home Actualidad, Cosas Interesantes., nuevo tema, Opinion Deshumanización de la muerte es deshumanización de la vida

Deshumanización de la muerte es deshumanización de la vida

Uno de mis hermanos de vida, de esos que se encuentran por la pura fortuna o por providencia, Édgar Martillo Girón, partió de este mundo, nos lo arrebató el famoso coronavirus. Su muerte y proceso de entierro, por ser de los primeros casos, se realizó de forma exagerada y estrictamente “sanitizada”, por no decir satanizada, en una carrera desde el hospital al cementerio, al mejor estilo videojuego, escoltado por una patrulla de la policía que le abría camino, en donde al llegar, ni siquiera esperan a los familiares con los enterradores cubiertos en trajes cuasi espaciales y solamente nuestro otro hermano de vida, Joaquín Abuela Calderón, es testigo de que la caja fue llevada y metida en la tumba. Como si fuera un objeto radioactivo. Ahí yacen sus restos; y aunque su recuerdo permanece en nosotros, el duelo quedó inconcluso…

Por: Arturo Montenegro

El hombre es arrojado al mundo y por tanto está condenado a ser libre y tomar decisiones a lo largo de su vida, misma que es finita, y que en esa reflexión de finalidad, en esa consciencia de terminación, convierte al sujeto vivo en cualquier posibilidad. Así lo pensaba el gran Jean Paul Sartre, quien hace un par de meses cumplió 40 años de haber pasado ese proceso de la muerte. Pero la muerte no fue su fin, porque pensaba también que su propia muerte sería la continuación de su vida sin él. Y tal cual, acá está, en sus escritos, en sus legados, los recuerdos, en este artículo.

La Madre Teresa de Calcuta, quien dedicó su vida al servicio de los más necesitados, dijo una vez que el que no sirve para servir, no sirve para vivir, y su vida entera fue la preparación para la muerte, para esa vida eterna en la cual debe estar, como ella misma decía, como parte del corazón de Jesús. “Amar significa dar, hasta que duela”, mencionó una vez, en referencia a su lucha contra el aborto. Frase que alguna vez ultrajó el nefasto Álvaro Arzú ya finado.

Cuando el poeta Humberto Ak’Abal falleció, por una complicación tras una operación intestinal, su sobrina expresó que tras el traslado desde Totonicapán a la Capital, en su ingreso al hospital “descansó”, en su cosmovisión Humberto sigue con nosotros, su energía fluye, aunque su cuerpo haya regresado a la Madre Tierra.

Sin importar la creencia, o la filosofía frente a la muerte, el rito de la despedida es muy importante para los familiares y los amigos. En Guatemala se suele hacer un velorio de un día entero, y luego acompañar los restos hasta el cementerio para dar el adiós final. Esta tradición fue cercenada, y suprimida por el coronavirus.

Ante la pandemia por la Covid-19 se ha hablado mucho del tema de la recuperación económica en la que el Cacif defiende su postura de acumulación irracional, aunque muchas de sus empresas nunca cerraron y son las causantes de los contagios masivos, y el presidente del país los avala y plantea que hay que vivir con el virus. Pero poco se dice del duelo que padece el Pueblo y de la responsabilidad de esas muertes. Solo para hacer la acotación, que considero necesaria, la idea de tomar medidas preventivas y de aislamiento era precisamente evitar esos contagios masivos que hoy se dan.

El estigma por tipo de muerte ha marcado la deshumanización de la misma, me hace pensar en los miles de desaparecidos y asesinados durante el conflicto armado, cuando a los funerales llegaban los sirvientes militares a marcar otros objetivos; no es casualidad que en los miembros de las maras se presente un patrón similar hoy. Cuando la violencia se hizo “común”, morir por violencia se hizo normal, porque como en el discurso post conflicto quedó marcado el dicho: en algo andaba metido. Ahora, morir por covid-19 es el estigma: “o les da o se salvan”, pero si no se cuidan, les va a dar, así que “pórtense bien”.

Del poema Flor amarilla de los sepulcros de Humberto Ak’Abal, donde hace referencia a la discriminación, racismo y genocidio contra el pueblo maya, he tomado este verso, que aplica a esta situación pandémica:

Pajaritos de los barrancos:
Güis-güil, Tuc-tuc, Chaper-pantuj,
vengan a llorar conmigo,
mi tristeza es grande

y la herida duele. No se trata de reactivar la economía, ante la incapacidad del Estado de brindar soluciones o apoyo real al pueblo guatemalteco, se trata de pensar más allá del mercado y del consumo como única fuente de vida, que hoy ha demostrado cómo el capitalismo representa la muerte. Se trata de que el rol del Estado valore la vida de sus habitantes, ante cualquier interés, y se deje de culpar y responsabilizar a la misma población por su salud, cuando las medidas gubernamentales han sido funestas. Se trata de apoyar en realidad, no en campaña política, las elecciones ya pasaron, como le dijo el actual presidente al anterior; hoy se requieren acciones de apoyo en temas de subsistencia alimentaria a los marginados durante siglos, de apoyo en alquileres al Pueblo aguantador, de apoyo en deudas en general a los cientos de miles de desempleados, de apoyo en subsidio a las micro y pequeñas empresas, a esas que son verdaderos emprendimientos y no a los que gozan de beneficios fiscales o concesiones producto del despojo. Acciones dicursivas y que contravienen la protección de los habitantes, como las del semáforo geográfico por contagios, cuando no se tiene ni la capacidad de realizar pruebas, es otra irresponsabilidad demagógica en la que los tres poderes del Estado de facto: políticos corruptos, ejército y Cacif, tienen una corresponsabilidad que la Historia les cobrará.

Ojalá esta deshumanización de la muerte penetre en las entrañas del Pueblo, para darle la fuerza necesaria, de hacer en realidad su voluntad. ¡Despierta Pueblo, porque han deshumanizado tu vida!

Edgar Girón tenía 63 años, ingresó al hospital de Villa Nueva el 28 de marzo luego de haber sido diagnosticado positivo de COVID-19, fue identificado como el paciente No. 33. Según el Ministerio de Salud habría tenido contacto directo con un familiar del primer paciente fallecido.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube