El manejo de los desperdicios, específicamente del plástico, para que no acabe en nuestros océanos es un desafío que afecta al mundo.

 Por  ShareAmerica

El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha enviado a Jenna Jambeck, una de las principales autoridades en materia de desperdicios globales y sus causas, a Filipinas, Indonesia y Japón para compartir ideas sobre la reducción de la cantidad de plástico que termina en los mares.

En un estudio realizado en 2015, el equipo de Jambeck calculó que en los océanos se vierten cada año  8 millones de toneladas de basura, suficiente para llenar 15 bolsas de compra por cada metro de costa del planeta.

Extraer la basura que ya está en los océanos, sin resolver las prácticas de manejo de la basura que acaba allí “es como limpiar el piso del baño cuando la bañera está rebasando y el chorro del agua sigue abierto”, dijo Jambeck. Su trabajo relacionado con la gestión de basura es un intento de cerrar el chorro.

La mayor parte del desperdicio en los océanos son plásticos de los consumidores, siendo en su mayoría envoltorios de alimentos, botellas y tapas de bebidas, bolsas de plástico y filtros de cigarrillos (los filtros son de acetato de celulosa, un plástico). Cuando el sol y el agua salada descomponen el plástico este se convierte en microplásticos que son devorados por las criaturas marinas, por lo que entran en la cadena alimenticia.

——————-en recuadrito ————————

¿Cómo reducir el plástico?

  • Evitar las botellas de plástico para el agua, si se tiene acceso a agua potable para beber.
  • Evitar los sorbetos de plástico u otros plásticos de uso único.
  • Usar bolsas reutilizables al hacer las compras.
  • Elegir las botellas que se puedan volver a usar en lugar de botellas biodegradables, que en su mayor parte solo se degradan en instalaciones industriales para hacer abono.
  • Recoger la basura cuando se esté en el exterior. La basura diseminada con frecuencia acaba en un océano.

 

“Me interesa ver su sistema. Y los países que visito realmente tienen proyectos interesantes para acabar con los desperdicios”, dijo. “Indonesia ha logrado hacer una asombrosa limpieza de canales y de proyectos de rehabilitación. Cada lugar está haciendo cosas importantes que son diferentes y fuera de lo que hacemos en Estados Unidos, comento Jambeck.