Cara a cara con Jorge Serrano Elías

mera mera foto

Cara a cara con Jorge Serrano Elías

 Pasado, presente y futuro

Encontrarme de nuevo con el ex presidente Serrano, fue como abrir un libro y leer en sus páginas la historia que yo viví. También encontré los capítulos secretos de una trama política desconocida y cruel.

Por Richard Shaw

Era una tarde calurosa en la ciudad de Panamá, el ex presidente Serrano acepto recibirme y envió a su asistente (Samuel Estrada) a recogerme al hotel. Mientras esperaba se amontonaron en mi memoria los recuerdos. De pronto aquellas imágenes de la época de campaña con UCN, regresaron a mi mente, los ataques que protagonice en su contra, su campaña tan irreverente, su debate frente a Vinicio Cerezo, los resultados inesperados en la primera vuelta frente a Jorge Carpio, la sorpresa al conocer los resultados de su victoria final, y al recorrer todos aquellos momentos revivieron en mi la ira, la impotencia y la nostalgia por un pedazo de la historia de Guatemala en la cual todavía existían verdaderos líderes políticos, había discusión ideológica, el ejército era valiente y los ciudadanos participábamos de corazón.

Recordé también el desarrollo de su gobierno, las discusiones sobre el bono 14, su negativa a privatizar los servicios públicos y tantas cosas más por las cuales se le criticó severamente. En aquella época yo estaba en la oposición y los días pasaban entre reclamos y señalamientos.

La democracia era frágil, y las presiones inmensas, Jorge Serrano no pudo soportar más las presiones políticas y las extorsiones solapadas de un grupo de diputados y tomó la decisión de disolver el Congreso y la Corte Suprema de Justicia; esto que le dio la excusa perfecta a sus enemigos empresariales y políticos, para darle un golpe de estado.

Yo marche con Ramiro de León Carpio y un grupo grande de constituyentes hasta casa presidencial para pedirle su renuncia, me sume a la corriente política, grité y apoyé su derrocamiento. Como integrante de la Asamblea Nacional Constituyente del 85´ me sentía obligado a defender la institucionalidad y así lo hice.

Analizando el pasado y el presente…

Los años han pasado, los datos fríos de la historia y el desarrollo de la política criolla le han dado la razón al ex presidente Serrano. En su momento él decía que el poder legislativo y el sector empresarial conservador lo extorsionaban y que no podía gobernar… y hoy, 20 años después, vivimos esa misma realidad, que además de innegable es sofocante.

Las negociaciones ocultas, el tráfico de influencias, las presiones de los “dueños del país”, el intercambio de favores para lograr la aprobación de una ley y la impunidad son moneda común en el Congreso de la República. Es triste reconocer que toda esta corrupción se ha convertido en algo “normal” para los guatemaltecos.

Encontrarme de nuevo con el ex presidente Serrano, fue como abrir un libro y leer en sus páginas la historia que yo viví, También encontré los capítulos secretos de una trama política desconocida y cruel que nació con el golpe y que se ha fortalecido desde aquellos días.

Jorge Serrano, ha regresado a la palestra política, rompiendo el silencio con sus libros (La Guayaba Tiene Dueño y El desmadre Tiene Nombre) y, recientemente se ha dedicado vehementemente a recobrar su protagonismo por medio de la actividad en las redes sociales y medios de comunicación.

Les presento a continuación el extracto de mi conversación con el presidente que prefirió disolver el congreso antes de ceder a sus maniobras políticas, con el candidato que surgió y gano en contra de todas las predicciones. Jorge Serrano es sin duda un hombre que marcó la historia de Guatemala.

 

Su actividad como autor y ahora en las redes sociales están mostrando a un Jorge Serrano, crítico y muy activo en la vida política ¿Por qué decide romper el silencio luego de tantos años? y ¿Qué lo motiva a participar generando controversia y oposición al actual gobierno?

-Por veinte años la prensa nacional me estigmatizo negativamente y jamás ni probaron ni aclararon nada… Eso lo tuve que aguantar por muchos años. Cuando mis nietos empezaron a crecer me di cuenta que no era justo que yo les heredara un nombre manchado por la información falsa que se había inventado a mi alrededor, así es como decido empezar a escribir el libro La Guayaba Tiene Dueño, allí se desnudó la realidad nacional y cuento la historia de cómo Guatemala fue secuestrada por intereses económicos, se explica las razones políticas y económicas que provocaron el golpe de estado en mi contra. Publicar el libro género una reacción interesante en el país, tanto en académicos como periodistas y público en general. Lo empezaron a usar como un referente histórico. Los medios de comunicación tradicionales no me daban espacio y esto me planteo un reto… fue así como empecé a incursionar en el campo de las redes sociales. La respuesta ha sido muy positiva, mi página tiene 80 mil seguidores y crece día a día y lo que me sorprende es el efecto viral de todas las publicaciones, y qué decir de las opiniones y el foro político que se genera y que nos brinda una retro alimentación del sentir de la población.

Hablemos de la coyuntura actual. ¿Qué opina usted del tema de los inmigrantes?

-Este problema arranca de una realidad marginal, urbana y rural… Sus motivaciones son una mezcla de sueños por un mejor futuro y miedo a la realidad de violencia extrema que vive el país. La desesperación es tan grande que están dispuestos a aceptar todos los riesgos del viaje. El inmigrante empieza a sufrir de extorsiones en su propia tierra, luego en el territorio mexicano encuentra una cadena bien aceitada de explotación. Es doloroso ver la actitud poco seria del presidente actual, quien ante esta situación su única reacción ha sido llegar a los Estados Unidos a pedir dinero en lugar de abrir las puertas del dialogo para encontrar una solución a este drama que involucra a varios países. Lo que propongo es que los cinco gobiernos involucrados que son El Salvador, Honduras, Guatemala, México y los Estados Unidos se sienten a generar un plan de contingencia y de solución. Si no frenamos las causas económicas y sociales en los países de origen esto nunca va a terminar. No es cuestión de dinero, primero hay que tener un gobierno serio, decente y honesto que busque el beneficio de todos.

La inseguridad tiene de rodillas a los guatemaltecos ¿Cómo encontrarle una salida a este problema?

-Hay que organizar a la población, y esto no se logra con una fuerza eminentemente represiva., debemos equipar a la sociedad en todo sentido. El estado está ausente en la formación cultural, deportiva, académica y técnica de los jóvenes. Es necesario crear una política social que permita convertir la energía de estos jóvenes que hoy están en la delincuencia en algo positivo. Este es un problema sociológico que vas allá del simple crimen. La violencia que azota a Guatemala tiene una filosofía, tiene un lenguaje propio. La violencia no solo se enfrenta con una mentalidad de policía y cuartel.

Actualmente se discute mucho sobre el tema de la CICIG ¿Qué opina usted?, ¿debe continuar su labor?

-Yo en un principio era opositor a la CICIG, pues me parece que dentro de la soberanía de un estado la fiscalización es cuestión propia y es algo que debemos implementar de manera efectiva. Si hoy la CICIG estuviera bajo el mando de Carlos Castresana, yo diría que se largue ya y no esperemos dos meses, pero con el comisionado Iván Velázquez, la situación es diferente, este si es un fiscal y el tipo está haciendo su trabajo. Me parece que el hecho de que esté destapando cosas interesantes lo convierte es un elemento positivo y por eso creo que hay que apoyarlo. En nuestro gobierno hay incrustadas mafias y esas mafias jamás van a ser denunciadas por instituciones nacionales. Hay que identificar las mafias, como la que tenía el ex ministro Vielmann, allí hay personajes muy importantes de la vida nacional.

Como ve usted el tema de la minería… ¿es buena o es mala para Guatemala? ¿Qué debería hacer el estado?

-Bueno eso depende. Déjeme ponerle un ejemplo: si alguien viene a mi casa y me ofrece explotar el subsuelo de mi propiedad y no me va a dar nada, eso definitivamente es malo. Pero si ofrece, no dañar el entorno y dejarme el terreno tal y como estaba antes y además compartir las riquezas de manera equitativa eso es bueno. Es cuestión de establecer reglas favorables para el país y eso es lo que sucede en naciones más desarrolladas que tienen explotación minera. Se supone que la minería genera desarrollo, pero ¿qué progreso va generar la minería si deja solo el 1% de regalías?… ¡No así no es la cosa!, mejor váyanse a su casa porque eso es robo. Eso es llegar a robarse los recursos. Porque en cualquier país un proyecto minero deja mucho más que eso (entre el 10% y 15%) y además paga impuestos al estado y se somete a controles estrictos. La minería debe partir de un beneficio a las colectividades.

Usted afirma que la emisión de bonos es una esclavitud económica, ¿Por qué?

-Bueno, una cosa es el endeudamiento y otra los bonos. Si yo voy a un banco y pido dinero para construir mi casa, para estudiar o para poner una fábrica, es decir algo productivo eso es bueno pues estamos hablando de inversión, pero este gobierno es tan incapaz que el dinero que está pidiendo es para vivir, es para comer… Y ¿Cómo lo va a pagar sino tiene ingresos?… los que van a pagar este endeudamiento son sus hijos, nietos y al paso que vamos hasta los bisnietos.

Al gobierno no le importa, es incapaz de cobrarle impuestos a quien debe pagar impuestos, más bien se ingenia leyes para no cobrar impuestos. Así no hay país que sea viable. No es moral hipotecar a las siguientes generaciones.

Usted está promoviendo de manera abierta la necesidad de refundar el estado. Una propuesta como esta es muy controversial ¿Qué implica refundar el estado y como se puede logar?

-Si yo pensara que un cambio de gobierno va a entrar a cambiar las conductas de elección de jueces, se va preocupar porque los diputados hagan buenas leyes, que se va a fomentar el debate es decir que va a funcionar con buena intención, entonces yo diría modifiquemos el estado… pero la verdad es que no veo esto posible. Si seguimos con el sistema electoral que tenemos vamos a estar repitiendo la misma porquería que tenemos. Hace 20 años yo quise limpiar la corte y el congreso y las élites reaccionaron violentamente en mi contra pues no les convenía. Lo irónico del caso es que 20 años después estamos peor y ante esto la pregunta que corresponde es ¿Cómo vamos a estar en 10 años con más de lo mismo?… lo más probable es que estemos mucho peor.

Hay un gansterismo en el organismo judicial, en el congreso y las demás instituciones del estado. A mi parecer hay que hacer un borrón y cuenta nueva… hay que cambiar el sistema para elegir diputados, para seleccionar a los jueces. Hay que quitar a todos estos corruptos. Debemos generar una cultura diferente. Es imprescindible que el ejecutivo tenga límites. Simón Bolívar hablaba de un poder moral que supervise las funciones del estado.

La constitución y las leyes electorales cumplieron una función hace 29 años pero hoy las cosas han cambiado. La evolución del narcotráfico, de la mentalidad empresarial, la presión de las fuerzas corporativas, en fin todo eso cambio el esquema de Guatemala.

Hay que romper la estructura estéril del suelo para poder echar la semilla, si no lo hacemos vamos a seguir repitiendo y repitiendo el mismo modelo fracasado. Albert Einstein decía. “No podemos esperar resultados diferentes haciendo lo mismo”.

Refundar el estado es mucho más que una revolución es implementar un modelo político y económico que nos permita desarrollarnos como país y darle a nuestros hijos una vida digna.

Muchos guatemaltecos se preguntan por el futuro de Jorge Serrano ¿Qué va a pasar con las acusaciones en su contra y cuándo es que va a regresar? ¿Si le fuera posible participaría en la próxima contienda electoral?

-Los procesos legales en mi contra no tienen fundamento, y los tengo prácticamente ganados, pues de todo lo que se me acusa no hay pruebas. Dentro de mis planes no está la participación política en la contienda electoral y estoy evaluando el momento más conveniente para regresar y retomar mi vida en Guatemala. Mi familia y yo extrañamos mucho estar allá y espero poder hacerlo pronto. Mientras ese momento llega seguiré en mi lucha y no descansaré hasta ver a mi patria por el buen camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube