Varios sectores de la población exigen una justica más severa en contra de los delincuentes, sin embargo, existe un vacío legal por la aplicación del indulto. Los guatemaltecos no quieren mantener con sus impuestos a asesinos, violadores y secuestradores y usted amigo lector, ¿Qué opina?

Por Redacción C4

La aplicación de la pena capital, mueve el corazón de los guatemaltecos. Los que han sido afectados por la violencia claman por justicia, mientras que los defensores “light” de los derechos humanos piden compasión para asesinos y violadores.

En medio de esta polémica, el diputado Raúl Romero, ponente de la iniciativa de ley que promueve la reactivación de la pena de muerte, compartió con revista C4 sus apreciaciones sobre el tema.

-Usted ha presentado un proyecto de ley para que se aplique la pena de muerte.  Hay quienes afirman que la pena de muerte no es disuasiva, ¿Qué opina usted?

– La pena de muerte si puede ser un elemento disuasivo, y ya se ha comprobado en muchos países del mundo. En Guatemala debemos mandar un mensaje muy claro al delincuente y a la población en general, de que en Guatemala se respetan y se aplican las leyes. La pena de muerte en sí misma, efectivamente puede no ser un disuasivo, pero en la medida que el delincuente empiece a percibir que realmente la pena la ley se aplica en contra de los delitos que ellos cometen, empieza a ser un disuasivo, porque ellos empiezan a tener  temor y pensar: “si me capturan, me van a castigar”.

-¿Es legal la pena de muerte en Guatemala?

-La pena de muerte está vigente en la normativa legal guatemalteca, actualmente existe y está establecida con mucha claridad en qué casos debe aplicarse y en qué casos no. No la hemos aplicado, porque han habido presidentes que no han tenido ni el carácter de dar o no el indulto para que la pena de muerte pueda ser aplicada. Muchas veces, cuando un padre le dice al hijo: “¡te voy a castigar!, ¡te voy a castigar!”, pero nunca lo hace, se pierde el respeto y la autoridad. Eso se llama reforzar la conducta negativa y es lo que hemos hecho como Estado con el delincuente, reforzar la conducta negativa y la certeza de la impunidad. Vemos que los delincuentes entran con una sonrisa a la cárcel y salen con una sonrisa mayor.

-¿Qué opina de la figura del Indulto Presidencial?

– En mi propuesta, busco reformar el Código Penal para que se elimine la figura del Indulto o Perdón Presidencial. Me parece que es necesario eliminarla de nuestro ordenamiento jurídico para que sean los Órganos encargados de administrar la justicia los que apliquen la pena de muerte o en su caso, la pena de prisión.

-Guatemala firmó el Acuerdo de San José, en el cual se compromete a abolir la pena de muerte. ¿Qué nos dice al respecto?

-La Constitución de la República contempla en su artículo 18 la pena de muerte. La jerarquía es clara dentro del ordenamiento jurídico de Guatemala, no puede reconocérsele ninguna superioridad sobre la Constitución, si no guardan armonía con la misma.

-¿Qué lo motivó a presentar este Proyecto de Ley?

-Hoy mueren más guatemaltecos en nuestro país, que en la época del enfrentamiento armado. En esos años los asesinatos eran selectivos, y hoy todos somos víctimas del crimen organizado y la violencia. No podemos permitir que la delincuencia siga teniendo de rodillas a la población honesta de este país.

-¿Cuál es su opinión con respecto al Sistema Penitenciario de Guatemala?

-Tenemos un Sistema Penitenciario que no rehabilita al privado libertad. Las cárceles son universidades del crimen. Desde los centros penitenciarios se coordinan la mayor parte de extorsiones, asesinatos, secuestros. Están ahí precisamente las bandas y los cabecillas de las bandas que organizan todo el chantaje, toda la extorsión y todos los delitos que se están llevando a cabo en nuestro país.

Es importante buscar descongestionamiento del Sistema Penitenciario, para eso ya se aprobó la Ley del Control Telemático, que permitirá el uso de brazaletes electrónicos y otros dispositivos para reos.  Muchas personas que son culpables de delitos menores podrán estar en arresto domiciliario, bajo el control del Estado, sin necesariamente llevarlos a centros penitenciarios, donde se van a mezclar con pandilleros, extorsionistas y secuestradores.

-¿En qué etapa va la Iniciativa de Ley presentada?

-Actualmente, estamos esperando el dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales. Esperamos que sea favorable para así empezar a analizarla en el pleno. Debe existir la voluntad política para darle la cara a la población y fijar una posición ante este clamor. Estoy convencido de que la población quiere la pena de muerte.

Tomás Cerrate Hernández y Amílcar Cetino Pérez, de la banda Los Pasaco fueron los primeros en ser ejecutados por inyección letal. La pena de muerte tiene muchos opositores, incluso la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dice que reactivarla sería un retroceso.