Los hospitales nacionales están al borde del colapso, la falta de insumos médicos, la infraestructura dañada, el equipo inservible y la inseguridad son solo algunos retos que tiene el actual Ministro de Salud.

Por Ingrid Valenzuela / C4

Hoy Revista C4 presenta el caso del Hospital General San Juan de Dios el cual refleja la crisis de infraestructura de los servicios de salud en Guatemala.

Basta con acercarse cualquier día de la semana a la emergencia de adultos del hospital General San Juan de Dios para evidenciar el desorden, suciedad, deterioro de paredes, pisos, puertas, ventanas, instalaciones hidráulicas, instalaciones eléctricas y no digamos las instalaciones especiales como oxígeno y vacío.  Ello adicional a que ni siquiera se puede pensar en tener aire acondicionado cuando las instalaciones están allí y no funcionan.

Cuarto de shock

Todo hospital debe contar, por lo menos, con un cuarto de shock para estabilizar al paciente que llega en estado de gravedad y en peligro de muerte a la emergencia. Siendo el Hospital General San Juan de Dios el mayor y más complejo hospital de referencia nacional fue diseñado, equipado e instrumentalizado con dos cuartos de shock para la atención de sus necesidades.

En la actualidad estos cuartos de shock están inhabilitados. Los mismos fueron destinados para resguardar equipo en desuso, apilar cajas con medicina y sillas de ruedas, entre otras cosas.

Consultado al respecto el arquitecto Edgar Romero, especializado en el área de hospitales, becado por la Organización Panamericana de la Salud, quien desde hace varios años se desempeña como asesor de infraestructura para la Fundación Pro Desarrollo del Hospital General San Juan de Dios y dedicó años de su carrera a la investigación del área médico hospitalaria, asegura que,   “el hospital fue tan bien hecho que contaba con área amarilla, área roja y área verde, actualmente ese orden no existe y han metido áreas como inhaloterapia que no es de emergencia y que puede funcionar en otra área del hospital. La mayoría de los cambios y remodelaciones se hicieron sin contar con procedimientos normativos y definidos por limitaciones presupuestarias”, destaca.

“Es urgente la habilitación de estas áreas de la emergencia de adultos”, asegura, porque esto permite estabilizar al paciente al ingresar a la emergencia, disminuyendo el índice de mortalidad y se evita el uso de un quirófano en el segundo nivel y el riesgo de contaminación nosocomial al ingreso de estos pacientes al área verde y durante todo el recorrido que es de unos 120 metros desde la emergencia hasta los quirófanos, pasando por pasillos y rampas. Adicionalmente esto incrementa los costos para el hospital General San Juan de Dios.

Sala de emergencia

La emergencia de adultos es la cara más visible del hospital, sin embargo, existen otras áreas como la maternidad y la pediatría que colapsaron hace tiempo.

Para el arquitecto Romero, estas áreas deberían de ser demolidas y facilitar la desconcentración y descentralización de estos servicios, para ello propone hacer funcionar la red de referencia hospitalaria y la construcción de nuevos edificios con tecnología apegada al siglo 21 y adecuadas a un país en desarrollo.

“En los últimos años, el servicio en las unidades médicas del país ha sido deficiente. Estas se encuentran en una grave crisis institucional que incluye las limitaciones que tiene el Ministerio de Salud, tanto en la cobertura geográfica, como en disponibilidad de recurso humano y financiero. Estas limitaciones han repercutido en serios problemas para los sectores sociales, y aunque el gobierno afirme que se están cumpliendo metas, los logros no son suficientes”.

Las consultas externas, el área verde (quirófanos) y los laboratorios también demandan de atención urgente y reparaciones debido a que la vida útil de estos servicios finalizó y en este momento esta infraestructura es obsoleta.

Nota de C4: El reto de mejorar la infraestructura hospitalaria esta en las manos del actual Ministro de Salud Dr. Carlos Enrique Soto Menegazzo, quien por su experiencia conoce de primera mano las necesidades de un hospital. Es importante que se tengan claras las prioridades y evitar un desastre en la red hospitalaria.

 

CIFRAS

1500 pacientes diarios atendidos en Consulta Externa de Adultos

946 camas en los servicios

3500 trabajadores

El deterioro y uso inapropiado de las áreas del hospital refleja su falta de mantenimiento.

Los pasillos del hospital se han convertido en bodegas y focos de infección.

Una sala de recuperación  que también funciona como bodega. Se pueden apreciar las colchonetas amontonadas al fondo.