home Actualidad, Cosas Interesantes., Cultura, Motivacion, nuevo tema El Gurú, el sabio y el Samurai

El Gurú, el sabio y el Samurai

Richard

¿Cuál es la verdadera revolución interior? ¿Somos consecuentes con nuestros sueños, ideales y principios?

Por Richard Shaw

 

Hace algún tiempo en la facultad de humanidades de la USAC, se llevó a cabo la conferencia “REVOLUCION INTERIOR”, la cual fue dictada por Paramadueiti Suami, un Gurú o maestro de la filosofía Védica (hindú).  Durante la conferencia, el maestro habló de la no violencia y de la tolerancia entre las distintas doctrinas religiosas e ideas políticas que conviven en el mundo.  Para ilustrar lo que debe ser el control de la ira, el Gurú, relató una historia muy particular que hoy quiero compartir con ustedes.

 

Cuenta el Gurú, que hace muchos años, un  Samurai se encontraba en una crisis existencial, el aguerrido guerrero, se preguntaba si su vida tenía sentido y si la estaba viviendo con sabiduría. Sus cuestionamientos interiores eran tan fuertes, que decidió consultar a un sabio sobre lo que era la sabiduría y lo que era la ignorancia. El Samurai buscó la respuesta en varios eruditos de la región, y nadie le definía a satisfacción lo que eran la sabiduría y la ignorancia. El Samurai, muy decepcionado, vagaba desconsolado por un valle de la India, cuando  se topó con un Bramana (sacerdote), que meditaba apaciblemente bajo un árbol, esperó a que el religioso saliera de su meditación, entonces a la primera oportunidad y sin mediar  palabra, el guerrero se plantó frente al viejo Bramana y le dijo: “Necesito saber qué es la ignorancia y qué es la sabiduría.”  El Bramana lo miró fijamente, y le dijo: “¿Cómo te atreves a perturbar mi tranquilidad? Eres un estúpido y arrogante guerrero que no tiene capacidad para discernir nada, mejor dedícate a la violencia, pues no sabes pensar.” Ante semejante contestación, el guerrero enfureció, dio un paso atrás y con gran enojo sacó su espada, dispuesto a vengarse por la ofensa. En ese mismo instante, el sabio lo miró y le dijo, señalando a la espada desenvainada del Samurai: “Esa es ignorancia.”  Ante estas palabras el Samurai reflexionó, y con vergüenza se tranquilizó, envainó su espada, y al hacerlo el sabio se dirigió a él de nuevo, diciendo: “Eso es sabiduría…”

 

El Samurai avergonzado, pidió perdón, y al despedirse le pidió un último consejo al Bramana, quien con compasión le aconsejó: “Aprende a pensar y hazlo siempre antes de actuar.”

 

La historia que escuché me dejó una lección de vida, pues me obliga a trasladar la teoría filosófica a un plano de práctica en la vida real.

 

Creemos entender el amor, sin embargo, no lo practicamos. Conocemos el significado del perdón pero no lo realizamos, conocemos a la perfección lo que significan la solidaridad, el  servicio social,  el apoyo al prójimo, la justicia, la paz y el autocontrol, pero no actuamos de acuerdo a lo sabemos y hasta  pregonamos.

 

Mi querido cuñado, Alfonso Arrivillaga, me decía un día: “Yo respeto mucho a los revolucionarios que son consecuentes con su discurso.”  Eso se grabó en mi corazón con fuerza, pues es la justa medida que separa a un hombre honesto de un farsante. Hoy, son muchos los religiosos, revolucionarios, periodistas y ? claro ? políticos, que hablan una cosa y hacen otra. Allí, amigo lector, podemos ver a ciencia cierta quién es un fraude y quién vive de acuerdo a sus ideales, sueños y convicciones.

 

Los grandes maestros de la historia como Jesús, Srila Prabhupada, Buda, Francisco de Asís y otros, dejaron huella en el mundo por su ejemplo, el cual  llegó más lejos que los preceptos que predicaban.  Ser consecuente con nuestros principios, es la verdadera lucha, esa es la verdadera REVOLUCION INTERIOR.

Los cambios del mundo se inician en tu vida, la revolución interior es la primera batalla contra el materialismo que inunda nuestra conciencia y tiene aprisionada a nuestra sociedad”

B.A. Paramadueti Suami


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube