Tortila con chile

Muertos de la risa…

 

PREDICADOR

» Un anciano predicador que está agonizando, manda llamar a un abogado y aun recaudador de impuestos, que se quedan perplejos porque no son amigos del predicador.

Cuando entran en la habitación el moribundo les hace señas que se sienten uno en cada lado de su lecho, los toma de la mano da un suspiro de alivio y se queda mirando al techo, los tres guardan silencio hasta que por fin el abogado se atreve a preguntarle al religioso.

– ¿Porque nos ha pedido a nosotros acompañarlo en su lecho de muerte, a lo que el predicador responde,

Porque quiero morir igual que Jesús, entre dos ladrones.

 

Se murió el japonesito

Un tipo fue a visitar a su amigo y vecino japonés que había sido víctima de un grave accidente automovilístico. Estaba en el hospital Roosevel.
Al llegar encontró al nipón todo entubado. Un tubo por aquí, un tubo por allá… Cables por todas partes.
Se quedó allí parado, en silencio, al lado de la cama del amigo de ojitos rasgados, que se hallaba sereno y reposando con todas aquellas mangueras conectadas a su frágil cuerpo. De repente, en un momento dado, el japonés despierta y con los ojos casi fuera de órbita, grita:
– ¡ SAKARO AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!
Dicho esto, suspiró y pasó a mejor vida.
Las últimas palabras de su amigo muerto, quedaron grabadas en la mente de nuestro protagonista. En el funeral del japonés, el individuo en cuestión se aproximó a la madre y a la viuda y les dijo abrazándolas:  – Señora Fumiko y señora Shakita, nuestro querido Fuyiro, segundos antes de su fallecimiento, me dijo estas palabras que no consigo olvidar:  ” ¡ SAKARO
AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!”   Y no sé qué quieren decir.
La madre de Fuyiro se desmayó casi al instante, y la viuda miró asustada al vecino.
El tipo insiste:  – ¿Qué quieren decir esas palabras, señora Shakita.
La viuda lo miró con rabia y respondió:
– «¡NO PISES LA MANGUERA DEL OXÍGENO, ANIMAL!»

 

Irrespeto en el funeral

Perdone, ¿me dice la contraseña del wifi?
– Oiga, que esto es en un funeral.
– ¿Todas en minúscula?

 

El presidente ha muerto

– ¿Ya sabes que el presidente se ha muerto?
– Sí, pero quisiera saber quién fue el que falleció con él.
– ¿Por qué lo dices?
– ¿No leíste la esquela que puso la empresa….
«…y con él se fue un gran trabajador…»

Papa, qué es pene

– Perdón papá, ¿te puedo hacer una pregunta? –
Por supuesto… – ¿Qué es… «pene»?, preguntó la niña. –
El hombre sonrió y respondió: – Ven muchachita, siéntate aquí, a mi lado… Verás, seguramente lo habrás oído nombrar de otras formas, es algo que tiene muchos nombres populares. Entre los niños vas a oír hablar del pito. También lo escucharás con nombres de vegetales como la zanahoria, el pepino, etc. Como verás los apodos pueden ser masculinos o femeninos. También se le menciona con nombres de animales como el pájaro o pajarito, el gusanito, etc… También como instrumento musical, como la flauta. O embutidos, como la salchicha, el chorizo, la morcilla y todo tipo de otras denominaciones de fantasía. Por supuesto también se habla de él de forma cariñosa. Las mamás le dicen a los nenes «qué cosita tan linda tiene mi bebé!!»…
– Pero lo importante es que se trata del órgano de reproducción masculino, y está compuesto por un glande o cabeza, que es un cuerpo cavernoso, y el cuerpo propiamente dicho. Surcan su cuerpo la uretra, que lleva el pipí al exterior desde la vejiga, el conducto espermático, que lleva el esperma desde los testículos, y dos arterias muy importantes. Cuando el hombre se excita, esas arterias comienzan a bombear sangre hacia la cabeza, que se endurece, y permite la relación sexual y la salida del esperma que lleva las semillitas al órgano femenino, para permitir la procreación. Por ejemplo, así te hicimos mamá y yo a ti y a tu hermanito…
– Pero… ¿por qué me lo preguntas?
– Es que ayer en el colegio, nos dijeron que se murió el papá de una compañera de clase y la maestra nos dijo que tenemos que llevar un quetzalito para hacerle una misa el sábado para que su alma no pene y descanse en paz.

 

El rubio

Un irlandés, un chapin (guatemalteco) y un hombre rubio estaban trabajando en el andamiaje de un edificio en el piso 20.
A las 12.00 almorzaron y el irlandés dijo: “¡Carne de oveja con col! Otra vez… Si mi mujer me da este plato otra vez voy a saltar de este edificio!”
El chapin abrió su lonchera y exclamó: “¡frijoles, frijoles, frijoles! Siempre esos pinches frijoles. Sí me da frijoles otra vez yo también me saltaré.”
El rubio sacó su almuerzo y dijo: “Bocadillo con mortadela – ¡otra vez! Un bocadillo con mortadela más y yo me voy a saltar también!”
El próximo día el irlandés abrió su lonchera, vio la oveja con col, se saltó y se murió.
El chapin abrió su lonchera también, vio los frijolitos y se saltó él también.
El rubio también abrió su lonchera, vio el bocadillo con mortadela y saltó.
En el funeral, la mujer del irlandés estaba llorando. Dijo: “Si hubiera sabido que cansado era de oveja con col, no se la habría dado otra vez.”
La mujer del chapin lloraba también y dijo: “Le pudiera haber dado tacos o enchiladas….. No podía imaginarme que odia tanto a los frijoles.”
Y todos se dirigieron para mirar a la mujer del rubio. Ella dijo: “No me miren, prepara su propio almuerzo.”

 

 

La misa del borracho

Un borracho entra en una iglesia una vez al año, llega el gran día;
– El borracho se sienta y el cura comienza:
– Buenos días, hoy estamos aquí…El borracho interrumpe
– Lo mismo, lo mismo que el año «pasao».
El cura le manda callar.
Continua: – porque ha fallecido…Vuelve a interrumpir con la misma frase.
El cura, indignado grita: – ¡Llévenselo de aquí!
El borracho comenta: – Lo mismo, lo mismo que el año «pasao».

Murió mi suegra

A un hombre se le muere la suegra y se dirige al periódico para publicar el obituario. El hombre entra a la oficina de anuncios y dice:
– Quiero poner un anuncio por la muerte de mi suegrita.
– Muy bien señor, le adelanto que son 25 quetzales por palabra.
– Murió Josefina.
– Disculpe, creo que no me expliqué bien, son mínimo 5 palabras, o sea Q. 125
– Pero yo sólo quiero gastar 50 quetzales.
– Ya le dije que no puede ser, así que si quiere se va un rato y vuelve con las 5 palabras…
El hombre se va molesto y regresa a los 10 minutos y dice:
– Ya se que poner en el anuncio…
– Si, dígame…
– Murió Josefina…
– ¿¿¿Y las otras 3 palabras???
– Vendo Toyota Corolla!!

Entierro a lo huiteco

Estaba una familia de huitecos reunida ante el féretro del padre recién fallecido.
El hijo menor dice:
– Ahora tendremos que hacer realidad la última
voluntad de papá: ser enterrado con un millón de quetzales en el ataúd.
El hijo mediano añade:
– Sí, bueno… pero en realidad sólo
pondremos 750.000, porque hay que descontar el 25 por ciento del ISR.
El hijo mayor apostilla: –
-También tendremos que deducir el 12 por ciento de IVA……
La viuda tercia en la conversación de forma resolutiva.
– ¡Basta ya!
Su tata no merece estos regateos. Se le enterrará con la tarjeta de crédito…. y que él gaste cuanto quiera.

 

Tristeza alegre

Se encuentran dos viudas en un cementerio. Una muy feliz, limpiando la lápida de su marido y cantando como loca.
La otra muy triste, a llanto tendido.
Al rato, la desconsolada mira a la contenta y le pregunta:
-Ay, señora, ¿Cuánto tiempo hace que enviudó?
-Seis meses – respondió en tono alegre la otra.
-¿Y cómo hace para estar tan feliz, si yo llevo 3 años y no he podido superar esta pena?
-¡Ay mijita! porque después de muchos años, es la primera vez que sé DÓNDE está y QUIÉN se lo está COMIENDO!!!

 

Lo siento

Entra un hombre en un velatorio y le dice a la viuda:
– Lo siento
La viuda le responde:
– No, gracias, mejor déjelo acostadito.

 

Fue un hombre ejemplar

Un diputado de la UNE acaba de morir.
El cura en la ceremonia se extiende con los elogios:
– El difunto era un buen marido, excelente cristiano, un padre ejemplar!!…
La viuda se vuelve hacia uno de sus hijos y le dice al oído:
– Anda a la urna y mira si es tu papá el que está adentro..

 

¿Quién es el muerto?

Esto es una procesión y le pregunta un señor a una señora:
-Oiga, ¿quien es el muerto?
-Y la señora responde: Creo que el que va dentro de la caja.

Yo le arreglo el problema

Llega un borracho a un velatorio con una caja de herramientas, se acerca al cajón y ve a la viuda, que le acomodaba la peluca a cada rato al difunto, se compadece, y le dice:
– Salga un momento y yo le arreglo el problema.
A los 10 minutos llama a los parientes. Se acercan y ven con asombro que no se le movía para nada el peluquín. Se dirigen al hombre y le dice la viuda:
– ¡¡Muchas gracias!! ¿cuánto le debo por este favor?
Y él le contesta:
– No es nada señora, por 4 clavos locos, ¿qué le voy a cobrar?

Entierro de la suegra

Chiste de suegras enviado por Chema

Esto es un trabajador que está en la empresa y le dice el jefe:
– Oye , ayer te di el día libre para ir al entierro de tu suegra, y la he visto esta mañana haciendo la compra en el mercado y luego en el centro comercial.
Y le contesta el empleado,
– ¡¡¡para que te fíes de las mujeres!!!.

Roxy en la funeraria

Se encuentran Roxy y en una funeraria, y ‘El General’, le pregunta a su vice:
-¿Y de qué murió tu amigo?
Y responde Roxy:
-Creo que en una pelea, porque afuera dice ‘sepelio’, pero no dice con quién…

En gran entierro

En el entierro de un narco multimillonario, una mujer estaba llorando desesperadamente, y el cura le pregunta:
– ¿Era usted una familiar muy cercana?, ¿verdad?
– No.
– Y, entonces, ¿por qué llora?
– Pues por eso mismo, padre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube