Los aspectos comunes del conocimiento sobre el hombre: felicidad, salud, el propósito de la existencia humana y la forma de alcanzar el estado deseado dentro de cada uno se abraza según la tradición mística o fe de cada uno y a esta visión se la llama psicología perenne.

Por Pilar Fonseca

Usamos el término “Psicología Perenne”, porque representa una necesidad constitucional, ya que estamos tratando de encontrar el significado de nuestra existencia, una interacción lógica y profunda entre la naturaleza y nosotros, entre nosotros y otras entidades vivientes. Así como todos somos capaces de sentir miedo, también podemos sentir esperanza. La OIDA-terapia es entonces, un sistema para el desarrollo de nuestra fe y para el mantenimiento de nuestra salud psicológica, que ayuda a los seres humanos a vencer sus dificultades, en especial a las que aparecen debido a la ausencia de fe y a un esfuerzo desesperado y estéril por llenar el vacío con objetos materiales o deleites sensuales. También ayuda a vencer la desesperanza y sus consecuencias, la cual conlleva una cantidad de patologías.

La OIDA-terapia basada en filosofía védica, provee la guía para un estilo de vida social e individual de la más alta calidad. La manera de alcanzar y mantener la salud individual y social, se convierte en una aspiración cada vez más confusa. De aquí que las sugerencias y propuestas de las tradiciones místicas sobre la salud mental y la responsabilidad humana, ofrecen una orientación muy práctica.

Se ha demostrado que los seguidores de cualquier tradición, estarán provistos de un excelente respaldo para su salud psicológica y para interactuar sanamente con otros seres humanos.

Todos somos iguales, tenemos los mismos derechos y necesidades. Los privilegios son adquiridos debido a actividades y esfuerzos realizados en el pasado. Un comportamiento correcto en nuestra vida presente, será determinante en nuestras experiencias y bienestar futuros, por lo tanto, cualquier cosa buena o mala que hagamos hoy a otros seres vivientes, afectará, sin lugar a dudas, nuestra salud psicológica futura. Entender que no existe razón alguna para ser orgullosos y arrogantes, pues esto motiva a las personas a sentirse superiores y ponerse sobre los demás, donde los ricos se sienten superiores a los pobres, el joven y fuerte superior a los viejos y frágiles y, el seguidor de una tradición ideológica, mejor situado que el otro.

¿Cuál es la diferencia entre el hombre primitivo y el hombre moderno? La respuesta es: ninguna, ambos tienen capacidad de pensamiento, sentimiento y voluntad, escuchan sobre sus ancestros, oran, tocan tambores, bailan y se preguntan por cuánto tiempo la maravilla de la vida ha venido manifestándose. Todos perciben y aceptan su dependencia de los elementos y la existencia de un ser supremo.
La necesidad primordial del ser humano, en cualquier momento de la historia, sigue siendo la misma. Esta es la razón por la que llamamos a la OIDA-terapia, la Psicología Perenne. El término fue usado originalmente por el filósofo y matemático alemán Lebnits, quien utilizó dicho término para referirse al principio fundamental común a todas las tradiciones místicas.

El orgullo es la principal causa de que nuestro ambiente sea tan hostil y de que la gente sea infeliz y poco saludable. El amor que todo lo abraza, promovido enfáticamente por la OIDA-terapia, viene para refrenar este orgullo, nos enseña a que, sin importar cuál sea la tradición cultural que se profese, cada quien tiene derecho a su fe y a ser feliz con la condición de no causar dolor a otros.

La manera de alcanzar y mantener la salud individual y social, se convierte en una aspiración cada vez más confusa, pero hay esperanza cuando nos aferramos a la fe.

Propósitos de la OIDA-terapia:

-Crear una comprensión de la psicología, la cual se logra sintetizando las fuentes de conocimiento oriental y occidental, creando un entendimiento más amplio y singular de la psiquis humana.
-Ofrecer a los terapeutas una muy buena herramienta para sanar a sus pacientes, sin crear dependencia.
-Ayudar al público en general, a entender el valor de los efectos curativos de las tradiciones místicas verdaderas, y, por último,
-Para introducir el conocimiento de la Psicología Perenne como base de una educación saludable.

El libro Psicología perenne, manual de OIDA-terapia, de Swami B.A. Paramadvaiti, y se ha convertido en mi pasión.

Pilar Fonseca, estudio medicina alternativa y Psicología Perenne, actualmente dirige la clínica holística VRINDA MEDI-SAP.

Para mas información pueden escribir a: vrindaguate@gmail.com o visitar la pagina: oidaterapia.blogspot.com