home Actualidad, Cosas Interesantes., nuevo tema, Opinion CONDENA A LA MEDIDIDA DEL QUE PAGUE

CONDENA A LA MEDIDIDA DEL QUE PAGUE

quema 1

CONDENA A LA MEDIDIDA DEL QUE PAGUE

Miedo, pavor, terror, provoca el “supuesto” adelanto en Guatemala, en la lucha contra la impunidad.

Por Jorge Lemus

Sentencias condenatorias mediáticas, cortadas a la medida de la izquierdosa “sociedad civil”,  que actualmente cuenta con mucho pisto para repartir. Sentencias sin prueba alguna, ni siquiera prefabricadas, testigos falsos o algo; sencillamente,  la mera voluntad de lo que estos justicieros quieren y pueden pagar. Pseudo-guerrilleros traidores, políticos oportunistas, “intelectuales” que se fundamentan, no en la lógica razonada de las evidencias existentes o no existentes, la veracidad de los hechos o la legalidad de las leyes, NO, sólo en lo que dicte su corazón, la ideología de sus integrantes y la falta absoluta de todo dejo de moralidad.

No importa que el acusado sea inocente, que el día de los hechos estaba a kilómetros de distancia, que nada tuvo que ver, que fueron acciones que los gringos le ordenaron, o que como en el caso de la embajada de España, el fuego, obviamente no vino de afuera, sino que se inició adentro, ¡NO!, no importa, lo único que importa es que integró el ejército que es ladino, que no pertenece a etnia indígena alguna, que le cae en los huevos a Pascual o en los ovarios a la Rigo, eso es lo que importa, que no es hueco ni machorra; así que por ello hay que acabarlo a como dé lugar.

Lo máximo, es que para ello cuentan con su mafia de jueces (as) “incorruptibles, éticas y honradas”, “las más galardonadas, mitificadas y endiosadas, por extranjeros que nos controlan. Para ellos todo vale y a través de sus incondicionales Flores y Gálvez, de los juzgados de mayor riesgo y las togadas, Barrios, Valdez, Yoc, etc. Todo lo logran.

Considero que no existe dentro de nuestra sociedad civil, militar, empresarial, proletaria, estudiantil,  y campesina, alguien que ignore que dentro de nuestra “guerra fría interna” que sufrimos desde los sesentas hasta los noventas, y que los que realmente mandaron, ordenaron o manipularon, fueron de un lado los asesores gringos de la CIA o bien la embajada misma, pues todos nuestros chafarotes asesinos fueron “educados” (adoctrinados) en la Escuela Militar de las Américas, de Fort Benning, Columbus, Georgia, en la base militar de Palmerola, Honduras o en las bases militares estadounidenses en Panamá (Jungle Experts) y otras, así como por otro lado los guerrilleros que fueron entrenados en Cuba, Checoslovaquia o por la KGB, o educados en la Patricio Lumumba de Moscú.

¿Cómo es posible entonces, que actualmente sean precisamente, esos, que ordenaron las masacres, torturas y asesinatos selectivos a Lucas García, a Ríos Montt a Valiente Tellez, a Arredondo y a tantos egresados más, sean ahora los santos de devoción de la “sociedad civil”, en su sufrida búsqueda de justicia? Puras pajas, a tal extremo que yo pregunto ¿Por qué es que ahora el adalid de mayorías del FRG, Efraín Ríos Montt, no le hace huevos a contarnos o mejor declarar en tribunales, cómo fue y quiénes eran los “asesores” gringos, o bien sea los embajadores, agregados militares y culturales, que le “sugirieron” la política de “Frijoles y Fusiles” o las diversas masacres que ocurrieron y tanto desmán más? Eso le podría ayudar en el juicio que enfrenta, o por lo menos le caería como patada en la espinilla a justicieros y shutes por igual, lamentablemente,  carece del valor necesario, como cuando ganó la presidencia y mejor se las peló para España, como para descarar a los genocidas que hasta hoy, se jactan ufanamente de haber sido aquellos que desde el Enola Gay, lanzaron la bomba atómica sobre Nagasaki, o la otra sobre Hiroshima, que en el instante mismo de la explosión nuclear, provocaron literalmente millones de muertes.

Con los terroristas no se negocia

Esa es la postura universal, aceptada por todos los países democráticos y civilizados del mundo. ¿Por qué entonces, en los sucesos ocurridos dentro de la Embajada de España hace treinta años, estos mismos países democráticos y civilizados, arguyen que en ese caso, sí se debió negociar con terroristas que además fueron tan brutos que al lanzar una molotov hacia afuera, ésta haya caído adentro, quemándose así, ellos mismos y a los inocentes dignatarios guatemaltecos que el embajador español coaccionó para que estuviesen presentes ese día? Nadie se preguntó, por qué escapó y cómo fue que quedó cerrada la puerta detrás de él, ¿Qué hizo’?  ¿Le echó llave acaso?, ¿colocó una tranca o un pasador? Nunca lo sabremos, pues nuestros cochinos funcionarios asesinos, pero lambiscones, le concedieron el indulto desde el principio. Recordemos que era ESPAÑOL, descendiente de aquellos que nos conquistaron con espejitos, espada y cruz.

Lo único que importa es que integró el ejército que es ladino, que no pertenece a etnia indígena alguna, que le cae en los huevos a Pascual o en los ovarios a la Rigo, eso es lo que importa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube