home Actualidad, nuevo tema, Opinion, Politica ¿Golpe de estado en Guatemala? Un escenario posible y muy peligroso…

¿Golpe de estado en Guatemala? Un escenario posible y muy peligroso…

golpe

¿Golpe de estado en Guatemala?

Un escenario posible y muy peligroso…

Las condiciones políticas, económicas y sociales del país han creado un caldo de cultivo para el descontento generalizado. La comunidad internacional está preocupada y con las manos atadas… ¿podrían darse las condiciones para un golpe de estado? ¿quiénes se benefician? ¿es una amenaza real o solo una estrategia más para distraer al pueblo?

Por Alan Mackenzie

Desde hace algunos meses, ha circulado en medios políticos y empresariales el rumor de un posible rompimiento institucional, es decir un golpe de estado, para muchos análistas esto ya no es posible, otros dicen que las épocas de los golpes de estado ya pasaron a la historia y que luego de 29 años de vida democrática esa es una opción poco viable; A los escépticos quiero decirles que la gestación de un rompimiento constitucional no es del todo descabellada y más aún, cuando analizamos la coyuntura política actual.

¿Que causa un golpe de estado?

En la gestación de un “golpe de estado” se reúnen factores de carácter interno y externo.

Los factores internos son: la situación económica, la administración de la justicia, la certeza jurídica, la corrupción, la represión de parte de los entes del estado, la violencia y por supuesto, la lucha por obtener el poder mismo.

Una de las estrategias de la oligarquía criolla para mantener sus privilegios ha sido la de comprar la voluntad de los gobernantes de turno por medio de favores y prebendas, esto les ha funcionado por muchos años, sin embargo; el ingreso de nuevos capitales al mercado político y la participación de “nuevos ricos y nuevos poderes fácticos” en la política les ha robado terreno y como consecuencia han perdido poder y control sobre el estado… recuperar ese poder es algo que es muy difícil en la coyuntura actual, este mismo problema tienen grupos de ex militares que se ven amenazados en los frentes económicos, políticos y judiciales.

Los factores externos: podrían definirse como todo aquello que sucede en nuestro país y que afecta de manera directa a la inversión extranjera -Recordemos el caso de la United Fruit Company en el gobierno de Jacobo Arbernz-, también inciden temas como la cooperación a políticas internacionales trazadas por las potencias mundiales, -lucha anti drogas, género y derechos humanos- sumando a esto, posturas políticas contrarias a los intereses de la geo política regional.

Guatemala está colapsando, la corrupción ha llegado a niveles insostenibles, la clase política ha perdido la credibilidad y el panorama electoral asusta a los sectores conservadores del país. La comunidad internacional que nos acompaña y que incide por medio de las ONG´s y la sociedad civil está en un callejón sin salida, sus señalamientos y berrinches no tienen un efecto real. La CICIG como un experimento de injerencia directa no logra vencer el cáncer endémico de la corrupción y el pro cónsul del imperio (embajador norteamericano) presiona y acciona sin obtener las respuestas que se requieren de parte del gobierno de Guatemala para darle continuidad y apoyo a sus planes de lucha en contra del narcotráfico y sus implicaciones financieras.

La historia se repite

La situación actual es muy parecida a la vivida en Guatemala en 1963, cuando Peralta Azurdía sustituyó por medio de un Golpe de Estado a Miguel Ydigoras Fuentes, en ese entonces la percepción generalizada de los sectores productivos, sociales y políticos tanto nacionales como internacionales, con respecto al desempeño del gobernante, era muy negativa. Hoy la situación es similar y en temas como la seguridad y la economía estamos peor que en 1963.

El peligro de un detonante social

El pueblo es un león dormido que se mantiene drogado por los placebos del consumismo y las distracciones (cortinas de humo) que fabrica a diario el gobierno y si a esto sumamos la bien aceitada actitud de indiferencia, podríamos concluir que en Guatemala, como diría el difunto Chepe Zarco: “pasa de todo y no pasa nada”… Esta tranquilidad y confianza no se puede sostener, el pueblo se ha organizado desde su base y las movilizaciones -unas pagadas y otras reales- han demostrado que la presión de pueblo si se hace escuchar.

El peligro es inminente y solo hace falta un detonante social que unifique y canalice el descontento tanto interno como externo… algo parecido a lo que provocó la muerte de Rodrigo Rosemberg.

¿Quién da el golpe?

Históricamente en América Latina los golpes son orquestados o apadrinados por el ejército o por grupos armados paralelos y la logística para enfrentar al estado podría ser esta vez una combinación de ambos con el apoyo indirecto (bajo la mesa) de los actores internacionales. Un experimentado político comento que en los Estados Unidos no hay golpes de estado pues allí no hay embajada gringa… ¿Cómo se sentirá el embajador gringo ante el cochambre jurídico y político de nuestro país? ¿impotente, burlado o resignado?

Auto golpe

Se repite con fuerza, la teoría de que la única manera de que las estructuras y cuadros del partido patriota salgan bien de este torbellino gubernamental, es creándo ellos mismos el caos para victimizarse, resguardarse en la teoría de la persecución política y así salir impunea, en un cómodo asílo fuera del país.

¿Quiénes se benefician?

En la investigación tanto criminal como política, una manera de determinar los orígenes de una conspiración o de un delito es preguntarse ¿Quién o quienes se benefician en términos económicos o de poder?.

En los Estados Unidos es frecuente escuchar la frase “Follow the money and follow the power”… es decir evalúa la ruta del dinero ¿Quién gano o va a ganar pisto con esta acción? Y ¿Quién obtiene o mantiene su poder?.

En la arena política: ante la evidente ventaja de Manuel Baldizon frente a sus contendientes, un rompimiento constitucional sería un factor estratégico que les permitiría organizarse más, plantear alianzas y fortalecerse ante un adversario que hoy por hoy es el ganador virtual. Partiendo de las premisas anteriores la idea de un golpe de estado es apetecida -no públicamente por que es “políticamente incorrecta”- por cualquier candidato que hoy este debajo de las encuestas.

Los ganadores en el tema económico son muchos y van desde los poderes facticos fuera de la ley que aprovecharían el descontrol “gap” de poder para afinar sus negocios, hasta los empresarios tradicionales que podrían negociar con un candidato de su conveniencia.

En el campo internacional, los cultos y distinguidos diplomáticos se escandalizarían pero aprovecharían la coyuntura para promover los cambios que cada uno necesita en temas que van desde la aplicación de la justicia, al narco, la extradición, minería, medio ambiente, etc.

Además que para los que están de cacería de narcos y estructuras paralelas (CICIG y Embajada Gringa) la persecución es más fácil cuando se trata de ex funcionarios corruptos y sin antejuicio.

Estrategia de gatopardismo

El gatopardismo se define como “cambiarlo todo, para que todo siga iguales”es decir, en pocas palabras cambiar a los payasos para que los dueños del circo puedan seguir en pleno control del negocio. Este es un escenario apetecido por la oligarquía tradicional, un golpe no al estado sino al establo.

 

Falta de visión, ideales y liderazgo

En los tiempos de conflicto armado, los movimientos sociales y políticos estaban sumergidos en la ideología y la lucha por la democracia, hoy lo que imperan son los intereses y eso no le da legitimidad al sagrado derecho a la resistencia (art 45 de la Constitución Política de la Republica de Guatemala)

Si el rompimiento institucional fuera para refundar el estado y establecer nuevas bases de funcionamiento político, con personas idóneas y bajo las motivaciones correctas pues tendría un eco positivo.

Hoy los rumores de un golpe de estado van de la mano de motivaciones oscuras que cubren de sospecha este evento.

Guatemala necesita re acomodar las estructuras de poder y revisar algunos preceptos constitucionalesm eso no lo vamos a negar… pero hoy lo que sucede no es producto de un proyecto político de cambio o de una lucha legitima, el peligro que hoy nos acosa es el de una estrategia de caos para continuar en lo mismo.

Es necesario mejorar el sistema político para garantizar una participación plena de los ciudadanos eliminando los mecanismos que permiten el monopolio político, la falta de democracia interna de los partidos y el funcionamiento de una democracia de alquiler, es allí en donde debemos empezar…

Sueño y realidad

A veces tengo la tentación de cambiarlo todo, de meter en la cárcel a los corruptos, de sacar a sombrerazos a los criminales de cuello blanco, de sacudir el palo para que se caigan los frutos podridos… pero luego me doy cuenta de que estoy soñando y se me pasa.

 

—————————-rompe texto————–

El fantasma de un golpe de estado está merodeando a la clase política… Unos lo reciben como una pesadilla y otros como la oportunidad para fortalecerse electoralmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube