Hay gastos que no tienen una explicación lógica, si consideramos que vivimos en un país sin infraestructura para la salud, sin carreteras transitables, sin insumos para los hospitales y con escuelas al borde del colapso

Por Luis Humberto Preti

Recientemente, el presidente Jimmy Morales, pidió que la población, además de pagar sus impuestos, done materiales para bacheo.

Una acción como esta nos invita a preguntar públicamente: ¿Señor presidente, en dónde está el control del gasto público?

Hay gastos que no tienen una explicación lógica si consideramos que vivimos en un país sin infraestructura para la salud, sin carreteras transitables, sin insumos para los hospitales y con escuelas al borde del colapso. Gastos superfluos, como por ejemplo:

  1. El Superintendente de Administración Tributaria, don Juan Francisco Solórzano Foppa, autorizó, por medio de La SAT, la compra por un total de Q. 10 millones en vehículos blindados de lujo. ( http://lahora.gt/sat-adjudica-compra-vehiculos-blindados-funcionarios/ ) ¡Y para esto si hay dinero!
  2. CODISRA, la tristemente célebre institución que promueve la confrontación, tiene un presupuesto de Q.10 millones al año, dedicándose a crear más división entre los guatemaltecos, demandando a emprendedoras como ” María Chula”. ¡Y para esto si hay dinero!
  3. La Universidad de San Carlos de Guatemala, tiene un presupuesto de Q 2,000 millones anuales, con deficiencia en las aulas, sueldos desproporcionados y dedicada a promover el socialismo del siglo XXI. Realizando diplomados pro chavistas, con nuestros impuestos. ¡Y para esto sí hay dinero!
  4. La supuesta lucha contra la corrupción del Ministerio Publico, la CICIG y la Procuraduría de los Derechos Humanos, suma otros varios millones más de quetzales al año. Y para esto sí hay dinero!
  5. Otro distractor para mantener a la bola de parásitos, con una agenda ideológica en puestos de gobierno, con la idea de cooptar las instituciones, aplicando justicia selectiva y paralizando la inversión productiva como las mineras e hidroeléctricas, aunada con la triste PDH, que la pasa defendiendo mareros. ¡Y para esto sí hay dinero!

El presupuesto aprobado en el 2016 fue de Q70 mil 796, 305,204.00. Setenta mil setecientos noventa y seis millones, trescientos cinco mil doscientos cuatro quetzales.

Esta cifra, muchas veces no la comprendemos en su dimensión exacta. Pero mírelo de esta forma:

Cada día se gastan Q193 millones

Cada hora se gastan Q8 millones.

Cada minuto se gastan Q134, 690.

Imagínese usted, esto es lo que nos cuesta mantener a estos parásitos ineficientes al día. Todo esto se gasta mientras los buenos guatemaltecos carecen de seguridad, justicia y carreteras.

¿Y para esto sí hay dinero, Señor presidente? El gobierno no puede ni siquiera garantizar la vida de los chapines trabajadores a los que quita su dinero.

Pero a pesar de como ustedes despilfarran nuestro dinero, señor presidente, eso no es lo más preocupante, lo más preocupante es a dónde y a qué extremo se está llevando al país, con políticas no sólo inexistentes, si no que encaminadas a ahuyentar la inversión productiva y el crecimiento económico. Además de abrirle la puerta a sectores ideológicos extremos al seno de su gobierno.

Quisiera equivocarme, pero según escucho de personas de muchos sectores, ya se siente la desaceleración económica en gran escala y estamos empezando a sentir los primeros síntomas de una posible recesión para el 2018.

La Pregunta es: ¿que jodidos va hacer señor presidente?… mejor me siento a orar, pidiendo que Dios nos ampare.