home Actualidad, nuevo tema, Opinion, Politica Alejandro Sinibaldi: Una cita con el destino

Alejandro Sinibaldi: Una cita con el destino

Alejandro Sinibaldi Una cita con el destino

00458

Acorralado por la intriga y la corrupción, “el delfín” del oficialismo se lanza a las turbulentas aguas de una candidatura independiente. ¿Qué oportunidades reales tiene? ¿Cuál es su futuro?

Por Juan Carlos Del Cid

Hay candidatos que nacen parados, que tienen las cosas fáciles, tal fue el caso de Alfonso Portillo, que se sumó a un proyecto (FRG), que tenía organización, mística y un liderazgo claro. Hay otros que le juegan la vuelta a las adversidades, y contra todos los pronósticos y con astucia y suerte, logran llegar a la presidencia, tales son los casos de Jorge Serrano, que ganó y de Manuel Baldizón, que logró llegar a una segunda vuelta, con un partido nuevo y desconocido.

Renunciar a la maquinaria del Estado, a los recursos, a la influencia que otorga estar en el poder, es algo ilógico. A menos que todo esto, en lugar de ayudar, desgaste. Este fue el caso de Alejandro Sinibaldi. Los constantes errores de los funcionarios de gobierno le pasaban la factura a su candidatura y cuando estalló el escándalo de la SAT,  la situación se agudizó y convirtió en algo insostenible.

¿Traición o estrategia?

El diputado Gudy Rivera acusó a Sinibaldi de traidor y de abandonar el barco, sin embargo, la renuncia no responde a una traición sino a una estrategia de supervivencia política. Cualquier asesor con dos dedos de frente, le habría aconsejado dejar la organización, pues en caso contrario, tendría que asumir la co-responsabilidad de la innegable corrupción.

Ante la actual coyuntura, el ahora candidato independiente Alejandro Sinibaldi, enfrenta varios retos: 1)  Levantar un nuevo proyecto. 2) Crear un frente amplio de partidos de centro derecha.

Un nuevo proyecto: Se habla de una candidatura promovida por el MR (Movimiento Reformador).  Si se decide por este camino, las opciones de recuperar el terreno perdido, al dejar la organización nacional y la fuerza del partido oficial, son bajas. Sin embargo, Sinibaldi cuenta con los recursos y el reconocimiento nacional para lograrlo. Su peor enemigo es el tiempo y allí está su talón de Aquiles.

Crear un frente: Si se logra un gran frente de coalición de partidos de centro derecha (cosa difícil, pero posible), se ahorraría el tema de la organización. Y si le sumamos a esto la posible presencia de Alfonso Portillo, allí el panorama pinta diferente. Sin embargo, esto es muy difícil, pues dentro de las organizaciones partidarias prevalece el inmenso ego de sus líderes y lograr consensos es muy difícil.

El destino de Alejandro Sinibaldi está marcado por varias incógnitas que se despejarán en los próximos días. Tal vez al momento en que usted lea estas líneas, ya se hayan dado las respuestas planteadas aquí. Sin embargo, me atrevo a decir que Sinibaldi es un político joven que apenas empieza a dar batalla, y para él, hasta perder es ganar, ya que por su juventud  es muy probable que si no llega a colarse en la segunda vuelta esta vez, lo haga en la próxima y, de acuerdo con la idiosincrasia del país, logre llegar a la presidencia.

Por el momento, el panorama político está nublado por las recientes denuncias de corrupción, pero esto no detendrá la carrera por la presidencia y las diputaciones. Cada candidato está preparándose para ganar a como dé lugar…

En Guatemala se vale todo: zancadilla, empujón, pellizco y sobre todo, difamación. Preparémonos para presenciar un proceso electoral marcado por “las campañas negras” y la desinformación.

 

Sinibaldi es un político joven que apenas empieza a dar batalla, y para él, hasta perder es ganar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube