home El Barbero, Tema Central Quiero hablar de los “canallas”

Quiero hablar de los “canallas”

Muy buen día tenga su merced, quisiera hablar hoy de la belleza de unos ojos o del cielo despejado de esta mañana o de un bello atardecer junto al mar, pero usted me disculpará, pues hoy le hablaré de “canallas”.

Por Sidney Shaw

El canalla, por definición, es un tipo ruin y despreciable, esa es por así decirlo, la etiqueta, sin embargo, también entre los canallas hay clases, canallas de cuello blanco, de sotana, de bota militar o policíaca; los hay también de los que se enfundan en grandes y elocuentes discursos, gráficas contundentes, frases hechas, sonrisas de comercial o de vendedores de tiempo compartido.

No voy a entrar en detalle en esa clase de granujas, pues el respetable los tiene bien identificados. Les hablaré de los canallas cotidianos, esos que parece que se maquilan en serie en grandes fábricas de canallas. Son casi imperceptibles hasta que hablan o hasta que actúan y se les puede identificar. Se les encuentra fácilmente si uno repasa la lista de conocidos o de vecinos que nunca miran de frente, si se encuentran solos. Esos que tienen propensión a abusar de los otros, pero jamás lo harán frente al que consideran fuerte. Vociferan, calumnian, disparan, repiten frases que les parecen contundentes, vistas en los grandes diarios, televisión y revistas del corazón.

Muchos de estos canallas no tienen un color partidario o una ideología precisa, ni siquiera religión, pero usted los puede oler sin dificultad porque a todos ellos los canalliza el miedo.

Los canallas viven con miedo

Miedo a pensar, miedo a despertar mañana sin las pocas migajas que recogen, miedo a que el jefe no les dé una palmada en el hombro o que, algún día, a punta de arrastrarse, puedan llegar a ser como los grandes canallas. Esos canallas respiran miedo, orinan miedo, hablan y piensan miedo, infunden miedo y, cuando la razón o el valor se imponen, llegan junto al vencedor y dicen zalameros “en el fondo siempre estuve con ustedes”.

Dicen los doctores, y los que saben de estas cosas, que cualquiera puede canallizarse, todo es cuestión de dejar que el miedo se apodere de tu palabra, de tu mirada y del tun tun (latidos) del corazón.

Y usted ¿cuánto miedo tiene hoy?

Sidney Shaw trabaja como Arquitecto y constructor, en su tiempo libre se desempeña como analista político con mucha actividad en la redes sociales.

Los canallas están por todos lados, en la política, en el cine, en la lucha libre, son los protagonistas de cientos de libros. En su colonia, en la alcaldía y son tantos, que hasta tienen su propio restaurante.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube