i112110512921

Como en una novela de terror, se van generando los hechos trágicos en nuestra querida ciudad Guatemala, atribuidos a la naturaleza, como en una trama de  Edgar Allan Poe. Y así, nuestro ilustre alcalde, Álvaro Arzú, cual coche encebado, escapa de enfrentar su responsabilidad, una y otra vez.

Por Jorge Lemus Alvarado / Veritas.GT

En diversas ferias patronales de antaño, se encebaba un pequeño cerdo y luego se soltaba entre la muchedumbre. Todos, entre risas y gritos de algarabía trataban de atrapar al animalito, quien cada vez más asustado, se escurría de sus perseguidores, por lo encebado de su condición.

Este es el caso de nuestro alcalde capitalino, Álvaro Arzú Irigoyen, el “Zar de la contaminación ambiental”. También es acusado de ser el mago de los fideicomisos, dueño de las apropiaciones fraudulentas, evasor de impuestos, pagador de subsidios inmerecidos, otorgador de rutas ajenas, malversador de aguas, ajustador arbitrario del IUSI, creador de desastres naturales y como tal, podría ser calificado de ser el “causante de muchas muertes”.

Desde su primera gestión como alcalde capitalino, el Alcalde Arzú, en un acto de ignorancia temerario, mandó sellar los pozos de visita hacia los colectores principales de nuestra ciudad y así “incumplió con la función de darle mantenimiento a los reguladores de caudal”, aseguró en su oportunidad, el Ingeniero Manuel Urrutia, Ingeniero Civil, ex jefe de la división de Construcción y delegado residente en las obras del alcantarillado y agua potable, en los años de  1975 al 85.

Es importante mencionar que dicho proyecto comprendió la construcción de 47 mil 900 metros de colectores principales, 16 mil de colectores secundarios en túneles profundos; 94 mil metros de redes de alcantarillado, así como la construcción de líneas principales de agua potable, según informara Diario La Hora en un reportaje especial. Aunque lamentablemente, para esta publicación, se negó a hacer comentario alguno, a raíz de las represalias sufridas por el artículo en mención.

En la ciudad capital, nuestro centenario Centro Histórico es evacuado de aguas residuales, negras, de alcantarillado y lluvias, por dos colectores principales, y una ramificación central que proviene de la parte alta de la zona 8, baja por la 24 calle, llega a la 10 avenida debajo de la ciudad olímpica y por la misma, enfila hasta la primera calle. Bordea el cerrito Del Carmen y adelante de la Cuchilla de la zona 6 se une al colector denominado “de Oriente”, que inicia en la 26 calle de la zona 3, continúa aproximadamente a 40 metros de profundidad, abajo de la Avenida del Cementerio y la Avenida Elena, hasta el Sauce, de ahí, paralelo a la Martí, debajo de la sexta calle de la zona 2, hasta arribar debajo de “Litegua” (Hundimiento Barrio San Antonio), hasta su desfogue a inmediaciones de Cementerio de las Buganvilias.

Durante este trayecto existían no menos de 20 pozos de visita, que fueron sellados desde el 86, como dijimos anteriormente y varios reguladores de caudal, que así mismo han sido sellados, situación que nuestro alcalde ha ignorado. Como en toda tubería, o colector conductor de agua, existe acumulación de aire, y en el caso de los que conducen aguas negras de alcantarillado, acumulación de gases. Estos, al igual que los eructos que expulsamos los humanos y los infames pedos, deben de salir, de lo contrario, ocasionan explosiones, retumbos y graves daños a tuberías y colectores.

Por otro lado, existe el colector denominado R.M.R. (Reformita, Mariscal Y Roosevelt) que drenan las colonias con iguales nombres y que tienen su desfogue detrás del cementerio General. También existe el 10, 13, 14, que desfoga esas zonas. Más este tiene su salida hacia el poniente de la ciudad, Lago de Amatitlán, y eventualmente, el Océano Pacífico.

Después de las tragedias del Barrio San Antonio y Ciudad Nueva, nuestro Alcalde capitalino, tuvo “la genialidad” de: primero, sellar o permitir sellar completamente los hundimientos, a pesar de que los expertos aconsejaban no hacerlo y dejar salidas de aire y gases. El colmo de los colmos, consiste en que hasta un hotel permitió que se construyese, cabal encima del hundimiento.

Segundo, mandó reducir la cantidad de agua que transcurría por el colector de Oriente, haciéndole salida también, hacia la cuenca que existe detrás del Cementerio General, la cual ya estaba saturada por el colector R.M.R. ocasionando así, no sólo la gravísima erosión debajo del cementerio General, sino los deslaves ocurridos en el basurero de la zona 3, que no solamente sepultaron a inocentes parroquianos, lo cual se ha mantenido en el secreto más absoluto.

Es por esta “genialidad” que el señor Arzú se ha convertido en el indudable Zar de la contaminación Ambiental, pues toda esa gran cantidad de desechos humanos, principalmente plásticos, albergados en el basurero de la zona 3, es acarreada, primero por los afluentes y el río de las Vacas y luego por el río Motagua, hasta el vecino país de Honduras, ocasionando así las quejas del alcalde de Omoa, Ricardo Alvarado, quien amenaza con interponer una denuncia contra Guatemala, en las Cortes Internacionales.

La situación descrita, relacionada a los colectores, es una verdadera bomba del tiempo, que sí o sí va a ocasionar tragedias en el futuro. Por si fuera poco, todo el sistema de agua potable de la ciudad está totalmente colapsado, perdiéndose alrededor del 60% del mismo en fugas superficiales, que son las que actualmente ocasionan dramas en varios asentamientos, principalmente en el denominado Jesús de la Buena Esperanza, ya que desde el área en la cual anteriormente existía la estación de tren La Ermita, los vecinos, según nos refiere Doña Tollita Espinoza, Dieguito el repartidor de La Hora y varios más, han tenido que clausurar por completo el servicio de agua, para evitar esas fugas y así atrasar la tragedia en el citado asentamiento, en el cual, al igual que en el Cambray, jamás se debieron autorizar construcciones formales, alumbrado público, banquetas, ni nada parecido, precisamente por lo endeble del terreno. Pero qué podemos esperar de EMPAGUA, institución dirigida por un funcionario pícaro, llamado Freddy Guzmán, totalmente ignorante de situaciones hidráulicas e hidrográficas, pero experto en el robo de propiedades del Estado (recordemos el caso GUATEL).

El actual alcalde tiene un largo prontuario de errores administrativos que podrían inculparlo criminalmente y estos no han sido ni siquiera investigados por el MP y la CICIG, pues su habilidad política lo ha convertido en una especie de “vaca sagrada o de semidiós intocable”.

Actualmente, por la tragedia del Cambray está preso el alcalde, Víctor Alvarizaes, y Tono Coro, está ligado a proceso. Y mientras la justicia tiene su mirada en delincuentes menores, Arzú, cual “coche encebado”, se escapa y sigue gozando de absoluta impunidad.

El manejo de las aguas residuales es algo que nos concierne a todos los guatemaltecos. La contaminación que produce la capital de Guatemala es una amenaza letal. Frente a esta situación de evidente peligro, surgen las siguientes interrogantes: ¿Por qué el Ministerio de Ambiente no le exige a la municipalidad de Guatemala la implementación de plantas de tratamiento?, ¿Por qué no se implementa lo establecido en el Acuerdo Gubernativo No. 236-2006 que reglamenta las descargas y reúso de aguas residuales?, ¿Será que la Municipalidad de Guatemala está más allá de la ley?, ¿Cuándo dejará el señor Arzú de preocuparse por la parte cosmética de la ciudad y decidirá enfrentar los peligros ambientales y de seguridad?, ¿Por qué la CONRED mantiene este silencio cómplice?

La era de los Unionistas en la alcaldía ha llegado a su fin y este será el último período del alcalde Álvaro Arzú, quien será recordado como el hombre que firmó la paz, que promovió los jardines y que hundió a la ciudad en un caos ambiental.

El actual alcalde tiene un largo prontuario de errores administrativos que podrían inculparlo criminalmente, y estos no han sido ni siquiera investigados por el MP y la CICIG, pues su habilidad política lo ha convertido en una especie de “vaca sagrada o de semidiós intocable”.

Para más información sobre el tema

Usted está matando el eco sistema

http://www.revistac4.com/usted-esta-matando-el-eco-sistema-muchos-contaminantes-y-poca-accion/

Hundimientos en la Capital, “El problema es hidráulico”,

Diario La Hora, 14 de junio del 2010.

Colectores: mantenimiento e inspección son vitales para evitar tragedias

Colectores: mantenimiento e inspección son vitales para evitar tragedias

 

http://www.deguate.com/artman/publish/politica_articulos/acuerdo-gubernativo-236-2006-de-disposicion-de-aguas-residuales.shtml#.V_ZaFeXhDIU

1

 

En Santa Catarina Pínula, Víctor Gonzalo Alvarizaes. Debe enfrentar la ley por negligencia administrativa frente a la catástrofe del el Cambray.