home Actualidad, Cosas para Compartir., nuevo tema, Opinion, Politica LA APG ANTE LA EMERGENCIA DE LA PANDEMIA DEL COVID-19

LA APG ANTE LA EMERGENCIA DE LA PANDEMIA DEL COVID-19

La Asociación de Periodistas de Guatemala APG se pronuncia y hace planteamientos ante la opinión pública, en un momento histórico y dramático causado por la pandemia del COVID-19, que ha forzado a los gobiernos a adoptar medidas extraordinarias y urgentes en el mundo, no solo para detener su devastador avance, sino para lograr el aislamiento social y enfrentar el fuerte impacto a la economía, desde grandes empresas hasta las clases más vulnerables, así como para aliviar y restaurar el orden dinámico de lo destruido por la catástrofe.

En este escenario, Guatemala no ha sido la excepción y las primeras determinaciones de la Presidencia de la República fueron en defensa de la salud, creando la contención y buscando los fondos para enfrentar la crisis sanitaria y económica, en donde el Congreso de la República aprobó masivos préstamos de más de 11 millardos de quetzales, en sesiones oscuras realizadas en la madrugada y prohibiendo el ingreso de periodistas, violando el derecho al libre acceso a las fuentes de información.

Este hecho lo condenamos y lo denunciamos, porque los préstamos exclusivos para atender la emergencia fueron convertidos en botín, en renglones que no se relacionan con  el momento que vive Guatemala, y eso fue el motivo para el impedimento del libre ejercicio periodístico.

Otros escenarios han sido aprovechados por acaparadores y especuladores, aumentando los precios a los productos de primera necesidad, a productos esenciales para la higiene, pero aún no hay acciones presidenciales para frenar la carrera alcista. No quedan exentos algunos grupos de trabajadores de dependencias públicas que pidieron un bono extraordinario, no obstante que recibirán su salario, olvidando que otros sectores como el privado, tienen que trabajar y no les proporcionan transporte o en el peor de los casos no recibirán salario o quedaron desempleados.

Derivado de lo anterior, no solamente pedimos sino exigimos la total transparencia y que esos multimillonarios recursos no sean destinados a satisfacer exigencias que se encuentran fuera de contexto en estos momentos y deben utilizarse sin opacidad en implementación, creación y desarrollo de los programas sociales, destinados a la población más vulnerable sin clientelismo y para reactivar la economía paralizada y a punto de colapsar.

Hacemos eco del malestar de quienes utilizan los servicios del sistema bancario, porque es inaceptable que algunos bancos redujeron las ventanillas de atención al público, con criterio que perjudica a los usuarios, sobre todo en lo referente a cambio de cheques, haciendo cola en la intemperie, contraviniendo disposiciones vigentes atinentes a la distancia entre persona y persona. Pedimos sensibilidad a las autoridades bancarias, que recuerden que servir es la misión primigenia del ser humano, principalmente en este momento dramático que vive la humanidad.

Dentro de un universo de decretos presidenciales, le pedimos mesura al Organismo Ejecutivo, tomando en cuenta que es muy débil la línea divisoria entre funciones de los Organismo de Estado y a quién corresponde la legislación y que Guatemala es un Estado Republicano, que el poder no está centralizado en la presidencia y que tiene que velar por los derechos humanos de sus habitantes.

Nos causa extrañeza, indignación, repudio y rechazo los últimos atentados a periodistas. Asesinatos, violaciones a sus derechos, allanamiento de sus residencias sin que exista un pronunciamiento del Ministerio Público a través de la Fiscalía de Delitos Contra Periodistas, resultado de sus investigaciones, como las de la Policía Nacional Civil. Solo quedan los casos perpetrados, pero sin aclaración.

El peligro ha aumentado, a tal nivel que se ha convertido el periodismo en una profesión de alto riesgo en Guatemala, cuando desde los niveles más altos del gobierno se vulneran los derechos constitucionales y derechos humanos, se viola la libertad de expresión y se pierde el libre acceso a las fuentes de información. O se tiraniza la información a través de una sola fuente informativa, sin acceso a la investigación. El presidente de la Republica llama la atención a los elementos de prensa por lo que se publica y no es de su agrado, en tono que no es ético por su investidura. El Secretario de Comunicación Social, llama y reprende a un reportero radial por haber publicado datos que, según él son sensibles, pero sin tomar en cuenta que en ese caso, eran necesarios para la población en general. Con esa actitud de prepotencia viola un derecho constitucional y un derecho humano.

Por todo lo anteriormente expuesto,

Pedimos

Al gobierno que no se coarte la libertad de expresión, ni se limite el libre acceso a las fuentes de información.

A los periodistas ética periodística para no difundir noticias sin fundamento y que no se alarme a la población y exhortarla a permanecer en casa y en la calle con sus mascarilla de protección y prevención.

A quienes usan redes sociales tener mesura y evitar la propalación de mensajes, aparentemente noticiosos, sin fundamento, que solamente causan caos en la opinión pública.  Se les pide seriedad y responsabilidad en beneficio de la tranquilidad del pueblo.

Dado en la sede la Asociación de Periodistas de Guatemala, abril de 2020

JUNTA DIRECTIVA

APG

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube