Bueno está pueblo pendejo

Sí Guatemala, aquí estoy de nuevo, con mi vieja palabra indignada, con mi gastado libro de poemas y con mi eterna tristeza por ti. Estuve lejos un tiempo, ausente de tu tierra, de tus calles, de tu miseria, de tu gente que es la mía, de tu pueblo, que es el mío, y de tu dolor que es el nuestro.

Por Hugo Arce

(Q.E.P.D)

Ausente de tus problemas, de tus eternos problemas Guatemala, de sus repetitivos dictadores, que son los mismos de siempre, los mismos de antes, con diferente cara, quizás, con diferentes métodos, con diferente gesto, con diferentes armas, pero en el fondo con el mismo afán de ser amos, patronos, dueños y señores, de tu tierra y de tu gente, parásitos que se alimentan, crecen, enriquecen, mienten y corrompen, cobijados en tu buena sombra de madre, Guatemala y ante la indiferencia de tus hijos.

Más he regresado con voz en la garganta, una voz que no se calla, que se rebela, que crece adentro de mí y recorre las venas de mi patriotismo, que tal vez esté fuera de esta época, fuera de moda, fuera de estilo y de lugar en este tiempo en que saber cómo ganar la comida, lograr sobrevivir, pagar la renta y mantenerse vivo es más importante que defender tu nombre, tus costumbres, tu suelo y ese algo indefinido, que tienen las nubes cuando recorren tus cielos y que los hombres llaman libertad.

Aquí estoy, viendo como tus hijos, tu pueblo observa impávido, ajeno, indiferente la destrucción de su patria, y con voz en la garganta y la sangre a flor de piel, levanto mi voz indignada para decir simplemente: bueno está pueblo pendejo, que estés acorralado, humillado, acobardado, que te juntes en rincones a comentar en voz baja, lo que ha subido la vida, la violencia de las calles, lo que hicieron con tu voto, los que hoy son tus patrones.

Bueno está pueblo pendejo, que te encaramen la pata, que te humillen que te engañen, que te ridiculicen, que te exploten, que te vendan, que te comercien y mientan, bueno está pueblo pendejo, que te lleve la tristeza, el hambre y hasta el cadejo, que un gobernante abusivo, prepotente y mentiroso, ponga su mano en tu cara, en tu bolso y en tu boca, que te suban los impuestos, que te bajen los calzones, que te traten como idiota, que desprecien, que te ignoren, que se gasten tu dinero en viajes, lujos y ropas, bueno está pueblo pendejo, que cada día que pase pierdas un nuevo derecho y que te encuentres hambriento, miserable, analfabeto.

Bueno está pueblo pendejo, que estés viviendo el inicio de una larga dictadura, de una larga pesadilla, te lo tienes merecido, por tu vocación absurda de alimentar a tiranos con tu indiferencia estúpida y tu falta de valor para defender lo tuyo, para erguirte como un hombre y dejar que tu voz se sienta, que tu voz la oigan los que nos gobiernan, bueno está pueblo pendejo, que en tu historia de castrado, hayan Cabreras, Ubicos, Lucas, Chupinas, Cerezos, gente que se ha aprovechado de tu cobardía, de tu carencia absoluta de dignidad, de amor a la patria, y de sentido de libertad.

Bueno está pueblo pendejo, que en tres años de gobierno, se hayan burlado de ti hasta el cansancio, hasta el abuso, hasta el absurdo, que con tu indiferencia se hayan tejido más impuestos, te hayan puesto nuevas cargas, hayan inventado historias, ridiculicen tus leyes, corrompan la constitución, te repriman, te amedrenten y te engañen. ¿Hasta cuándo, Guatemala, tu pueblo va a estar dormido? ¿Hasta cuándo, Guatemala, se despertará el gigante valeroso y justiciero que escondes en tus montañas, en tus selvas, en tus aguas? ¿Hasta cuándo, Guatemala, dejarás de parir tiranos para gobernar esclavos?

Bueno está pueblo pendejo, que te lleve la tristeza, el diablo, y hasta el cadejo. Bueno está pueblo pendejo.

 

Bueno está pueblo pendejo, que en tres años de gobierno, se hayan burlado de ti hasta el cansancio, hasta el abuso, hasta el absurdo, que con tu indiferencia se hayan tejido más impuestos, te hayan puesto nuevas cargas, hayan inventado historias, ridiculicen tus leyes, corrompan la constitución, te repriman, te amedrenten y te engañen. ¿Hasta cuándo, Guatemala, tu pueblo va a estar dormido?

 

Nota de C4: El polémico periodista y escritor Hugo Arce, fue encontrado muerto en una habitación del hotel Ramada en la zona 4 capitalina, en enero del 2008, cerca de 10 años después, el crimen permanece sin ser esclarecido. El pensamiento de este poeta está vivo en el corazón de quienes lo conocimos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube