Hay que ponerle atención a la educación

La diputada, Dra. Lucrecia Marroquín de Palomo, quien preside la Comisión de Educación del Congreso de la República, señaló las deficiencias del sistema educativo y el impacto de la pandemia en los estudiantes, en una entrevista por Richard Shaw, en el programa Conexión GT-

¿Cómo ve usted el panorama educativo actualmente?

-La Constitución dice que a todo ciudadano guatemalteco debe garantizársele la educación y tiene el derecho de ser educado, sin embargo, vemos esas grandes brechas que existen en la educación pública, donde realmente el porcentaje de estudiantes, sobre todo en el nivel medio, es muy bajo. 

El Estado tiene de no abrir un instituto público de básico o diversificado, aproximadamente 12 años.  Sólo se abrió en un período muy corto, más o menos en el 2008 o 2009 al 2010, después de eso, es un tema olvidado en el Ministerio.

Esto es porque realmente, desde mi perspectiva y siempre lo he dicho, la política de educación en el Ministerio es “no educación”. Aquí no quieren que las personas se eduquen, entonces, ¿cuál es el tema? Las instituciones educativas privadas, tienen a su cargo, más o menos el 30% de los estudiantes del nivel primario, pero en los niveles medio y diversificado, es diferente.

Ahí se tiene, a partir de primero básico, el 70 o 75% de los estudiantes, en el nivel básico y diversificado, muy pocos lo terminan, pero también la mayoría lo tiene privado.

Hay una lucha, creo que esa es la palabra correcta, un enfrentamiento entre el Ministerio de Educación contra los colegios privados, a pesar de que han sido y son incapaces de crear ambientes para que estudien los jóvenes, atacan a las instituciones privadas para que ellos tampoco los tengan.

Cuando se habla de instituciones privadas, la mayoría de las personas piensa en los grandes colegios y realmente, eso es un mínimo porcentaje de todos los centros privados del país.  En Guatemala, tenemos un porcentaje altísimo de colegios clase media y clase popular. Hay colegios en los departamentos, en los que pagan entre Q60 mensuales de cuota hasta Q300 o Q350 a lo sumo. Y hay otros en los que se paga mucho más, pero la Constitución es muy clara cuando dice que el padre de familia es quien elige el tipo de educación que sus hijos van a recibir.

Cuando un joven de clase media popular, sale de 6º grado de primaria, muchas veces los padres se encuentran con que la única opción es un colegio privado porque los institutos públicos no tienen la capacidad.

¿Cómo interfiere el MINEDUC?

-Los colegios ofrecen un servicio realmente indispensable, sin embargo es el único en todo el país que tiene un precio tope.  El precio del servicio en la educación privada, lo decide el Ministerio, sólo permite cobrar 10 cuotas, cuando realmente las instituciones privadas tienen que pagar servicios 12 meses e igualmente, los docentes, maestros y todos los empleados, perciben sus 12 sueldos, bono 14, aguinaldo y la cuota que se debe guardar de indemnización. Vemos que  realmente es compleja la situación económica que viven los colegios privados.

¿Y que opina de la educación pública?

-En cuanto a lo público, tenemos que el porcentaje del Ministerio, que es el presupuesto más alto de todos los ministerios, se lo lleva los salarios que cada día son más.  En el mes de marzo se pidió una ampliación del presupuesto del Ministerio de Educación al Congreso de la República, por un mil quinientos millones de Quetzales, para poder pagar pactos colectivos.

Esto significa, los aumentos de los sindicatos, tanto de salud como de educación y que el dinero se va realmente, en salarios y la inversión en educación es mínima, si no nula.

Hay escuelas públicas que más o menos están en buenas condiciones pero eso es porque el director es el que gestiona ante la iniciativa privada, ante alcaldías, pero realmente, el Ministerio de Educación deja mucho que desear en esto.

¿Qué va a pasar con el tema de la pandemia?

-Hemos estado buscando formas en que los niños regresen porque recuerden que una institución educativa, no es sólo dar contenidos académicos y ganar exámenes.  Realmente, el niño en la institución educativa aprende a convivir en sociedad.  Es ahí donde aprende a solucionar problemas, es ahí donde aprende cómo se comportan sus compañeros, es donde tiene que aprender hoy, todo lo que antes le enseñaban en la casa de buenas conductas y hábitos.  La institución educativa no es sólo “te doy un aparato y haz una investigación y luego te haré un examen”. Por eso es que necesitamos volver a las aulas.

También se ha visto en los últimos días, que los jóvenes y los niños ya están teniendo problemas emocionales por estar encerrados. Necesitan sacar esa energía que tienen dentro.

La metodología, desde mi perspectiva, cambió para la educación.  Ya no podemos tener aquellas clases, donde el maestro llega a escribir en el pizarrón y el niño a copiar en el cuaderno, como sucede en la mayoría de las instituciones públicas. Tenemos que darle una vuelta a esto.

Pero hay que tener claro que si seguimos con los pactos colectivos, no vamos a tener dinero para poder darles a los niños la tecnología que necesitan en el aula.

En las instituciones privadas los padres están haciendo esfuerzos y la mayoría, actualmente, están trabajando pero esto no es suficiente.

En el mes de marzo se pidió una ampliación del presupuesto del Ministerio de Educación al Congreso de la República, por un mil quinientos millones de Quetzales, para poder pagar pactos colectivos. Comentó la diputada Marroquín de Palomo.

Los jóvenes y los niños ya están teniendo problemas emocionales por estar encerrados. Necesitan sacar esa energía que tienen dentro.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube