– Pues señor, los enterré en aquel hoyo.
– ¿A todos?, ¿todos estaban muertos?
Y el cantinero responde:
– Bueno, algunos de ellos decían que aún estaban vivos, pero usted sabe: a un político no se le puede creer ni una palabra.
La muerte de Otto Pérez

Muere OPM y como corresponde, lo velan en la Escuela Politécnica.
A los costados del féretro abierto, hay dos Kaibles inmutables.
En eso aparece una viejita con una bolsita del mercado y comienza a poner dentro del ataúd zanahorias, tomates, lechuga, ante la mirada sorprendida de los Kaibiles. Mientras la anciana continuaba colocando alimentos, uno de los cuques le dice:
– Señora, por favor, ¿qué está haciendo?
La anciana, mientras continuaba poniendo comida, le responde:
– ¿Qué quiere…? ¿Que los pobres gusanos coman mierda solamente?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.