0 7 mins 5 meses

En el tema de los materiales de construcción hay que tener mucho cuidado pues la calidad puede variar y poner en riesgo la calidad de la obra.

Por Alan Mackenzie / Redacción C4

Desde hace algún tiempo empezó a circular cemento de baja calidad y cemento de contrabando que se comercializan a muy bajo precio, que reportó baja calidad. Estamos hablando del cemento de origen asiático, que venía, aparentemente, a precio accesible pero su tiempo de fraguado, su calidad, su humedad, no eran apropiadas. Esto causo la reacción de varios empresarios y constructores al punto de que recientemente se publicó en varios medios de comunicación la denuncia realizada por miembros de la industria cementera de Guatemala que manifestaron su preocupación por el ingreso de cemento de origen asiático, el cual no cumple con las normas de calidad, debido a que no presenta la fecha de fabricación ni caducidad en el empaque.

El empresario explicó Roberto Díaz-Durán, representante de la industria cementera de Guatemala comentó que: “A lo largo de 2019 y 2020 hemos visto un repunte en las importaciones de cementos provenientes de Asia. Entran vía marítima por Puerto Quetzal y Puerto Santo Tomás de Castilla o Puerto Barrios”,

Es importante señalar que es el Ministerio de Economía (Mineco), por medio de la Comisión Guatemalteca de Normas (Coguanor), indica que el cemento se debe comercializar hasta dentro de un plazo de 60 días después de su producción y empaque. Pero en el producto importado tiene hasta ocho meses de haber ingresado al país, según análisis.

Sobre los riesgos de usar materiales de bajar calidad Días-Duran señaló que: “En el caso del cemento una de sus características es que es “perecedero” y sus componentes reaccionan con la humedad lo que produce una pérdida de sus características y resistencia. Este producto se comercializa en la construcción informal, además varios alcaldes lo han adoptado porque les sale barato, pero pone en riesgo la calidad de las obras y la seguridad de los usuarios”

Sube la importación y también el peligro

El producto proviene de países como Vietnam y Turquía, y es importante señalar que en años anteriores también venía desde China.

Hasta noviembre de 2020 se importaron US$68.5 millones de cemento. Solo de Turquía y Vietnam fueron alrededor de 556 mil toneladas, equivalente a US$48.5 millones, según datos del Banco de Guatemala. En 2019 se importaron US$64.1 millones, mayor a 2018 cuando fueron US$43.9 millones. 

El país tiene un consumo de 3 millones de toneladas al año y una capacidad de producción arriba de 5.5 millones de toneladas.

Control de Calidad:  en lo que se refiere al cemento y el ente encargado de verificar su calidad es el Instituto del Cemento y del Concreto de Guatemala.  Esta institución debe  garantizar la calidad del cemento y así cuidad de la seguridad de los usuarios

Para conocer el comentario de un distribuidor nos acercamos con un empresario que se dedica a la comercialización de materiales de construcción quien nos dijo: “Realmente el origen de procedencia de estos materiales no es lo que se pone en tela de juicio sino que los empresarios que lo están comercializando este cemento, no tienen la experiencia, la logística y la infraestructura necesarias para poder manejar estos productos.

En el caso del cemento este es un producto que se activa con la humedad y es obvio que un barco que venga desde Asia pasa hasta más 30 días en el mar, sumado a esto, se almacena en zonas portuarias que están en contacto con la humedad del mar y para los que vendemos cemento el tiempo de caducidad es muy importante ya que eso lo debe conocer el cliente.  Mucha gente no lo sabe y de eso se aprovechan, pero hay que están atentos pues el cemento tiene fecha de vencimiento. En el caso del cemento chino hay que tener cuidado pues ha estado expuesto a condiciones de humedad que lo hacen grumoso y a veces llega como pura piedra.

El importador chanchullero, no se arriesga a perder y cuando se da cuenta que el producto pierde su calidad, empieza a rematarlo y lo vende muy barato con tal de recuperar su inversión.  Lo peor es que con ese cemento se produce un block, se produce una loza, se pega un piso.  Ahora bien estos problemas no solo los tiene el cemento sino que también se ve hierro, block y herramienta que es de muy mala calidad.” Termino diciendo este distribuidor que prefirió guardar su anonimato.

Protección al consumidor

Cuando analizamos este tema se llega a la conclusión de que las instituciones encargadas de proteger al consumidor como la DIACO y el Ministerio de Economía deben cuidar al consumidor.

Creo que cualquiera puede venir y comercializar el cemento, hierro, o block pero para hacerlo debe cumplir con las regulaciones de calidad que garantizan la seguridad de los consumidores.

La Contraloría General de Cuentas debe supervisar la calidad si la construcción es de uso del Estado,

Responsabilidad profesional

Los constructores deben ser supervisados pues hay muchos proyectos privados que en su afán de ahorrar sacrifican la calidad de los materiales.

Vivimos en una zona con un nivel alto de peligro sísmico y las tragedias que ha se han vivido en nuestro país son lecciones aprendidas que dan la pauta para entender lo vital de tener una construcción solida y de buena calidad.

Surgen varias preguntas con respecto a este tema:  ¿por qué la gente se arriesga comprando barato, pero con de mala calidad? ¿Quién regula la calidad de los materiales de mala calidad, tenemos hierro de mala calidad?  Y a nivel de construcciones públicas, ¿será que la Contraloría de Cuentas, revisa este tipo de anomalías?

Esta imagen es parte de una campaña de prevención de accidentes realizada en Perú.

Proceso de evaluación de los niveles de calidad del cemento

Grietas, poca resistencia y bajo rendimiento en obra son algunas de las consecuencias de usar cemento de baja calidad.