0 7 mins 11 meses

La politóloga guatemalteca Gloria Álvarez, participo en una entrevista para la cadena de noticias CNN, durante la cual abordo los temas del populismo, la visión socialista de la economía y la educación.

Por Redacción C4

En las páginas de nuestra revista usted podrá encontrar las propuestas ideológicas de todos los sectores, motivo por el cual hoy les compartimos un extracto de la entrevista realizada a la activista libertaria Gloria Álvarez, esperando que sea un aporte al foro de  discusión de ideas en nuestro país.

¿Qué se pretende lograr con el apoyo o “limosna populista”? ¿Se busca obediencia, control o desarrollo?

-La limosna ideológica, es: el populista primero te corta las piernas, luego te da unas muletas y te obliga a agradecerle por esas muletas que te dio, después de que te dejó sin piernas. Eso es lo que ha pasado, ahora, de culpar a la población, no, responsabilizarla, sí, porque Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Evo Morales, los Kitchner, Lula da Silva, Rafael Correa, Daniel Ortega y, próximamente, Nahib Bukele, en el Salvador, todos, del foro de Sao Paulo y del socialismo del siglo XXI, llegaron democráticamente, o sea, la gente los votó y ahí si hay una responsabilidad por parte de las poblaciones latinas que siguen creyendo que papá gobierno está para ser Santa Claus y no para ser un arbitro que vigile que haya igualdad ante la ley.  ¿Por qué se ha llegado al punto donde hay que regalar comida en Venezuela y eso es lo que la gente aplaude? porque se acabó el Estado de Derecho, se acabó la igualdad ante la ley, se hizo prohibida la propiedad privada, entonces, si tú le quitas a los ciudadanos las maneras de ellos poder producir para pagarse su propia comida, por supuesto que, cuando ya los tienes famélicos, van a aplaudir como focas, cualquier alimento que les tires, porque se están muriendo de hambre. 

Si los latinoamericanos no reflexionamos en que somos nosotros, no yo, individualmente, pero muchos, la gente que ha votado y ha puesto en ese lugar, democráticamente, a esos líderes populistas, pensando que la labor de un gobierno es la de ser Santa Claus, si no hacemos esa reflexión, vamos a seguir como péndulo, entre populistas de derecha, como Bolsonaro, a populistas de izquierda, como Nicolás Maduro.  Y, en esos hartazgos sociales, cada vez, quien pierde, es la población.  Por eso, mucha de esa población, se larga a Estados Unidos.

 Desgraciadamente, huyen del síntoma, pero se llevan la enfermedad con ellos y empiezan, también en Estados Unidos, a malacostumbrarse a votar por políticos que les ofrezcan eso.  Precisamente el populista, que lo que quiere, es a la gente ignorante, entonces es absurdo que las poblaciones latinoamericanas sigan esperando su educación, por parte de un populista que los que los quiere es ignorantes y brutos para poderlos manipular con una gallina, con un pernil o con una lámina de zinc.

Desde México hasta la Argentina, todos los sindicatos marxistas que tienen cooptada la educación estatal latinoamericana, se roban hasta el 93% del presupuesto de educación, como en el caso de mi país, Guatemala, donde el sindicalista Joviel Acevedo, sindicalista por más de 20 años de estar enquistado en el poder, se roba 0.93 de cada Quetzal que van para educación.  Y ahora que la CICIG salió de Guatemala, por cierto, ni una sola investigación contra Joviel Acevedo, que es uno de los dictadores más perennes que tenemos en el país.  Entonces, no hay educación porque la gente en América Latina, en lugar de poner su educación en sus propias manos y utilizar recursos tecnológicos, sigue esperando que el mismo populista que los quiere ignorantes, los eduque.  Eso nunca va a pasar.

¿Qué nos puede decir de la desigualdad?

-La desigualdad más desgraciada que tenemos en América Latina y que crucifica a los pobres a seguir en la pobreza, es la desigualdad ante la ley.  Nos tienen mareados con este cuento de la desigualdad material, como que si algún día, cuando todos tengamos la misma cantidad de objetos materiales, vamos a ser personas éticas y eso realmente, no tiene ningún sustento.

Hay gente millonaria, como los narcos, que todos los días violan derechos individuales y hay gente muy pobre, que nunca, por estar en pobreza, ha violado la vida, la propiedad y la libertad. Entonces, la verdadera desigualdad que nos tiene mal en América Latina, es la de la ley. La falta del Estado de Derecho.  Si tu naces pobre en América Latina, la verdad es que, aunque la ley esté de tu lado, te pudres en la cárcel porque no tienes el dinero para pagarle a un abogado y sobornar al juez para que te saque de ahí. Y si naces de cierta clase social, la ley es una sugerencia, el típico «usted no sabe quién soy yo», «usted no sabe quién es mi papá» y esa desigualdad ante la ley, es la que hace que los latinoamericanos migren a países menos socialistas, como Estados Unidos, no buscando que les regalen den cosas gratis, sino que los dejen trabajar.

Si naces pobre en América Latina, la verdad es que, aunque la ley esté de tu lado, te pudres en la cárcel porque no tienes el dinero para pagarle a un abogado y sobornar al juez para que te saque de ahí.