home Actualidad, Cosas Interesantes., nuevo tema, Politica ¿Será que puede gobernar? La triste realidad del futuro presidente

¿Será que puede gobernar? La triste realidad del futuro presidente

Todo está dicho, los candidatos están híper estudiados, se publicaron encuestas, se hicieron análisis de cada currículo, se comparó la experiencia, la honestidad y el carácter, se investigó a todos sus allegados, se revisó el pasado amoroso, se sacan conclusiones por fotos del pasado, por la relación con los chicos malos y chicos “buenos”… y la gente vota y cree que está siendo un factor de cambio, pero olvida lo fundamental, lo que realmente nos debería preocupar es: ¿será que pueden gobernar? y ¿a quién sirven realmente?

Por Richard Shaw / C4

Los partidos políticos son un club electoral de carácter temporal, intrascendente y reciclable. La vida útil de un partido en nuestro país, termina con la elección ganadora o la vergonzosa cancelación por falta de votos. Hay partidos como UCN, Encuentro por Guatemala, Victoria, Unionistas, URNG; Convergencia y muchos más que se organizan como una forma de vida para los eternos caciques de cada organización. Ellos postulan candidatos, pero no con la idea de ganar, sino con la intención de obtener algunas cuotas de poder, que les permita sobrevivir en la jungla del status quo, a base de negociación de obras, extorsión legislativa, tráfico de influencias y fiscalización selectiva, al servicio de los financistas o “jefes de turno”.

LA MENTIRA DEL PODER

Es falso que al ganar las elecciones se conquista el poder, es falso creer que el nuevo presidente va a mandar, es falso prometer la libertad política de nuestro país. Todo, absolutamente todo, está amarrado cuidadosamente en la red de los poderes fácticos.

DOMINACIÓN SOLAPADA

Los poderes fácticos, como las iglesias católica y evangélica, los sindicatos, las ONG´s al servicio de los intereses políticos de los países donantes, las organizaciones indígenas, la estrategia de dominación por medio de la intervención blanda (soft power), es decir, la dominación económica o injerencia política de los países del primer mundo, el crimen organizado, la burocracia estatal, los sindicatos,  los medios corporativos de noticias, el ejército activo y retirado, los oligarcas organizados nacionales e internacionales, las mafias de los colegios profesionales, el narco, las mafias políticas incrustadas en el Congreso, las cortes y las municipalidades, las universidades corruptas que venden su voto en las elecciones de las Cortes al mejor postor, son poderes que presionan sin piedad al gobernante de turno y por supuesto, a estos mini poderes se suma la incuestionable y todo-poderosa voluntad de los procónsules de la ONU  y de la Embajada de los Estados  Unidos, que son los que hoy llevan de la mano al gobernante.

NI UNO NI OTRO

El margen de maniobra real de un presidente, es muy relativo, sus manos entran atadas desde el primer día. Por ejemplo, en el primer año del nuevo gobierno, el presidente debe acomodar su supuesto Plan de Trabajo a un presupuesto que ya está amañado desde el año anterior en el Congreso, por un grupo de diputados que negociaron la obra geográfica al mejor postor. El nuevo presidente no puede entrar despidiendo a toda la gente, sino que debe crear un empalme entre los que se van y los que llegan, además, mientras la gente aprende las aristas de cada puesto, se pasa el primer año de gobierno. Y, si para colmo el presidente recién estrenado tiene un poder legislativo adverso y con la consigna de obtener protagonismo en base a una oposición destructiva, se garantiza que el poder ejecutivo escasamente podrá cumplir con sus obligaciones básicas de funcionamiento.

Jorge Serrano Elías llegó al poder y enfrentó a un Organismo Legislativo, corrupto y adverso… su frustración llegó al punto de disolver el Congreso. ¿Qué le espera a nuestro flamante nuevo jefe de Estado?

No importa la ideología del gobernante

El que llegue, debe enfrentar a una maquinaria estatal que tiene su propio ritmo y está contaminada por una burocracia que se formó en la escuela del clientelismo y la corrupción.

La telaraña de la resistencia pasiva

Los burócratas han tejido una telaraña de corrupción por años y los artífices de esta madeja de corrupción y de ineficiencia han sido los mismos “corruptores” de siempre, que hoy ven amenazado su control político por el surgimiento de nuevos capitales, tanto lícitos como ilícitos.

APRENDER A JUGAR CON LAS REGLAS DEL JUEGO

Sería injusto pensar que los presidentes electos desde el 1985, no han tenido buenas intenciones o que en su momento no soñaron con un mejor país, como también es muy infantil pensar que ellos actuaron libremente y sin la injerencia de alguno o de varios poderes fácticos.

PALENA PRADIYATE

En la India dicen: “Palena pradiyate” que se traduce algo parecido a: “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7-20)… y esto mismo vamos a evaluar cuando, luego de pasados 5 ó 6 meses, el gobierno electo revele sus primeras medidas de gobierno.

Cada contratación, decreto, permiso, viaje, cena o compra, determinarán el nivel de compromiso del presidente y sus funcionarios.

Guatemala se ha hundido por la infame práctica del clientelismo electoral, en el que los pagos del financiamiento político se cobran por medio de contrataciones, compras sobrevaloradas, tolerancia criminal y tráfico de influencias. Los casos de clientelismo son abundantes y han estado presentes en todos los gobiernos.

No me importan las motivaciones geopolíticas de  los Estados Unidos o de los países donantes, no me importa si hay o no comisionado o pro cónsul, no me importa si el embajador gringo es simpático o prepotente… si su injerencia en el combate a la corrupción da como resultado la depuración de las redes criminales del país y si esto ayuda a que los guatemaltecos que viven en la extrema pobreza, puedan tener una vida digna… pues me toca tragarme el nacionalismo y aceptar que nos ayuden a encontrar el camino de la paz y el progreso social.

Como dijo el famoso líder de la República Popular China Deng Xiaoping  en un discurso (1962) , durante un encuentro del secretario del Partido Comunista Chino: «No importa que el gato sea blanco o negro, mientras pueda cazar ratones, es un buen gato.”  

Qué importa si el gobernante es de izquierda o de derecha, si es pro guerrillero o pro militar… lo que necesitamos es que gobierne bien, que sea honrado, que tenga cintura política para llegar a consensos con todos los poderes fácticos que tratarán de arrinconarlo. La ideología es cosmética, lo que necesitamos es un presidente pragmático con carácter y valores.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube