Los reconocidos éxitos del Ministerio Público y la CICIG en contra de estructuras criminales, son tímidos logros si los comparamos al cáncer institucional que representa la corrupción en todos los niveles del gobierno.

Recientemente, en una entrevista realizada por el periodista Fernando del Rincón a la Fiscal General de la Nación, Licenciada Thelma Aldana, se tocaron temas de trascendencia nacional que vale la pena mencionar.

El periodista de la cadena CNN, le lanzó varias interrogantes a la Fiscal General, quien contestó con mucha serenidad. A continuación les presentamos un extracto de la entrevista realizada.

Sobre su relación con el Presidente Jimmy Morales y su gobierno, ¿hay alguna situación que los mantiene enfrentados, al menos en la percepción y en las declaraciones?

-Fernando, como recordamos, el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad, solicitamos la orden de captura, en su momento, contra el hijo y el hermano del señor Presidente de la República. Entendemos que el señor presidente es un ser humano e indudablemente, se ha de haber lastimado con esa investigación; pero nosotros hemos insistido en que nuestras investigaciones (Ministerio Público, CICIG) son objetivas, son transparentes y lo que tenemos que perseguir, lo hacemos en el marco de la ley. Recordando que en nuestro país, nadie es superior a la ley. Lo importante, estimo yo, es que el señor presidente, como un líder de la nación, como el jefe de Estado, como nuestra máxima de autoridad, debe necesariamente separar ese problema de familia y ejercer ese liderazgo que el pueblo guatemalteco le ha otorgado”.

¿Fue suficiente el presupuesto que se le otorgó?

-Se nos otorgó un presupuesto un poco mayor por parte del Congreso de la República, y el Ministro de Finanzas actual ha cumplido a cabalidad con los pagos que corresponden. Pero no es solamente eso lo que requiere el Ministerio Público, Guatemala tiene trescientos cuarenta municipios y únicamente hay cedes del Ministerio Público en treinta y cuatro de estos municipios. Quiere decir que la ausencia del ente investigador en el país es del noventa por ciento del territorio nacional, de tal manera que ningún presupuesto va a ser suficiente en la medida que no haya voluntad política para fortalecer la institucionalidad, para fortalecer al Ministerio Público, que es lo que requerimos en Guatemala.”

Estas fueron las dos preguntas que me llamaron la atención pues en ellas encontré una radiografía del sentir tanto de la Fiscal General y que me llevan a las siguientes conclusiones.

Un mensaje claro y una petición justa

Las estructuras criminales están enquistadas en todas las instituciones del Estado, es imposible pensar que la presencia de la Comisión en Contra de la Impunidad (CICIG) y el Ministerio Público pueden limpiar un país que por años ha estado secuestrado y cooptado.

Los reconocidos éxitos de ambas instituciones en contra de estructuras criminales son tímidos logros, si los comparamos al cáncer institucional que representa la corrupción en todos los niveles del gobierno.

De las respuestas de la Fiscal General de la Nación Licenciada Thelma Aldana, al periodista de CNN, Fernando del Rincón, rescato tres cosas:

Un mensaje claro: la ley se aplica a todo nivel y no importa el rango ni el poder que se tenga. De la captura del hijo y el hermano del presidente queda claro ese mensaje, que además de ser una advertencia para todos los funcionarios de gobierno, es un mensaje a la población que es vulnerada por las campañas negras (anónimas y con nombre propio) que enfrentan tanto el MP como la CICIG.

Una petición justa: Cuando la Fiscal General explica la falta de cobertura del Ministerio Público en los 340 municipios de Guatemala, nos enfrentamos con la cruda realidad. Vivimos en un país en donde existe ausencia de servicios de seguridad, salud y educación, y además, de investigación profesional para enfrentar la delincuencia.

Un mal generalizado: Las peticiones de la Licda. Thelma Aldana son justas y coherentes, sin embargo, dependen de las prioridades de quienes asignan el presupuesto y de las posibilidades reales de inversión de parte del gobierno. Si tomamos como ejemplo la ausencia del Ministerio Público en el interior, ¿cómo estarán el Ministerio de Educación, Salud y Gobernación?