0 10 mins 1 año

“Los actuales magistrados se están desempeñando sus cargos de manera ilegal. Los plazos constitucionales se han vencido y el sistema de justicia se encuentra en un mal momento” comentó   el diputado Armando Castillo, tercer vicepresidente del Congreso de la República. Durante una entrevista realizada en el programa Conexión GT, el congresista señaló los orígenes, fallas maliciosas y posibles soluciones a este tema-

Por Alan Mackenzie /  C4

Se está señalando constantemente al Congreso de la República, de un retraso malicioso en la elección de las Cortes. ¿Qué está pasando? ¿Por qué se pone en los primeros puntos de la agenda? ¿No quieren cambiar magistrados? ¿Qué esta pasando?

-Si se pone en primer punto de la agenda el tema de las Cortes, es tan largo, que nos puede llevar hasta 2 años, como ya lo he dicho en otras oportunidades, por la manera en que la Corte de Constitucionalidad ordenó que se hiciera a viva voz y uno por uno. Si lo ponemos en primer lugar de la agenda, en esa reunión ya no tocaríamos otro punto porque no alcanzan las horas para agotar el tema de Cortes.  Y en la siguiente reunión, igual.  Nos iríamos mes tras mes, sin tocar los temas de coyuntura, los que le interesan a la población. 

Por ejemplo. En una de esas reuniones en las que la oposición pretendía que entrara a discusión el tema de Cortes, lo primero que se habló fue del tema del adulto mayor, se habló de temas importantes, ahorita está lo de un préstamo de la Universidad de San Carlos que está a punto de perderse si no se hace un cambio y muchas situaciones que se tienen que dar.  Entonces, no es que se ponga de último, se pone 2 o 3 puntos que son importantes conocer, y luego el tema de Cortes, porque nosotros debemos elegir. 

Somo muchos los diputados nuevo y nosotros llegamos al minuto 90 de este partido, un partido que ya estaba perdido. La institucionalidad de Guatemala ya había perdido este partido porque se debió corregir ese modelo de elección, a través de las comisiones de postulación, desde hace 8 o 10 años y lo que está pasando ahora, sabíamos que iba a pasar. Y el momento llegó. Nos tocó a nosotros, que por primera vez llegamos aquí, y debo aclarar que no queremos ni beneficiar ni perjudicar a nadie.

A nosotros nos llegó un listado de la Corte Suprema, de 26 “aspirantes”, porque así dice la ley.  Nosotros debemos elegir de esos 26.  Ahora, una bancada propuso que quitemos a algunos que tienen señalamientos, ok, supóngase que sean 10, por ahí anda el número.  Queda una lista de 16. Si nosotros elegimos de una lista de 16, estaríamos actuando en contra de la ley que dice que debemos escoger entre una lista de 26.  Entonces, si se quitan esos 10, se tiene que convocar a nuevas comisiones de postulación para que elijan a los que van a reemplazarlos y traerlos.  Pero resulta que las comisiones de postulación ya no existen.

Hay casos, por ejemplo, un aspirante, Flores Divas, renunció.  Mandó su carta de renuncia y ya no quiere participar.  Era uno de los 26, es el hermano del diputado Jairo Flores. No le podemos aceptar la renuncia, aunque él lo pida porque entonces el listado nos quedaría de 25. Además el Congreso no lo eligió a él, para que venga a renunciar al Congreso.  Él tendría que presentarle su renuncia a la Comisión de Postulación, pero resulta que esa comisión ya está disuelta, ya no existe. No hay para donde, él es parte de los 26 y tiene que entrar a elección.  De esos 26, vamos a elegir 13. Ahora bien, nosotros no podemos ponernos ahorita a decidir quién sí y quién no: “este tiene un problema, este no”, eso ya lo hizo la comisión de postulación.  Si querían poner amparos, si querían poner tachas, todo lo que querían poner, debieron hacerlo allá en las comisiones de postulación.  Si esos 26 aspirantes pasaron, nosotros no podemos decir ahora que la comisión hizo mal su trabajo y quitar a 2, 3, 4 o 5. Son 26 y entre ellos debemos elegir 13. Después, si uno de esos 13 no les parece, existen los mecanismos para declararlo que no puede tomar posesión.  Para que jalen a los suplentes o no sé, son mecanismos que ya existen.

Ahora, hay una cosa importante diputado, es que la FECI, la Fiscalía Especial contra la Corrupción, ha presentado un informe.  ¿Usted ha tenido acceso? Y si usted tuvo acceso: ¿aparecen pruebas o elementos que sustentan esos señalamientos que están haciendo?

-Así es, tuvimos acceso a él. Mire, lo que yo he visto, es que a ninguno se le oído y vencido en juicio por esos señalamientos. Hay algunos que se dice que están en proceso de investigación, hay alguno, por ejemplo, que recuerdo, que tuvo un problema de manutención, de no dar una pensión alimenticia, tenía una demanda de eso, hace muchos años de eso. Habría que ver si al final, ese caso se cerró, si al final cumplió.  Pero eso no nos corresponde a nosotros, no somos un ente investigador.

Por supuesto, debemos leerlo porque en el momento que un diputado emita su voto por un candidato, es una responsabilidad y ahí si estoy de acuerdo cuando la CC dice que tenemos una responsabilidad de a quién vamos a elegir, y debemos hacer una elección responsable, pero de los 26, ya queda en la conciencia de cada diputado de a quién va a elegir. Para mí que se debe ver la honorabilidad, la capacidad, la trayectoria, la preparación, y todos los que yo he visto, cumplen con estos requisitos.  Si no los cumplieran, se hubieran quedado en el proceso de la comisión de postulación.  Obviamente, no todo es blanco y negro, pero ya no nos corresponde a nosotros.  Nos vino un listado y de ese listado, debemos elegir.

Es importante ver este tema de las comisiones de postulación porque hay muchas cosas que están generando dudas en la población. Usted menciono la ley de postulación ¿van a entrarle ustedes a un proyecto para mejorar la Ley?

Eso es una de las cosas positivas que tiene la Resolución de la CC; al final dice que el Congreso debe iniciar un proceso para cambiar el modelo, porque este ya no funciona. Entonces, ya no es responsabilidad solo del Congreso, creo que toda la sociedad, el Ejecutivo, el mismo Organismo Judicial y nosotros como Organismo Legislativo, todos, debemos ponernos de acuerdo en realizar el modelo, en crear una nueva forma de elegir magistrados que tengan un período, tal vez un poco más largo y que tengan una trayectoria impecable, para poder impartir justicia.

La administración de justicia es la columna vertebral de la democracia, de una república.  Si no tenemos una administración de justicia certera, estamos en la lipidia.  Imagínese, tenemos una Corte que debió haber entregado desde octubre, hace 8 meses que estamos en un limbo.  Yo no sé, a ciencia cierta, si las resoluciones que se han emitido en estos 8 meses, tienen la validez. Y 8 meses después estamos viendo todavía si vamos a elegir, en ese proceso que nos pusieron, que se tardaría casi 2 años eligiendo: si hacemos elección de uno por uno, recuerde que son más de 350 elecciones.  Son 26 de Corte Suprema, 270 de salas, más los suplentes, por todos son alrededor de 350, por 160 diputados que tienen que votar, y dice: “a viva voz, uno por uno”, diciendo por qué sí o por qué no, voto por un candidato. Yo hice las cuentas y nos llevaría 2 años si hiciéramos 2 sesiones ordinarias y una extraordinaria, es decir, 3 sesiones a la semana, 4 horas diarias, sólo eligiendo Cortes. Si cada diputado se tarda un minuto, ahora bien todos saben que los diputados no se tardan un minuto.

De esos 26, vamos a elegir 13. Ahora bien, nosotros no podemos ponernos ahorita a decidir quién sí y quién no: “este tiene un problema, este no”, eso ya lo hizo la comisión de postulación.  Si querían poner amparos, si querían poner tachas, todo lo que querían poner, debieron hacerlo allá en las comisiones de postulación.

Tenemos una Corte que debió haber entregado desde octubre, hace 8 meses que estamos en un limbo.  Yo no sé, a ciencia cierta, si las resoluciones que se han emitido en estos 8 meses, tienen la validez.