home Actualidad, Columnistas, nuevo tema, Opinion, Politica “Enseñar no es transferir conocimiento, es crear la posibilidad de producirlo” Paulo Freire

“Enseñar no es transferir conocimiento, es crear la posibilidad de producirlo” Paulo Freire

Los retos y desafíos del Tercer Milenio conllevan cambios integrales de ver y vivir la vida, hoy se visualiza un entorno competitivo mayor que ayer debido a que lo único constante es el cambio en todo el quehacer humano y sobre todo el colapso de las instituciones incluida la escuela en todos sus niveles.  

Por Jorge Antonio Ortega Gaytán.

La forma tradicional y ortodoxa de enseñanza-aprendizaje se resiste al cambio de paradigmas, se niega a dar el primer paso en la Revolución Educativa, tomando en cuenta que las profesiones y empleos actuales están desapareciendo, que se necesita visualizar el futuro de las nuevas generaciones y prepararlas para resolver las incógnitas de este siglo.

Los esfuerzos en esa dirección son mínimos y aislados lo cual no facilita la observación de la encrucijada del destino que depara para las instituciones educativas, los catedráticos y los estudiantes. Vargas Llosa en su ensayo de La Civilización del Espectáculo “Hoy vivimos la primacía de las imágenes sobre las ideas” (2012) desarrolla un análisis comparativo de como se está enseñando y el conflicto con las nuevas generaciones, la tecnología y las formas de percibir el entorno de los alumnos.

Claro que hay Ideas para aprender en el caos de la transformación de la sociedad. Todo inicia con una disciplina de innovación, observar los cambios de intereses y necesidades del individuo, profundizar en las megatendencias y determinar por su comportamiento si van a desaparecer o se van a consolidar, fortalecer los métodos que son efectivos en este momento y extrapolarlos al futuro, tan sencillo como observar que hace la diferencia entre los catedráticos y los estudiantes que marcan la diferencia por sus resultados en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Teniendo un panorama amplio, claro y profundo de los retos en la Educación Superior es posible rescatar la pauta de la enseñanza del futuro. El aprendizaje de la posmodernidad debe ser: Universal, Vitalicio y Permanente ¡Tremendo reto! Pero no imposible si existe la voluntad política de su desarrollo con bases firmes y siempre con la óptica a la incertidumbre del destino.

La primera incógnita una educación universal

¿Qué necesita el individuo conocer y aprender en la posmodernidad? y luego estandarizar por regiones hasta llegar a globalizar el conocimiento.

El conocimiento universal está a la mano y a la distancia de un click, pero para ello se necesita la pericia del operador del dispositivo electrónico y a partir del primer paso adoptar la tecnología como una plataforma multifunción al servicio del proceso y una herramienta espectacular para los usuarios. Cambio del rol del maestro en la cual se desempeña como guía de sus pupilos ¿quién con una luz se pierde?  Algo muy importante en este tema es que el individuo con deseo de estandarizar su educación puede elegir a su mentor.

¿Qué es lo que necesita el individuo del siglo XXI conocer?

Es la incógnita por resolver ¿idiomas? ¿Cuáles? ¿Tecnología? ¿Historia? La lista pude crecer hacia el infinito, pero lo fundamental en la construcción del conocimiento a través de la investigación, la colaboración y la sinergia que permiten las redes educativas y los motores de búsqueda especializados.

Al final, la necesidad y la curiosidad es la mezcla perfecta para lograr el deseo de aprender y por parte de los catedráticos o mentores el compromiso de hacer su mejor esfuerzo para mantener la motivación de seguir la ruta crítica del conocimiento universal. Las herramientas son múltiples para esta situación en particular, de hecho, existen en la actualidad un sinfín de cursos gratuitos en línea en diversas universidades, de hecho, el aula para este siglo permite el aprendizaje en cualquier momento y lugar.  Se rescata lo expresado por Albert Einstein “Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender”.

Aprendizaje Vitalicio es el reto para toda la vida y es lograr la facilidad, comodidad y seguridad de migrar en los procedimientos educativos, o sea no abandonar el crecimiento profesional luego de alcanzado un grado académico. Para lo anterior es necesario mantener la motivación por conocer y aprender sobre algo determinado o diversificar el conocimiento, cualquier decisión en este sentido es buena siempre y cuando se mantenga en el rumbo del aprendizaje.

Parece muy simple el hecho del cumplimiento de la educación vitalicia, pero tiene sus obstáculos, uno de ellos es el poco interés del individuo por aprender, luego la falta del hábito de la lectura, el miedo a experimentar con nuevas ideas y cambios de costumbres como afirma Alvin Toffler “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender” el hecho en sí es integral desde reeducar nuestra forma de ver, mirar y observar, entender que la única constante de estos tiempos y los del porvenir es el cambio y que cada día es más y más acelerado.

Aprendizaje Permanente es como la rutina de hacer ejercicio, el cerebro necesita ejercitarse persistentemente día a día, no importa el horario, ni la forma, pero es necesario. La disyuntiva radica en especialización o diversificar del conocimiento que se adquiera en el diario vivir. Es una decisión personal y primordial. Existe todo un universo de conocimiento disponible, sin restricción donde solo se requiere ser diestro para explorar y una necesidad natural y voraz por disfrutar de lo adquirido a través de la investigación y el placer de la lectura.

En lo anterior el catedrático mentor juega un papel nuclear al motivar y provocar el deseo por aprender de sus pupilos desarrollando los valores tangibles del conocimiento adquirido desafiando intelectualmente a los alumnos a construir nuevos modelos mentales de la realidad, estimulando el cambio de cómo piensan, actúan y sentir. En un proyecto que necesita derrumbar los paradigmas ortodoxos de la forma de aprender y enseñar.

¿Cómo destrozar las cadenas de la costumbre?

 Lo elemental es incorporar una disciplina de innovación, cambiar los hábitos y aventurar la curiosidad por las variantes, alternativas y lo novedoso, perder el miedo al fracaso, encontrar el placer por la lectura y convertirse en un explorador del conocimiento. Es una tarea para siempre y se puede acuñar con una expresión sencilla “un día sin leer, es un día perdido”

Para concluir la metamorfosis de la enseñanza es posible si se toma la decisión de frente al futuro, donde se requiere de una nueva arquitectura del proceso del aprendizaje-enseñanza y de un compromiso de las instituciones educativas superiores de permitir la innovación, explorar, fracasar y desarrollar nuevos modelos de pensamiento, para que se pueda cumplir a cabalidad la megatendencia educativa de ser Universal, vitalicia y permanente.

George Siemens afirma que “Nuestra habilidad de aprender lo que necesitamos para mañana es más importante que lo que sabemos hoy” Nuestra mirada debe sobrepasar las expectativas del hoy por hoy, se debe tener la capacidad de experimentar nuevas ópticas que permitan visualizar las necesidades del individuo en el tercer milenio, que tipo de conocimiento es necesario, que habilidades y destrezas debe desarrollar para enfrentar los retos de la incertidumbre del destino de la humanidad. El rol del maestro mentor es imprescindible para lograr los nuevos diseños de pensar, actuar y sentir.  En fin, hay mucho por hacer, pero es necesario iniciar la metamorfosis de la enseñanza.

La disyuntiva radica en especialización o diversificar del conocimiento que se adquiera en el diario vivir. Es una decisión personal y primordial.

Alvin Toffler dijo: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”

Jorge Antonio Ortega Gaytán Catedrático en la Universidad Galileo y Francisco Marroquín. Centro ESTNA Centro de Estudios Estratégicos Nacionales y la Universidad San Pablo de Guatemala. ortegagaytan@gmail.com .

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube