home Actualidad, Editorial, nuevo tema, Opinion, Politica, Richard Shaw e Invitados Editorial por Richard Shaw: FRAUDE PRE – ELECTORAL Y OTRAS MAÑAS

Editorial por Richard Shaw: FRAUDE PRE – ELECTORAL Y OTRAS MAÑAS

Ya no vivimos en los tiempos del burdo robo de urnas, ni del secuestro de resultados, hoy, lo que antes se hacía a la fuerza, se logra con astucia, tecnología, conectes en con los magistrados de las Cortes, con amparos hechos a la medida y por supuesto, con bastante pisto…

Por: Richard Shaw

Hace muchos años cuando trabajaba en Diario el Gráfico, vivía muy cerca del periódico, en un pequeño apartamento en casa de mi tía María Mercedes Arrivillaga.

Era una construcción colonial conocida en el mundo bohemio como ¨ La cueva”, así la había bautizado Manuel José Arce. En ese caserón, a falta de intercomunicadores, era común pegar un grito para avisar algo o llamar a alguien, y de todos los gritos que escuché en esa casa, recuerdo uno que de verdad me descompuso. Era el día siguiente de las elecciones presidenciales (1982). Había llegado tarde de la redacción, estaba recostado en mi cama, cuando escuché un grito mezclado con lamento: ¨ ¡se volvieron a robar las elecciones! Era la tía Mona, quien con voz entrecortada y con matices de rabia y frustración, no salía de su asombro, y ¡no era para menos! el General Aníbal Guevara había sido declarado presidente electo. Me imagino que la misma escena se repitió en miles de hogares, que al enterarse del triunfo del General, no les quedó más que resignarse, al igual que lo habían hecho antes, cuando a Efraín Ríos Montt, los poderes fácticos de turno, también le robaron las elecciones.     

En ese tiempo los poderosos de turno: CACIF (oligarquía) y Ejército, con mano cavernícola, habían logrado de nuevo dominar el escenario político, eran tan obvios en su manipulación, en su grosería, en su arrogancia y en su desprecio por el pueblo, que toda la situación era asqueante.

Hoy, con más de tres décadas de supuesta vida democrática, los poderosos continúan con el sartén por el mango, sus métodos y actores han cambiado pero siguen igual de codiciosos, manipuladores y tristemente efectivos.

Antes, se compraban votos el día de las elecciones, hoy lo hacen con el sistema prepago de publicidad alienante. Antes, se llevaban camionadas de indígenas (previamente amenazados), todavía existe esa práctica pero eso sí, ahora son más discretos y sus técnicas van desde el rico tamal, camiseta o gorra hasta el clásico y efectivo billete de Q100. Antes, el robo de las urnas, la alteración de papeletas y de actas, era fácil, ahora la manipulación electrónica es más práctica y menos evidente. Los grupos de poder alimentan suben y mantienen a sus lacayos con constantes inyecciones de capital, la lucha electoral no se da en el campo de las ideas o programas sino en el terreno del patrocinio.

Los políticos están dispuestos a negociar el alma por unos cuantos Quetzales, la cobertura de una noticia o anuncios de radio y televisión.

Los actuales pseudo partidos políticos, son entes electoreros que no se preocupan por la formación de cuadros medios y futuros líderes. En los partidos no se respeta la democracia interna (respeto a las bases), no buscan realizar los ideales democráticos de una nación y su dependencia del capital los tiene amarrados y destinados a ser instrumentos del poder económico, su servilismo es el aceite que necesitan los poderosos para ejecutar su bien planeado fraude preelectoral. Para los financistas, los votantes son tontos útiles en subasta.

Si alguna organización política es peligrosamente honesta y capaz y en su inocente desarrollo, desea crecer limpia y sin compromisos, entonces el poder económico se encarga de ahogarla financieramente y ante esa cruel realidad, comienza la subasta de ideales y puestos de elección.

Para poder superar esa dependencia enfermiza, es necesario fortalecer la democracia interna de los partidos, creando instituciones políticas con mística y orientación ideológica.

Un ejemplo de lo que son las preferencias y el fraude preelectoral de los sectores empresariales, son los foros que preparan con gran despliegue publicitario cámaras empresariales, medios de comunicación y destacados periodistas, quienes atribuyéndose poderes divinos y haciendo eco de las tendencias pre pago y preferencias de la oligarquía criolla, no generan espacios incluyentes y democráticos de discusión, dejando por fuera a candidatos que también tienen propuestas. Algunos organizadores dicen que: “es complicado el mecanismo para que participen todos” y estoy de acuerdo con la dificultad del tema logístico pero el que sea difícil, no significa que sea imposible y hay que entender que en estas actividades debemos respetar el espíritu democrático y sobre todo incluyente, de una contienda.  Vienen a mi mente las palabras de J. Smith que decía: ¨ los males de la democracia, sólo se curan con más democracia ¨.

Por eso, no es bueno seguirle el juego a la oligarquía criolla, ni a los intereses de monopolios mediáticos que proponen foros excluyentes y entrevistas selectivas.

LOS AUSENTES

Los candidatos deben solidarizarse con toda la clase política y sin temor abrirse al diálogo, no sólo exigiendo la participación de todos los contendientes, también participando, pues cuando un candidato se cree superior o se siente más allá del bien y el mal y tocado por los dioses, decide no ir a un foro, pues en su accionar lo que le demuestra al pueblo es su total desprecio.

ENCUESTAS AMAÑADAS

La tendencia a publicar encuestas con dudoso origen en donde los realizadores se esconden detrás de nombres corporativos, sólo fortalece al imperio de la manipulación de masas, en donde el pueblo, como manso borrego, camina guiado por su eterno patrón: “El Sr. Don Dinero”.

NO TODO ESTÁ ESCRITO, NI DICHO

Creo que la masa crítica en nuestro país, ha aumentado considerablemente. Las actividades de opinión por medio de las redes sociales en el proceso electoral, pueden cambiar la intención de voto, como pasó en el pasado con Jimmy Morales o con Álvaro Uribe en Colombia.

CACIFASO, ANGELASO O NARCASO… TODOS LO SABEN Y LO DICEN, PERO NO HACEN NADA PARA CAMBIARLO.

Los actores de la vida política de nuestro país, es decir más específicamente, los miembros de la “clase política”, están plenamente conscientes del sometimiento de sus organizaciones a los poderes fácticos.  Se dice, con plena tranquilidad en corrillos políticos, que sin la bendición de los CACIFES, sin el apoyo del magnate de la televisión Ángel González, sin el apoyo de los monopolios radiales y de cableros, la participación efectiva de un proyecto político nace muerta, y si a esto le sumamos la hoy muy común existencia de fuertes inyecciones de dinero de algunos narco financistas, llegamos a la conclusión de que  la escasa dignidad que puedan tener los candidatos  que nos pretenden gobernar, está sometida a esta horrible realidad.

¿CÓMO PAGARLE A LOS FINANCISTAS? ¿DE DÓNDE SALE ESE PISTO?

Como mencioné anteriormente, hay varios financistas que en su momento invierten fuertes sumas de dinero para pagar las campañas electorales, y lo hacen con la tranquilidad de un acuerdo, a veces de palabra y a veces escrito, de que al llegar, ellos serán retribuidos con “favores gubernamentales”.

Hay favores políticos como la reasignación de una frecuencia radial o de televisión o la licencia de explotación de minerales o petróleo o un puesto en el extranjero para saciar el ego, en fin, “amor con amor se paga”. Les comparto un ejemplo : si un productor de azúcar,  un expendedor de gas o gasolina apoya a un candidato, puede esperar recobrar su inversión de varias maneras, una es la tranquilidad de operar, obtener favores fiscales o políticos y la más burda es la actitud permisiva del Estado para  incrementar el costo del producto o servicio.  Imagínese amigo lector, ¿cuánto se puede embolsar el gremio del azúcar si por “azares del destino” logra implementar un incremento en su producto? Sólo con Q20 por quintal en un mes, recupera el costo de toda la campaña. ¿Cuánto ganaría el expendedor de gasolina si le suben 25 len al galón?, ¿Cuánto le representa a las compañías de gas un incremento de Q10 por tambo de gas? Estamos hablando de miles de millones pues son productos de alta demanda. De igual manera, las mega constructoras ven en los apoyos económicos a los candidatos nacionales y municipales, una forma de comprometerlos en futuras obras de infraestructura. Por otro lado, los narco financistas pagan por un poco de tranquilidad y así tener capacidad de operación en su negocio de trasiego de productos ilícitos. Mafias de todas clases como la de trata de personas, también aporta y luego exige. En fin, todo aporte trae su cobro bajo el brazo y lo más seguro es que el pueblo sea el que pague esa factura. Al final, las campañas electorales las paga el pueblo, pues este es el último eslabón en el consumo.

SI NO HAY EQUIDAD, NO HAY LEGALIDAD

Los dirigentes de los partidos deben entender que una Reforma Electoral debe ser valiente y profunda. Una democracia fuerte les daría realmente el poder y los liberaría de esa farsa que llaman “ganar las elecciones”, hipotecando el alma.

Ser presidente pero no gobernar es aceptar ser una marioneta. 

Ganar elecciones pero no poder tomar decisiones sin antes consultar o congraciarse no es ganar.

Tener un gobierno comprometido, encadenado y con “deudas” políticas, es someterse, es venderse, es ser cholero bien pagado, pero al fin ¡cholero! 

Si hay democracia política y participación sin compromisos, ganamos todos.

La lucha electoral no se da en el campo de las ideas o programas sino, en el terreno del patrocinio económico y de la judicialización de la política. Parece que la democracia tiene precio y que su futuro se decide en la Cortes y en los medios de comunicación.

La actual Ley Electoral ha sido diseñada para favorecer a las maquinarias políticas tradicionales. Las reformas están incompletas. Los políticos le tienen miedo a un listado abierto y a los sub-distritos electorales, pues saben que eso significa perder el control del negocio.

Columna original de R. Shaw, publicada en 2015 con adaptación de Redacción C4

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube