Lamento Chapín

La amenaza del “socialismo”, o mejor dicho de un populismo que arremete contra el emprendimiento, la propiedad privada y avasalla con impuestos a los honrados y dignos guatemaltecos, no cesará, con corruptos en el Congreso, ni pusilánimes o títeres en la presidencia…

Por Cesar García

Los WhatsApp anti Chávez y anti Maduro, fluyeron profusamente durante varios años; luego les llegó el turno a los anti Ortega. Poco antes de la corriente -chapina- anti Ortega que se manifestaba, a partir de la obvia represión en Nicaragua que implicó muertos, muchos heridos y presos políticos… a nadie le importaba la falsa dictadura “democrática” encarnada en la figura del impresentable, ignorante y criminal ex sandinista. Es más, fue invitado de honor -por los presidentes de las cúpulas empresariales de Centroamérica- a la cumbre de empresarios de Iberoamérica que recientemente se celebró en La Antigua Guatemala, sin pena ni gloria y con los fachosos presidentes istmeños, quienes actuaron como ridículos súbditos de un rey que hace mucho ya no tiene injerencia en América, pero al que ven como semidiós.

La oleada de WhatsApp, con los que ilusos y pusilánimes, creen “hacer patria”, ahora ha mutado y se dedica a vilipendiar al presidente electo mexicano, Andrés Manuel López Obrador -AMLO- a quien se le atribuye, desde la depreciación del peso, hasta el pánico de inversionistas, lo cual es francamente tendencioso y exagerado, pues el hombre no ha hecho nada más que hablar… hasta ahora; además el peso mexicano observa una depreciación sostenida y anterior a las elecciones que lo declararon victorioso. Todas estas comunicaciones “anti comunistas”, “pro capitalistas” o como quieran denominarse, intentan sembrar terror en los guatemaltecos, para que nos “cuidemos” de la izquierda, porque ésta puede empobrecer al país.

Y así van los guatemaltecos -pensantes- por la vida, preocupados de Venezuela, Cuba, México, Nicaragua y hasta Argentina. Parecen pensar ellos -muchos incluso amigos y conocidos que respeto y valoro- que Guatemala está mejor que México, mucho mejor que Cuba y más a salvo que Argentina. Uno de estos pensantes chapines, me mandó un WhatsApp hace pocos días, celebrando el “triunfo de la derecha” en el Congreso y comentaba “Se salvó el Congreso… hay esperanza”. Es decir, hay gente -pensante- gente trabajadora, empresarios de bien y líderes de sus respectivos gremios, pensando y creyendo que “el fin justifica los medios”; de esa cuenta gentuza como la que hoy -en su mayoría- lidera el Congreso, es vista con agrado, admiración y es calificada como “salvadora” de amenazas que -según estos pensantes- traerían consigo a Guatemala, a: Maduros, Chávez, Castros, Ortegas, etcétera. Es decir, desde la perspectiva de estos pensantes “anticomunistas” que ven hoces y martillos en todas partes, Guatemala está en mejores manos, bajo la conducción de Jimmy Morales que con cualquiera de los citados facinerosos tristemente célebres… yo lo dudo y mucho.

Nicaragua -a través del corrupto gobierno de Ortega– logró atraer más inversión que Guatemala; por medio de un modelo cuadricular socialista, de control de cuadras y zonas, logró erradicar casi por completo la criminalidad en sus calles, luego vinieron los abusos y el modelo nicaragüense que caminaba -a la perfección- de la mano de la pareja Ortega y empresarios -muy conocidos- corruptos centroamericanos, llegó a su punto de inflexión, por exceso de confianza, abuso y el ascenso formal al poder de la hoy vicepresidente. Los gobiernos de Chavez y Maduro, fueron consecuencias de muchos gobiernos sucesivos como los de Morales y sus antecesores -también- amorales. Los Kirchner, como en su día lo fueron los Perón, de igual forma, resultaron ser consecuencia de gobiernos corruptos que abusaron del poder y segregaron a las mayorías, olvidándose de la necesaria atención de la miseria e ignorancia. Los Castro en Cuba, fueron un experimento que le salió mal al Súpra Poder, cuando decidió que Batista era insostenible en el cargo, justamente porque la miseria y agobio desbordado de las mayorías habría que atenderlo de alguna forma. En todo caso, pese al fracaso socialista Castrista, hoy -paradójicamente- para cualquier inversionista de primer mundo, resulta mucho más atractivo invertir en Cuba, México y Nicaragua que en Guatemala. Ello confirma que nuestra clase “pensante” va a morir engañada, si cree que el sostenimiento de regímenes de idiotas y corruptos, como los que hemos tenido, tienen algo de bueno o evitarán que llegue el totalitarismo y la dictadura. Guatemala -ojo- ha vivido la peor de las dictaduras por siglos y ello nos hace uno de los países más retrasados -humanamente hablando- del mundo y el que “ostenta” el primer lugar en desnutrición crónica infantil de toda Latinoamérica… incluido Haití.

La amenaza del “socialismo”, o mejor dicho de un populismo que arremete contra el emprendimiento, la propiedad privada y avasalla con impuestos a los honrados y dignos guatemaltecos, no cesará, con corruptos en el Congreso, ni pusilánimes o títeres en la presidencia… tendrá ocasión de cesar y hasta morir, una vez, se atiendan las prioridades de nación, expresadas en los tres primeros postulados Constitucionales. Ninguno de los pensantes -enviadores frenéticos de WhatsApp- ha protestado, porque los diputados ladrones, sinvergüenzas y cínicos, estén aprobando más y más gasto; un presupuesto desfinanciado, para sobornar a terroristas como Joviel Acevedo y gentuza de la misma especie… lo importante -piensan los pensantes- es que reine la “derecha”… olvidan que la “derecha” mal entendida, es decir la que se basa en privilegios, no promueve crecimiento económico, pero si miseria y descomposición social… indefectiblemente lleva a la izquierda radical.

A este fenómeno de pensantes que no piensan y menos quieren actuar, viene una necesaria redundancia: Lo mismo que nuestros pensantes hoy piensan, pensaron los pensantes pre Chávez, pre Castro, pre Kirshner, pro Ortega… cuando apoyaron a idiotas, pusilánimes, corruptos y amorales que les garantizaban su statu quo… cosa que no lograron hacer. La miseria sostenida y creciente, la marginación perenne, el hambre generalizada, la desnutrición agobiante y la inconformidad rampante, es la fórmula idónea de la bomba social que pronto les estallará en la cara… salvo que estadistas, decentes, morales y aguerridos, actuen para rescatar el país, tomado -desde siempre y cada vez más- por los criminales de peor calaña ¡Piénselo!


Cuando apoyaron a idiotas, pusilánimes, corruptos y amorales que lesgarantizaban su statu quo… cosa que no lograron hacer. La miseria sostenida y creciente, la marginación perenne, el hambre generalizada, la desnutrición agobiante y la inconformidad rampante,es la fórmula idónea de la bomba social que pronto les estallaráen la cara…

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube