¿Que establecerá un nuevo equilibrio de fuerzas entre las más grandes potencias y su feroz pugna geoestratégica que busca consolidar el denominado sistema multipolar?.

Por Oscar Platero

Las fuerzas en pugna son Estados Unidos y la OTAN versus las fuerzas de Rusia y China, que encabezan los BRICS (potencias emergentes) tratando de incidir en el resultado de los grandes conflictos económicos, políticos, sociales, ideológicos y militares que se escenifican a nivel mundial.

Como antecedente, debemos recordar que tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la URSS dieron origen el “Sistema Bipolar” que se mantuvo hasta el año 1991. Desde esa fecha hasta el 2010 los Estados Unidos se habían convertido en los rectores de un “Sistema Unipolar”, hasta que a finales del 2010 el mundo inicio su conversión hacia un “Sistema Multipolar” debido a la debacle de la economía estadounidense y el ascenso económico de China Continental.

¿Que es el sistema multipolar?

El sistema multipolar es un movimiento que recorre desde el Este del planeta en dirección hacia los Estados Unidos. Avanza mediante las estructuras económicas constituidas en China y los Países Emergentes y pasa por la zona euroasiática impulsada por Rusia mediante la “Ruta de la Seda” que creó y direcciona la China, arrastrando a Japón y Corea del Sur, antes de ingresar a los Balcanes desde Turquía, para adentrarse a Europa Occidental por Italia, Alemania e Inglaterra;  y desde allí, su clara intención es  incursionar en los Estados Unidos quebrando el dólar como moneda rectora mundial. Este es el fondo de la estrategia del gran movimiento estructural que está sacudiendo el mundo, estableciendo el sistema multipolar que avanza de Este hacia el Oeste en el planeta.

Una de las grandes señales o indicios, fue la aún reciente conversión de la compañía rusa “Rosneft” en la petrolera más grande del mundo, según lo indicado por el analista Alfredo Jalife-Rahme en la Red Voltaire el 12 de noviembre de 2012.

¿Pero de qué manera éste hecho y otros de connotación geoestrégica, inciden o afectan a Latinoamérica en su conjunto?

En nuestra región los procesos de integración en los últimos años por diferentes factores endógenos y exógenos están crujiendo en beneficio del sistema multipolar en su vertiente ruso-china, entre ellos la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), el Mercado Común del Sur (Mercosur).y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que fueron apuntalados por capitales procedentes de Venezuela, y China principalmente, y están integrados por países como Argentina, Brasil, Perú, Chile, Venezuela, etc., que  recibieron de la China muy importantes inversiones enfocadas a la extracción de minerales, petróleo, gas natural, etc. Sin olvidar el proyecto para la construcción del canal transoceánico en Nicaragua, indudablemente con un alto valor geoestratégico, si se efectúa. Todo esto fortifica al sistema multipolar que intentan consolidar rusos y chinos.

Es también importante, en ésa vía, recordar que hace algunos años, Brasil reaccionó indignado cuando el Director General de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy, afirmó que la Amazonia debía ser transformada en “patrimonio de la humanidad” junto a otros “bienes públicos globales”. Brasil repudió cualquier afirmación que atentara contra la soberanía sobre sus recursos naturales. Desde entonces,  rechaza la tesis del Departamento de Estado de los Estados Unidos que sostiene que los países amazónicos solo son “detentores temporales” de esa región.

Algunos políticos estadounidenses afirman que la Amazonía, como el principal pulmón de la humanidad, debería ser manejada por Naciones Unidas (brazo político internacional de sus principales financistas)  y no por Brasil y los países que comparten ese territorio.

Durante las últimas décadas Brasil aumentó las inversiones estratégicas en sus Fuerzas Armadas y sin embargo políticos desconocedores de la geopolítica y geoestratégica mundial, manifestaron fuerte oposición a los gastos militares.  Ante la pregunta de ¿porqué  de  la necesidad  de destinar recursos para desarrollos militares y tecnología brasilera? La respuesta fue que su crecimiento económico lo llevó a ser considerado dentro de las potencias emergentes (BRICS),  que representan el 43% de la población mundial, además la defensa de sus riquezas naturales.

Los BRICS, como bloque económico y político

Los BRICS están cuestionando el actual orden mundial, afirmando que las instituciones que lo rigen: el Banco Mundial (BM), y el Fondo Monetario Internacional (FMI) son organismos que defienden los intereses económicos norteamericanos y de los países occidentales más industrializados. Brasil posee las mayores reservas de agua dulce del mundo, recurso estratégico de valor incalculable en un mundo cada vez más sediento. La administración y defensa de las reservas acuíferas es desde ya, sin duda, uno de los grandes temas de la política internacional del Siglo XXI, la Amazonia juega un papel de primer orden para el equilibrio climático global.

En este choque de intereses globales, surge una nueva administración en los Estados Unidos, que deberá definirse ante la crisis Venezolana apuntalada por el Gobierno cubano y la izquierda europea principalmente, ante el abierto rechazo de gran parte de la población; a la que se suma,  un forzado y manipulado “Acuerdo de Paz” entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el mayor cartel de drogas del mundo. Que fue rechazado por la mitad de los colombianos mediante plebiscito, por la forma que en que fue acordado, pero impuesto por los aliados de Santos en el Legislativo.

La situación de ambas naciones arrastra a la región a una crisis sin precedentes, por su importancia y potencial en recursos naturales y estratégicos. Sin olvidar los conflictos originados por la narcoactividad y las pandillas (MS 13, y Barrio 18) en el Triángulo Norte de Centro América, y la latente amenaza en Paraguay del autodenominado “Ejército del Pueblo Paraguayo” (EPP) y un incipiente rebrote en el Perú de “Sendero Luminoso”. En éstas condiciones, se impone por intereses ajenos a la región, la denominada “Justicia Transicional”.

 

 

Quiénes hoy se pronuncian a favor de la tesis de “Soberanía Limitada”  , no se percatan o no quieren percatarse que implícitamente están aceptando alinearse en forma contraria a los intereses nacionales