home Opinion Impunidad en la SAT

Impunidad en la SAT

“Me aterra pensar en la vulnerabilidad de todos los contribuyentes que están a merced de estos delincuentes, capaces de inventar cualquier tipo de trampa”

Eduardo Wayman Ex Ministro de Fiananzas

 

La SAT ha sido un botín político, en donde el tráfico de influencias ha prevalecido. La aplicación selectiva y politizada de la ley ha sido instrumento de intimidación… ¿Cuánto tiempo tarda la justicia en Guatemala?

 

Revista C4, le ha dado seguimiento a un caso de impunidad que involucra a miembros del directorio de la SAT y que desde hace 8 años se mantiene en la sobra. Esta es una muestra clara de cómo la justicia en Guatemala se aplica de manera selectiva y muchas veces, al servicio de intereses ocultos. El sitio www.wikisatguatemala.unlugar.com, publicó un resumen del desarrollo de la causa 3762-2006, en contra de los directores de la SAT, del cual hemos estado pendientes y notamos que hace apenas unas semanas ha tomado un giro inesperado, pues luego de 8 años, por fin los implicados tendrán que rendir declaración.

 

Así nació el caso

 

Luego de terminar el período presidencial de Alfonso Portillo, el ex ministro de Finanzas, Eduardo Weyman, fue encarcelado y luego puesto en libertad. Durante el desarrollo de su proceso, se logró evidenciar que quienes comparecían como testigos en su contra, estaban mintiendo. Los funcionarios que cometieron el delito de falso testimonio fueron los integrantes del directorio de la SAT, Henry Osmín Almengor,  Jorge  Borstcheff y Víctor Salomón López (Q.E.P.D.) quienes mintieron deliberadamente para perjudicar al Weyman.

 

La Corte de Constitucionalidad fue el último recurso utilizado por Almengor, y Borstcheff , para evitar enfrentar la justicia, sin embargo la CC, dictó sentencia declarando sin lugar el amparo 2362-2011, con lo cual se les “certifica lo conducente”, pero curiosamente, es hasta hace apenas unas semanas que este proceso engavetado, ve de nuevo la luz.  Ahora los acusados, ya no tienen más opción que enfrentar las consecuencias de sus actos.

 

La victima rompe el silencio

 

Revista C4, buscó al ex Ministro Eduardo Weyman para que nos contara su versión, también tratamos de contactar a los miembros del directorio implicados en este caso, pero hasta el momento del cierre no obtuvimos respuesta.

 

Entrevista con Eduardo Weyman querellante adhesivo en contra de los directores de la SAT.

 

¿Por qué la Corte de Constitucionalidad, el Ministerio Público y algunos jueces, han retardado este proceso en contra de los directores de la SAT?

 

–       No quiero acusar a nadie pero me parece que el hecho de ser parte de la “todo poderosa” SAT, es un poco intimidante para algunos funcionarios que prefieren no levantar mucha controversia.

 

¿Cuál ha sido el proceso para llegar por fin, a este momento jurídico, en el cual lo directores de la SAT, Henry Osmín Almengor y Jorge Borscheff, están a punto de enfrentar a la justicia?

 

–       Bueno, el camino para logar que se haga justicia ha sido largo, frustrante y tortuoso. Son casi 8 años los que he esperado para ver por fin, que estos dos delincuentes respondan por sus delitos. Durante este tiempo ellos usaron los recursos del Estado para defenderse y lograron entrampar, por medio de chanchullos legales y tráfico de influencias, un proceso que desde el inicio era contundente en su contra. Su último truco les falló y ahora ya están acorralados. Ya no hay excusa legal para que un juez los llame a primera declaración, y así, todo el pueblo sepa que nuestro máximo órgano de recaudación, está bajo la dirección de funcionarios capaces de mentir bajo juramento, acusando a una persona inocente y que además, había sido el presidente del directorio, al cual ellos pertenecen. Me aterra pensar en la vulnerabilidad de todos los contribuyentes que están a merced de estos delincuentes, capaces de inventar cualquier tipo de trampa.

 

Usted afirma que fue víctima de un complot en su contra y que ahora, por fin, va a demostrar quienes son los verdaderos culpables. ¿Podría cuantificar los daños que sufrió debido a esta maniobra de desprestigio?

 

– Los efectos han sido devastadores en todos los aspectos de mi vida. Es una factura que todavía estoy pagando.  He sufrido de exclusión laboral, escarnio público. Las secuelas de esta infamia todavía me persiguen, mientras que los verdaderos responsables han pasado casi 9 años evadiendo la ley, gozando de todo tipo de prebendas. El maltrato social no tiene precio.

 

¿Qué le pide usted al estado de Guatemala?

 

-Yo no aspiro a ningún tipo de compensación económica, lo único que pido es que se haga justicia. Ellos mintieron bajo juramento, incurriendo en falsedad material, falsedad ideológica y falso testimonio. Me parece que Almengor y Borscheff, carecen de credenciales morales para exigir moral tributaria, pues lo que menos tienen es eso: “moral”.

 

En este proceso no aparece el Lic. Ángel Menéndez, quien en ese entonces fue quien diera fe pública a la falsa denuncia y actualmente es el intendente jurídico ¿Cuál es su comentario al respecto?

 

-La situación del Lic. Menéndez es muy comprometedora, pues él es cómplice en la presentación de una denuncia falsa. Él no puede alegar inocencia, pues la denuncia se puso en una fecha posterior a todas las actas que suscitaron este complot. O sea que él sabía y se prestó a esta maniobra. Es curioso cómo este oscuro personaje, luego de que yo fui privado de mi libertad, a él le premiara el directorio, enviándolo durante un año a España. Casi podría decir que la beca que disfrutó Ángel Menéndez, la consiguió a costillas de mi libertad y desprestigio profesional.  A él le espera un proceso más enérgico, pues faltó a su ética como abogado.

 

¿Cuál es el siguiente paso en este proceso jurídico?

 

– Un tribunal citará a los acusados Almengor y Borscheff, a rendir primera declaración y como hay delitos como abuso de autoridad, falsedad material, falsedad ideológica y falso testimonio, pues no tendrá más opción el tribunal, que detenerlos, así como me obligaron a mí a rendir cuentas ante la justicia.

 

¿Qué le diría usted al presidente Otto Pérez Molina y al nuevo Intendente de la SAT ante una situación tan delicada?

 

– Yo, respetuosamente, sugeriría que públicamente exijan a los señores Menéndez, Almengor y Borscheff, su renuncia. Pues ellos están comprometiendo a la institución y han demostrado no tener ninguna calidad moral.

 

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube