home Actualidad, Cultura, Motivacion, nuevo tema La Perseverancia ayuda a triunfar

La Perseverancia ayuda a triunfar

perseverancia1

La Perseverancia ayuda a triunfar

 Muchas personas creen que el triunfar tiene que ver más con estar en el lugar debido en el momento apropiado que con la perseverancia. ¿Será cierto eso? ¿Qué tanto interviene la suerte y qué tanto es nuestro esfuerzo?

Juan Carlos Del Cid

Hace más de quince años, un misionero perteneciente a los Testigos de Jehová me regaló una revista que guardé por años y que contenía una profunda reflexión bíblica sobre “la perseverancia”, hoy se las comparto y espero que los impacte tanto como a mí.

“Los medios de comunicación están llenos de frases publicitarias cuyo mensaje subliminal es que, con el mínimo esfuerzo y sólo un poco más de dinero, puede conseguirse casi todo lo que se desea. En los periódicos no dejan de aparecer historias de triunfos repentinos y de jóvenes empresarios prodigio que ganan millones de dólares poco después de graduarse.

El columnista Leonard Pitts se lamenta: “En una sociedad obsesionada con la imagen, parece demasiado fácil. […]Parece algo que cualquiera podría lograr con solo entender el truco, tener la habilidad o recibir ayuda divina”.

¿Qué es la perseverancia? Perseverar significa “mantenerse firme o constante en la realización o continuación de una cosa’’ implica proseguir con decisión ante la adversidad, ser tenaz, no darse por vencido. La biblia pone por relieve la importancia de la perseverancia. Por ejemplo, nos da los siguientes consejos: ‘’sigan pues, buscando ’’, ‘’sigan tocando y se les abrirá’’, “perseveren en la oración’’ y ‘’adhiéranse firmemente a lo que es excelente’’

(Mateo 6:33; Lucas 11:9; Romano 12:12; 1Tesalonicenses 5:21).

Un aspecto importante de la perseverancia, es hacer frente a los reveses que inevitablemente se sufrirán. Proverbios 24:16 dice: « Puede que el justo caiga hasta 7 veces y ciertamente se levantará”. En lugar de rendirse cuando se presente una dificultad o se presente un fracaso, quien persevera, se levanta, sigue adelante y lo intenta de nuevo.

No obstante, muchas personas no están preparadas para afrontar las dificultades y los fracasos que pudieran seguir. Como nunca han desarrollado el deseo de perseverar, se dan por vencidos fácilmente. “Muchos reaccionan ante el fracaso de un modo perjudicial para sí mismos-observa el escritor Morley Callaghan-. Se auto compadecen, culpan a todo el mundo, se amargan […] se rinden”.

Es lamentable que se reaccione así. ‘’nos olvidamos que hay razones para sufrir pruebas penosas, que en la adversidad puede haber algo de valor. ¿De qué se trata?” Concluye: “Aprendes que lo fracasos no son fatales, que los reveses no son eternos. Te ayuda a ser más profundo, te prepara para afrontar otras situaciones”. La biblia dice sencillamente: “Por toda clase de trabajo afanoso, llega a haber una ventaja “(Proverbios 14:23).

Por supuesto, no siempre es fácil volver a empezar tras un revés. En ocasiones, nos topamos con obstáculos que tal vez parezcan resistir todos los intentos por superarlos. En lugar de acercarnos a la realización de nuestros objetivos, parece que nos alejamos de estos más y más. Puede que nos sintamos abrumados e incapaces de continuar, y que nos desalentemos hasta deprimirnos (Proverbios 24:10), pero la biblia nos anima: “No desistamos de hacer lo que es excelente, porque al debido tiempo cegaremos” (Gálatas 6:9).

¿Qué nos ayuda a perseverar?

El primero paso para perseverar en el camino elegido, es fijarse objetivos asequibles y que merezcan la pena. El apóstol Pablo entendía, sin duda, este punto. Dijo a los Corintios: “La manera como estoy corriendo, no es incierta; la manera como estoy dirigiendo mis golpes, es como para no estar hiriendo el aire”. Pablo sabía que si quería que sus esfuerzos dieran fruto, necesitaba objetivos claros, como el corredor que centra su atención en cruzar la línea de meta. “¿No saben ustedes que de todos los que participan en una carrera, sólo uno recibe el premio? Corran de tal modo que lo alcancen”, fue la exhortación que dio a aquellos cristianos (1 Corintios 9:24, 26). ¿Cómo podemos hacerlo?
“El sagaz considera sus pasos”, dice proverbios 14:15. Es prudente reevaluar de vez en cuando nuestras estrategias en la vida, y preguntarnos hacia dónde nos dirigimos y si hemos de hacer algunos cambios es de capital importancia, tener muy claro qué deseamos lograr y por qué. Nos sentiremos menos dispuestos a renunciar, si no perdemos de vista nuestro destino final. ‘’ En cuanto a tu ojos, directamente adelante deben mirar’’, no exhorta el proverbio inspirado, pare que ‘’puedan establecerse firmemente todos tus propios caminos” (Proverbios 4:25,25).

Una vez identificados los objetivos, el siguiente paso es analizar cómo proceder para alcanzarlos. Jesús preguntó: “¿Quién de ustedes, que quiere edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo suficiente para completarla? (Lucas 14:28). En conformidad con este principio, un experto en salud mental hizo esta observación: “Una de las cosas que he notado sobre quienes triunfan, es que perciben claramente la relación entre causa y efecto en su vida. Las personas que triunfan, han notado que si desean algo, han de hacer lo necesario para conseguirlo”.

¿Quién de ustedes que quiera edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo suficiente para completarla? (Lucas 14:28)

Leído en “La Atalaya”: http://wol.jw.org/en/wol/d/r4/lp-s/2000081 / adaptación de C4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube