Las protestas populares tienen como objetivo influir en la agenda política del gobierno, sentar un precedente de rechazo y algunas veces hasta derrocar a un presidente. ¿Qué tanto se logró con la última concentración en la plaza?

Por: J Russell / Guatemala Chronicle

Los Guatemaltecos fueron convocados inicialmente a una paro nacional para el 20 de septiembre, luego los organizadores de la sociedad civil y aliados políticos se dieron cuenta de la escaza respuesta a este llamado al paro y cambiaron sus planes para solo hacer una marcha de protesta, que aunque me duele mucho decirlo, resulto ser un fracaso y no lograron sus objetivos por las siguientes razones;

 

  1. Cuando se monta una MANIFESTACIÓN masiva a nivel nacional, es necesario tener la voluntad y el compromiso de mantenerlo hasta que se logren los objetivos.

 

  1. La MANIFESTACIÓN de miércoles 20 de septiembre, carecía de liderazgo y de un líder o personaje central, que vociferara de manera clara, las exigencias y demandas de los manifestantes.

 

  1. Los MANIFESTANTES carecían de voluntad y de compromiso hacia su causa, aunque era justa. Pensaron que salir a las calles como que fuera una “fiesta cívica” para “celebrar el martirio de algún Santo desconocido”, sería lo suficiente para desarraigar a los congresistas corruptos de sus guaridas.

 

  1. Los Congresistas y sus asesores analizaron correctamente la “falta de voluntad y compromiso” de parte de los MANIFESTANTES y esperaron que sus ánimos se abatieran.

 

  1. Con la puesta del sol, los MANIFESTANTES “indignados” prefirieron regresar a sus casas a “cenar” y se “refugiaron” bajo la oscuridad.

 

  1. Animados por la debilidad de los MANIFESTANTES, el día siguiente los corruptos volvieron a darle un gigantesco “FUCK YOU” a la población, burlándose del “esfuerzo tibio” de los MANIFESTANTES.

 

  1. Claramente, las varias agrupaciones de ciudadanos que buscan una Guatemalamejor y quieren deshacerse de los corruptos, carecen totalmente de asesores que saben cómo implementar MANIFESTACIONES con propósito y tácticas que les den los resultados que desean.

 

  1. Además, para lograr estos objetivos, los guatemaltecos tendrán que aprender que les va a costar confrontaciones duras, desagradables y en algunos casos violentas, para deshacerse de los corruptos, porque con sonrisas, amabilidad y “mutuo respeto”, no lograrán nada.

 

En las batallas políticas lo que importan son los resultados cuantificables y en el caso de la protesta del miércoles de septiembre, los errores en la MANIFESTACIÓN nos indican que fue un “fallo total”, que solo ha servido para crear chistes sobre los “20 tuiteros” y envalentonar aún más, a los corruptos y a las agrupaciones de extrema derecha.

Los asistentes llegaron, gritaron, insultaron, provocaron, se desahogaron, se tomaron selfis para el Facebook, se disfrazaron, lavaron su culpabilidad cívica pero, el resultado se diluyo y no paso nada.

 

 

Jhon Roussell: Analista político, periodista y músico, Nació en Nueva Zelanda, y ha vivido en Guatemala desde niño. Se considera a sí mismo como un francotirador de la comunicación, actualmente dirige el periódico digital www.guatemalachronicle.com

 

 

En esta fotografía aparecen los representantes de varias organizaciones civiles y autoridades de la Universidad de San Carlos de Guatemala, que se encargaron de la convocatoria