0 12 mins 6 años

Tortila con chile

 

Confesión, carta fatal y mucho pisto

ELLA: QUERIDO EX-ESPOSO: Te estoy escribiendo esta carta para manifestarte que he decididodejarte, para bien de los dos.
He sido una buena mujer para ti estos quince años, y sin embargo, no puedo mostrar nada bueno que me haya tocado a mí. Estas dos últimas semanas han sido un infierno: Tu jefe llamó para decirme que habías renunciado al trabajo hoy, y eso fue lo máximo que pude soportar.
La semana pasada, viniste a casa y no me mencionaste nada acerca de mi
corte de cabello y el arreglo de mis uñas; cociné tu comida favorita y hasta usé un nuevo negligé.
Llegaste a casa, comiste en dos minutos y te fuiste directo a dormir,
después de estar en la Internet.
No me dices más que me amas, no me tocas ni nada. O me estás
engañando con otra u otro o no me amas más.
Cualquiera que sea el caso, me quiero ir, te abandono.

P.D. No trates de buscarme. Tu hermano y yo nos mudamos a vivir juntos a Belice. Saludos: Tu ex-esposa.

EL: QUERIDA EX-ESPOSA: Es verdad que tú y yo hemos estado casados 15 años, aunque eso no significa que hayas sido una buena mujer.
Todo lo contrario. Me gusta navegar en la Internet para tratar de ahogar el
aburrimiento que me causan tus constantes quejas y malas actitudes.
Qué malo que no funcionó nuestro matrimonio, porque yo si te amaba.
Yo si noté que te habías cortado tu cabello, y la primera cosa que me
vino a la mente fue:¡¡¡Luce como un hombre!!! Pero mi madre me enseñó que si no puedo decir algo bueno de alguien, es mejor no decir nada.
Cocinaste mi comida favorita, debes haberme confundido con mi hermano,
porque yo dejé de comer cerdo hace casi 7 años.

Me fui a dormir cuando te pusiste ese negligé, porque la etiqueta con
el precio todavía estaba pegada a la prenda.Recé pidiendo que fuera coincidencia que mi hermano me pidió prestados Q. 200.00 esa misma mañana y la etiqueta de tu negligé marcaba  Q. 199.00.

Después de todo esto, como todavía te amaba, sentí que podíamos resolver lo nuestro. Así, que, cuando descubrí que me había
ganado la lotería de Q. 15.000,700.00 millones de Quetzales, renuncié a mi trabajo para tener todo el tiempo para ti y además compré dos boletos para irnos a
por toda América y Asia.
Pero cuando llegué a casa, tú te habías marchado. Todo ocurre por una
buena razón, creo. Espero que tengas la vida que siempre deseaste.

Mi abogado dice que por la carta que me dejaste, no recibirás ni un
centavo de mí. Así que cuídate mucho.
P.D. No sé si te comenté esto antes, pero mi hermano,
Sergio, cuando nació, se llamaba BRENDA.
Confío en que esto no será un problema ya que el injerto le quedó bastante real.
¡Hasta nunca!

 

 

Diputado que entra a hueviar

En la mitad de la noche, un diputado decide entrar al edificio de la CICIG para robar. Entra por una ventana, y cuando está adentro, a oscuras, oye una voz que dice: «¡Jesús te está mirando!”…El hombre se asusta y se detiene.
Luego como ve que no ocurre nada, comienza a agarrar los objetos de valor que están en su camino, pero de nuevo la voz le dice: ¡Jesús te está mirando!
El ladrón asustado prende la luz y ve que la voz venía de un loro que estaba en una jaula, y el ladrón le dice: – El susto que me diste, ¿cómo te llamas lorito?
Y el loro le responde: – Me llamo Pedro.
– Pedro es un nombre extraño para un loro.
Y el loro le contesta: – Si, pero más extraño es el nombre «Jesús» para un doberman.

 

Gramática cristiana

Estaban dos curas explicando la Biblia a sus alumnos y uno de ellos les dice:
– …y Jesús le dijo a Lázaro: ¡Lázaro levántate y anda! Entonces Lázaro se levantó y andó.
El otro cura interrumpe: – ¡Anduvo, infeliz!
– Bueno, anduvo un poco infeliz al principio… pero luego ya andó normal.

————————————

Esto pasó en el Golf Club de Guatemala

 

Ese campo de golf en un día soleado y repleto de jugadores. En uno de los hoyos, dos amigas lanzan la bola y observan cómo ésta golpea con fuerza a un hombre que estaba en otro hoyo.
Al instante, el hombre se lleva las manos a la entrepierna y gimiendo de dolor cae rodando por el suelo.  Nerviosas, acuden a socorrerlo y cuando llegan una de ellas grita
  

– Apártense, soy fisioterapeuta y sé como quitarle el dolor. 
Sin pensarlo le desabrocha el pantalón, desliza sus manos  por sus partes y comienza a masajearlo con cuidado.
– ¿Se encuentra mejor? le pregunta preocupada.
– SÍ, en estos momentos mi estado es 
es-pec-ta-cu-lar,

 pero el dolor de la mano no hay quien me lo quite.

 

————————————-

 

Lógica de un niño chapín…

– A ver Pepito ¿por qué Robin Hood robaba a los ricos?

– Pues porque los pobres no tenían dinero, profe.

——————————–

Nombre fuera de onda

En el bautizo, el cura que pregunta el nombre para el bebé:
– Mayo Parroquias, dice la madre orgullosa.
– ¿Pero cómo? No creo que ese sea un nombre apropiado.
– ¿No hay quien se llama Julio Iglesias? Pues ya está.

 —————————-

Chiste fresita para militares

– López, ya van dos veces que no le veo en las jornadas de camuflaje. 

– ¡Gracias, mi capitán!

 

Mujer golosa

 Llega una mujer a una farmacia y le pregunta al farmacéutico 

– ¿Tienen ustedes preservativos XXL?
– Si, por supuesto señora.
– Pues si me hace el favor, me deja una silla que voy a esperar a ver quién los compra. .. 

 

En la feria de Taxisco…

Un patojo  le dice a una patoja: -¿Bailas?
Y ella contesta: “Sí, pero… ¿quién saca a mi amiga?”
Entonces él hace una seña y dice: – No hay problema. ¡¡¡SEGURIDAAADDD…!!!!Echen a la calle a la feíta.

———————

 El brujo y el aburrido

 – Señor brujo, quisiera saber si usted puede deshacer una maldición que me fue echada hace cuarenta años.

El brujo le dice:- ¡Claro que puedo! Pero necesito saber las palabras exactas que fueron utilizadas en la maldición para poder preparar el conjuro…

Y el tipo contesta, sin titubear:-”Yo los declaro marido y mujer”. 

 

Las mini faldas y el Transurbano

– Las faldas cortas hacen que los hombres se comporten educadamente.
– ¿Por qué dices eso?
– Muy sencillo, ¿has visto alguna vez a un hombre subirse a un autobús delante de una chica que lleve minifalda?

 

Marido pendejo

 Llaman a la puerta, el marido se levanta y por equivocación, se pone la bata de la mujer… en esto, abre la puerta y el lechero le da un beso. Cuando vuelve a cama le dice a la mujer:

–Cariño, creo que la mujer del lechero tiene una bata como la tuya…

 

Sueños babosos

– Púchica vos, he soñado que ganaba millones como mi padre.

– ¿Tu padre gana millones?

– No, también lo sueña.   

 

Lo que le pasó a Zury

Estaba Zury de chiquita con tres amigos en la escuela y dice uno:

–Mi tío es cura, y todo el mundo que lo ve le llama Padre.
Dice el otro:

–Pues mi tío es cardenal, y todo el mundo le llama Eminencia.
Y dice Jaimito:

–Eso no es nada, mi tío pesa ciento cuarenta kilos, y todo el mundo que lo ve dice: ¡Dios mío!

 

Un yerno pura lata

Llama por teléfono un amigo a otro y le dice:

– ¿Que tal Manolo?

–Bien, pero ¡vaya día que hace! Lleva lloviendo todo el día y mi suegra no deja de mirar por la ventana… al final, voy a ¡tener que dejarla entrar!

 

Chiste para diplomáticos y caqueros

Se encuentran dos vecinos por la calle y le dice uno al otro:

–El otro día me encontré con Manuel, y me estuvo hablando de usted…

–Ah, ¿sí? ¿Y qué le dijo de mí?

–Nada, me hablaba de usted porque ¡no le di confianza para que me hablara de tu!

————————-

 

Lorito insolente

Cuando la vecina pasaba, el loro del peluquero siempre le gritaba sin piedad:

– Buen día, ¡puta!
Hasta que un día, ella no aguantó más y reclamó airadamente al peluquero, que, como modo de castigar al loro por su mala conducta, lo pintó de negro.
Al día siguiente ella pasó por la peluquería y el loro, ahora pintado de negro, no dijo absolutamente nada.
La mujer, triunfante, lo provocó:
– Ahora estás calladito, ¿no?
A lo que el loro, con aire de olímpico desprecio, respondió:
– Cuando estoy de smoking no hablo con putas.

———————————————-


Pleito de amor en la biblioteca
 
La biblioteca de la Universidad estaba repleta de gente.
Un joven encontró un lugar al lado de una llamativa rubia y le preguntó
“¿Está desocupado? ¿Te importa si me siento a tu lado?”
La chica le respondió en voz bien alta: ¡No quiero pasar la noche contigo!”

Todos los estudiantes que estaban en la biblioteca clavaron su vista en el
joven, quien se sintió avergonzado y se retiró a otra mesa que también
tenía un asiento libre.
Luego de unos minutos, la chica se encaminó a la mesa del joven y le dijo
“Yo estudio sicología y sé perfectamente lo que piensa un hombre. Te
hice sentir avergonzado, ¿verdad?”. El joven le contestó en voz bien alta:
“¿1.000 por una sola noche?  ¡Es carísimo!”
Todo el mundo en la biblioteca clavó la vista a la rubia que estaba
schockeada. Entonces el joven le susurró al oído: “Yo estudio Leyes y sé cómo hacer sentir culpable a una persona».

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.