Entrevista con Manuel Conde Orellana

16 Manuel Conde1“El presidente Pérez, no tiene credibilidad y perdió la fuerza que se requiere para sostener la presión de los sectores de oposición”

Por Héctor Aroche / Redaccion C4

¿Por qué decide participar de nuevo en un cargo de votación popular?

-Todo ciudadano comprometido con su país, entiende que la política es la vía por la cual se pueden alcanzar grandes trasformaciones y no se puede estar fuera de la contienda ni sustraerse de la acción política.

Usted es el Secretario General del Parido UniónDemocrática ¿por qué no hacerlo por medio de su plataforma?

-Tuvimos unos escollos en el Tribunal Supremo  Electoral,  fuimos víctimas de actos delictivos atribuidos a una delegada del TSE en Quetzaltenango que dañó asambleas de nuestro partido y que provocó daños irreparables, porque no nos permitió participar y eso desmoralizó mucho a las bases, por lo tanto, tomamos la decisión política de hacer un acuerdo que nos permitiera que aquellos dirigentes del partido que estaban dispuestos a participar, lo hicieran buscando un acuerdo político con otras organizaciones.

¿Por qué el Partido de Avanzada Nacional y Juan Gutiérrez?

En su oportunidad tuve comunicación con varios dirigentes nacionales, hablé con Zury Ríos, con Jimmy Morales, con Luis Fernando Pérez, entre otros, y lo hice llevando un mensaje muy claro de unidad política, ya que creo que sólo una instancia de dirigentes políticos con afinidad ideológica y visión integral del país, puede plantear a la nación una alternativa real para salir de la crisis y reorientar al país por el buen camino del desarrollo y la modernidad, en todas su estructuras. Me di cuenta que ese mensaje fue muy bien recibido por Juan Gutiérrez y él fue el primero que dijo “Mira Manuel, si hacemos un esfuerzo con varios diligentes y entre ellos hay alguien que tenga mejores condiciones que yo para triunfar electoralmente, yo soy el primero que me hago a un lado asumiendo la posición que me corresponda”, y él me lo demostró con acciones y con actitudes políticas serias. Su determinación por construir un mejor país es admirable y sincera. Los otros dirigentes no compartían esta visión de un trabajo de equipo apostándole más a sus proyectos personales –lo que es legítimo pero no es útil al país-.Otra excepción fue Jimmy Morales, quien me dijo: “Manuel yo podría ir en una segunda posición, si veo que otro tiene más opción que yo”, y eso demuestra madurez política y compromiso. Con Juan Gutiérrez nos conocimos hace varios años, desde el colegio y luego en la arena política. Él me parece un hombre honesto, muy capaz y creo que su lucha política es legítima y comparto sus sueños por una Guatemala próspera y libre de corrupción. Por eso decidí unirme al PAN, que es una institución política de mucha trayectoria y que ha evolucionado positivamente en sus filas y en sus postulados políticos y electorales, como la llamada “Cruzada Contra la Corrupción” que ha tenido tanto eco y respaldo.

El Congreso de la República carga con un gran lastre en cuanto a imagen, la población lo identifica como un foco permanente de corrupción. ¿Por qué luchar por una curul en el área metropolitana y aceptar el desgaste político?

Por una razón muy lógica, las democracias en el mundo y especialmente la nuestra, están viviendo una transición. Se está cambiando de un presidencialismo a un parlamentarismo y vemos que las grandes decisiones y las grandes posibilidades de cambios en Guatemala se van a dar en el Congreso de la República y no desde la presidencia o el poder ejecutivo, porque el presidencialismo ha perdido poder y sentido, porque no hemos tenido verdaderos presidentes o jefes de estado, lo que hemos tenido en la presidencia es a hombres improvisados en la política, que no han sabido guiar a la nación por un camino certero, optando por su enriquecimiento, prefiriendo sus cuentas bancarias y chequeras que los informes del buen gobierno, carentes de voluntad política para construir acuerdos necesarios para generar gobernabilidad, quienes han caído en el grave error de convertir al partido oficial en partido de oposición, oposición a quienes no ganaron la elección. El camino hacia el parlamentarismo me motiva a participar para llegar al Congreso de la República y promover junto a otros diputados iniciativas para grandes cambios.

Usted habla de grandes cambios ¿Cuáles son?

– Necesitamos una reforma institucional del Estado, es imprescindible trabajar en la trasparencia administrativa, urge un sistema efectivo que genere seguridad y transparencia en los sistemas de adquisición de bienes y servicios contratados por el Estado; las leyes de hace 15 – 20 años como la Ley de Compras y Contrataciones o Guatecompras, se han vuelto obsoletos, ya que están hoy al servicio de los intereses familiares, de filiación partidaria o de intereses económicos. Es necesario crear un sistema que permita a nivel nacional, departamental y municipal la definición de prioridades para la inversión adecuada de los recursos públicos, en respuesta del interés social y no particular. El Congreso no sólo legisla sino ejerce poder político, como mecanismo de control, generando los pesos y contrapesos que fortalecen y oxigenan a la democracia. Algo importante en todo congreso o foro político es la capacidad de intermediación que debe caracterizar a los actos políticos, la intermediación correcta tendrá que ser para canalizar iniciativas sociales, para la promoción de las leyes y, en la actualidad, para la resolución creativa e inteligente de los cientos de conflictos de alto riesgo que vivimos en Guatemala. Algo que no debemos perder de vista es que el Congreso tiene funciones privilegiadas y muy especiales, como aprobar el presupuesto de gastos de la nación, eligir magistrados para las altas cortes y otros funcionarios. Desde mi particular punto de vista, los últimos congresos se han quedado muy lejos de cumplir las funciones que sabiamente el legislador constitucional le designó a dicho organismo del Estado.

Existe la inquietud en varios sectores políticos y ciudadanos en cuanto a las posibles reformas a la Constitución ¿Qué opina al respecto?

-A la reforma constitucional no hay que temerle, porque está establecida en la Constitución misma, pero hay que respetarla, no se debe abusar de ella, para trastocar el texto constitucional, como se hizo en los años 90, respondiendo a caprichos e intereses económicos de grupo, como ejemplo el crédito “0”  del Banco de Guatemala, que vino a favorecer a unos pocos en perjuicio del resto de la población.

Nuestra Constitución es una de las mejores de la América Latina, concibe al Estado en defensa de la persona y la familia y no a estos al servicio del Estado. Nuestra sociedad debe darse el legítimo derecho de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, para que en un corto plazo y no bajo la presión de una crisis, haga una revisión constitucional completa, sin parches ni alteraciones, dicha asamblea, deberá trabajar en forma paralela con el nuevo congreso, por lo que la coherencia entre ambos será vital para nuestro futuro como país. El tiempo de labores de la ANC no debería de exceder de seis meses.

¿Qué me dice usted de las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos?

-Esta ley es hija natural de la Constitución, y no merece ser tratada con ligereza para ver si haciéndole unos “parches” se resuelve la crisis. Es obvio que hay que hacer reformas a dicha ley  y para ello hay muy buenas y brillantes iniciativas que sin duda, mejorarán el sistema político y la institucinalidad partidaria.

La crisis no se genera por lo que dice la Constitución o la Ley Electorial y de Partidos Políticos, la crisis se da por que no se cumple lo que establece la Constitución y dicha ley. En Guatemala se ha dado la mala costumbre que a un problema se le responde con una ley y al tener la ley se cree que el problema fue resuelto. Se han aprobado leyes en contra de la delincuencia, el lavado de dinero, el narcotráfico, la trata de personas y vemos que los problemas siguen… no es un asunto de leyes sino un asunto de aplicación y cumplimiento de las mismas.

En la ley Electoral hay temas fundamentales como el financiamiento partidario y las listas de postulación y otros aspectos, su revisión debe de ser completa, con el objetivo de crear un sistema político y electoral que responda objetivamente a la realidad nacional de una sociedad compleja y diversa, como la nuestra. La nueva normativa legal debe asegurar el pleno ejercicio de las libertades y derechos propios de una democracia moderna y participativa.

Se está ventilando un proceso de antejuicio en contra del Presidente Otto Pérez, ¿Cuál debería ser la actuación del Gral. Pérez ante esta situación?

-Al presidente Pérez, le quedan por delante dos escenarios, llegar a los acuerdos que le permitan renunciar y salir por lo menos con un poco dignidad, reconociendo sus errores y sometiendose a la ley, o seguir aferrándose al cargo, agudizando la crisis y salir en condiciones peores a las que pagó su ex vicepresidente, ahora sometida a la ley y camino a la extinción del dominio de sus bienes, malquerida y sin ningún respeto de la sociedad que un día la eligió. El presidente Pérez, no tiene credibilidad y perdió la fuerza que se requiere para superar la presión de los sectores que lo adversan; su aliado del norte ya no puede cargarlo más tiempo. Si sigue aferrado al cargo, su salida puede ser en condiciones muy dramáticas.

 

“La depuración política se realiza en las urnas. El pueblo tiene el poder soberano de elegir y este derecho no se le puede coartar. Nuestra sociedad está despertando y estoy seguro que en el próximo proceso electoral habrán muchas sorpresas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube