La revitalización de centros históricos

CentroHistorico

 

Por Aníbal Chajón

Cada población cuenta con edificios antiguos construidos en el pasado.  El que ha cobrado más notoriedad es el de la ciudad de Guatemala, en especial, la emblemática Sexta Avenida.

 

(Ubicado en la 10 calle y 6 av. de la zona 1) que apareció en el Libro Azul de Guatemala, una publicación editada por el gobierno de Guatemala en 1915 con fines turísticos y para promover la inversión estadounidense en el país.  Sin embargo, el solar había ocupado, en el siglo XVIII, la residencia de una de las familias más acomodadas de la época, la de Cayetano Pavón.  Cuando la capital estaba en el valle de Panchoy, los Pavón tuvieron una casa en el barrio de Santo Domingo, parte del actual hotel Casa de las Mil Flores.

 

Debió ser una construcción imponente.  No pudo ser menos cuando se produjo el traslado al valle de La Ermita.  Sin embargo, de esa mansión no quedan restos.  Como todas las casonas de la élite, en 1829 debió ser saqueada por las turbas que dirigió Francisco Morazán, tomando en cuenta que los Pavón fueron conservadores y, por lo tanto, enemigos políticos de liberal hondureño.  Frente a ella, pasaron las tropas victoriosas de los liberales en 1871.  En 1880 se estableció allí el Diario de Centro América.  Con la política bancaria de los liberales, creada con la finalidad de promover las exportaciones, surgió el Banco Internacional, de capital privado, que levantó su propio edificio en el antiguo solar.  De esa estructura, de dos pisos, con decoración historicista, que tenía columnas dóricas en su ingreso principal, se perdió la planta alta por los sismos de 1917 y 1918.  Para 1920, el edificio había sido reparado, pero sin la parte superior.

 

Continuó como sede bancaria en 1924, cuando, en el ingreso sobre la 10ª calle, se estableció la Caja Reguladora, una entidad estatal destinada a controlar la devaluación del peso, ocasionada por las desacertadas medidas económicas del gobierno de Manuel Estrada (1898-1920).  Poco después, cuando se creó el Quetzal como moneda nacional, el edificio alojó al Banco Central.  Este banco era de capital privado, pero responsable de la emisión monetaria.  La crisis económica iniciada en 1929 puso en problemas a varios bancos, como el Colombiano, por lo que fue absorbido por el Banco Central y las instalaciones de las entidades fusionadas se trasladaron al local del Colombiano, en la 7ª Avenida y 9ª calle, en 1933.  Así, la antigua construcción bancaria se convirtió en local comercial.  Ese mismo año, alojó a la farmacia La Providencia, cuyo propietario era Ramón Guzmán.  Fue en ese momento cuando se le colocaron las guirnaldas y coronas decorativas que posee la fachada, de clara inspiración modernista.  Guzmán adquirió mobiliario de lujo para la farmacia, que se convirtió en punto de referencia en la principal avenida capitalina.  Los tiempos pasaron, ocurrió el incendio de La Paquetería, en 1967, ocasionado por la guerrilla y la vía dejó de ser atractiva para las élites que le habían hermoseado por tantos años.  Así, se establecieron otros comercios.  Aún en sus últimos años, estuvo el almacén Magda, la foto Serra y otros comercios importantes.  Pero la opulencia había dejado la Sexta.

 

En la segunda mitad del decenio de 1980, el área se convirtió en espacio para el comercio informal y los propietarios de almacenes abandonaron el lugar.  Al finalizar el siglo XX la construcción estaba cerrada, sus hermosos muros estaban enmoheciéndose y con plantas que amenazaban destruir la unión de sus mampuestos.  Desde hace varios meses, la casona está en reconstrucción.  Existen rumores de que pronto se instalará allí el local de una cadena de comercios de alimentos.  Esperamos que sea cierto, que la Sexta Avenida recupere una de sus obras arquitectónicas más valiosas y sea digna, otra vez, de figurar en un nuevo Libro Azul que promueva el turismo a este Centro Histórico que ha visto configurar la Guatemala del presente, para goce de las generaciones del futuro.

Los tiempos pasaron, ocurrió el incendio de La Paquetería, en 1967, ocasionado por la guerrilla y la vía dejó de ser atractiva para las élites que le habían hermoseado por tantos años…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube