Entrevista con Dios

Portada-01

Un amigo periodista me contó su gran aventura, al lograr una primicia noticiosa. Él logró entrevistar a DIOS, y emocionado me relató su experiencia. Les comparto la entrevista que conmocionó al mundo y que seguramente será un deleite para usted.

Texto original de: Miguel Ángel Cornejo  / Adaptación de R. Shaw / C4

Era una tarde cálida y tranquila, yo caminaba sin rumbo en las calles del Centro Histórico, mientras las lágrimas rodaban por mis mejillas. Mi corazón estaba destrozado, había perdido mi primer trabajo como reportero. El jefe de redacción me había despedido señalando mi poca capacidad de lograr una buena primicia noticiosa. En medio de mi desesperación, exclamé: “lo que yo necesito es entrevistar a Dios”… subí mis ojos al cielo y de pronto, de manera milagrosa, me transporté a otra dimensión.

Me di cuenta que estaba en el cielo y que Dios estaba respondiendo a mi clamor…. De pronto una voz dijo: Pasa –y agregó- ¿Así que quieres entrevistarme?

Bueno, si es que tienes tiempo –contesté-  y entonces Dios sonrió por entre la barba y mirándome a los ojos contestó: “Mi tiempo se llama eternidad y alcanza para todo. ¿Qué preguntas vas a hacerme?”

Ninguna nueva ni difícil para ti. Por ejemplo, ¿qué es lo que más te divierte de los hombres?

-Que se aburren de ser niños por la prisa de llegar a adultos y luego suspiran por regresar a la niñez. Que primero pierden la salud para tener dinero y enseguida pierden el dinero para tener salud. Que de pensar ansiosamente en el futuro descuidan su hora actual, con lo que no viven el presente ni el futuro. Que viven como si no fueran a morirse y mueren, como si no hubieran vivido.

Tener al creador enfrente era una oportunidad inesperada y pensé en hacerle una pregunta política, pues considerando que Guatemala sigue lamiéndose las heridas del conflicto armado y que no se logra la paz le dije: ¿Qué opinas del capitalismo y del socialismo? 

-Dios sonrió y me dijo en tono pausado y profundo: “Todos los hombres son míos: los oprimidos y los opresores, los de la izquierda y los de la derecha. Por lo mismo, son hermanos entre sí, y eso es lo que ellos olvidan; lo que salva no es el sistema, sino el amor.”

¿La flor que más te gusta? 

-Cuando una madre arrulla a su hijo es como si el Universo floreciera.

¿Es fascinante o aburrido ser Dios?

-Mira, un sabio goza investigando en su laboratorio, un jardinero goza trabajando el huerto, un padre goza amando su hogar. Ahora, eleva tú esos gozos hasta el infinito. Mi vida no puede ser más bella. Una vida de trabajo y conocimiento, de amor y servicio. Huerto, laboratorio, hogar.

¿Qué piensas de los astronautas, de los científicos y los políticos que dicen que no te ven? 

-Me impresiona ver a las pequeñas hormigas escalando un rascacielos. Y una ráfaga de inteligencia en el silencio del cosmos. Los ojos ven un poco, pero la inteligencia y el amor ven mucho más. La fe lo ve todo. Además, si el cosmonauta no pudo y no quiso verme, yo en cambio lo estaba viendo; lo estoy viendo ahora y eso es lo importante.

¿Cuál es tu lectura preferida?

-Después de la Biblia, claro. El periódico. Lo que más me interesa es el periódico, porque es la continuación de la Creación; lo que hacen los hombres a partir de lo que yo dejé hecho.

Señor, ¿Cuál es el pecado que miras con mayor indulgencia?

-Confidencialmente te diré que no hay pecado por el yo no tenga sino una infinita indulgencia. Sólo hay uno para el que reservo todo el peso de la justicia: explotación del pobre. Publícalo, si quieres, a ocho columnas.

Señor, ¿Prefieres ser amado o temido? 

-Si tú eres padre, ya tienes la respuesta. ¿Te molesta que en el mundo haya ateos? Te aseguro que muchos dicen y no lo son, otros me buscan aún sin saberlo, otros me llaman con distinto nombre y les preocupo tanto que, si yo no existiera, no se esforzarían en negarme.

¿Qué opinas de los teólogos que hablan de la muerte de Dios?

-Algunos ya murieron y otros no tardarán…

¿No crees que este mundo esté podrido por la crisis económica y los problemas ecológicos? ¿No te parece que agoniza y se hunde? 

-He visto otros tiempos y otras tempestades, y en verdad te digo, que la noche desemboca siempre en el amanecer. Al mundo sólo le falta el principio que rige el universo: El Amor.

¿Qué podemos pensar de los que nunca han amado? 

-No hay tales.

¿Qué me dices de los sanguinarios, de los tiranos?

-También esos aman, a su manera. Cuando pasen al otro lado recibirán un buen susto. Se darán cuenta de que al dejar este mundo, nadie les preguntará por sus crímenes, riquezas, poder o belleza. Ellos mismos y sólo ellos, caerán en la cuenta de que la única medida válida es la del amor. Si no has amado aquí en tu tiempo, sólo tú te sentirás responsable.

Y, ¿Qué ocurrirá con los que no hemos sabido amar? 

-Querrás decir con los que no han querido amar. Ésos, hijo, serán los grandes estafados y, en consecuencia, los últimos en el reino de Dios.

Entonces, ¿Dios es un Dios de amor? 

-¡Tú eres Dios!

¿Yo, señor?

-En verdad te digo que todos los nacidos llevan el sello de la divinidad. Haber sido creado por el Dios, supone la máxima manifestación de amor. Se les ha dado todo sin pedir nada a cambio.

¿Y cuál es tu voluntad? 

-Que los hombres se amen como yo los he amado. Eso es todo.

¿Por qué es tan importante el amor? y ¿qué es el amor? 

-Es la vela del navío. Y el amor es Dar.

¿Dar? pero, ¿dar qué? 

-Dar, desde una mirada hasta una vida.

¿Y qué me dices de tus enemigos? ¿También debes amarlos?

Sobre todo a esos…El que ama a los que le aman ya ha recibido su recompensa.

Finalmente, le pregunté: Señor, el mundo se debate en una crisis y tú lo sabes; existen cientos de miles de niños que mueren de hambre, que son explotados y drogados, seres esclavizados en la ignorancia y en la miseria, seres en la soledad, que necesitan ternura y comprensión, seres deformes, resultado de una sociedad deshumanizada que ha perdido el sentido del amor. Señor, tú sabes que me angustian, me duelen profundamente estas realidades… ¿Tendrán solución? ¿Existirá un camino para llevar la justicia y el amor a esos seres?

-Hijo mío, todo tiene solución y sí, se puede lograr la paz y la justicia. Los líderes que sean capaces de asumir el reto del amor, podrán resolver los problemas de la humanidad. Yo les he señalado el camino, les he dado a mi hijo amado para que siembre en sus corazones la semilla de la rectitud y el sacrificio, yo mismo he venido al mundo a dar mi palabra y a guiarlos, pero toda esta luz no servirá de nada, si no hay compasión. El fruto del amor es el servicio.

Gracias por tu tiempo, le dije. ¿Hay algo más que quieras que aprenda?

-Dios sonrió, y me contestó: -Quiero sepas que yo estoy aquí para todos, que no respondo a un grupo en particular, que no se me puede atrapar en una personería jurídica, entre las paredes de un templo, de una mezquita o una iglesia. Nadie tiene monopolio sobre mí. Todos son mis hijos, no me importa su forma de adoración, ni cómo me llamen, si viven con rectitud y sirven al prójimo con amor, yo los colmo de bendiciones y los guío desde el fondo de su corazón. Las formas confunden, dividen y confrontan, el amor es esencia que une.
“Los líderes que sean capaces de asumir el reto del amor, podrán resolver los problemas de la humanidad”

“Todos los hombres son míos: los oprimidos y los opresores, los de la izquierda y los de la derecha. Por lo mismo, son hermanos entre sí, y eso es lo que ellos olvidan; lo que salva no es el sistema, sino el amor.”

Leído en: http://ccsdsanolaima.blogspot.com/2011/06/una-entrevista-con-dios_10.html

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube